Agua mineral o agua del grifo para bebés y niños

Qué tipo de agua debemos dar a beber a nuestros hijos

Paola Andrea Coser
Paola Andrea Coser Nutricionista

El agua de grifo que consumimos provienen de los ríos y pozos, que luego se somete a un tratamiento de potabilización en donde se le agrega cloraminas (cloro) que se utiliza para desinfectar el agua, el agua de grifo no contiene minerales a diferencia de las aguas minerales.

Las aguas minerales provienen del agua de lluvia que se van filtrando lentamente en las rocas de una montaña adquiriendo los minerales, una vez que llega al subsuelo se mantiene protegida de toda contaminación y microbiológicamente sana. Hay distintos tipos de aguas minerales: de mineralización muy débil, débil y fuerte, cuando se habla del tipo de mineralización hace referencia a la cantidad de minerales que contiene el agua. ¿Cuál de las dos es más saludable?

¿Qué opción de agua es ideal para los bebés y los niños?

Agua mineral o del grifo, qué es mejor

El agua es una bebida imprescindible para el desarrollo y el crecimiento del niño, dado que cumple un papel destacado en numerosas funciones fisiológicas que ayudan a la buena salud del niño.

El agua de grifo como el agua mineral pueden consumirse tanto en bebés y niños, ambos tipos de agua tienen beneficios y son una buena opción como principal fuente de hidratación.

Beneficios y desventajas de las aguas minerales

- Las aguas minerales son óptimas para la preparación de biberones y leches en polvo.

- Elegir aguas envasadas de mineralización muy débil o débil.

- Estás aguas minerales están libres de bacterias y de contaminación apta para su consumo.

- Aportan minerales y sales como calcio, magnesio, silicio, sulfatos, sodio y cloro.

- La única desventaja es que no es sustentable para el medio ambiente, debido a una alta producción de botellas de plásticos, que no son todas recicladas adecuadamente, terminando estás en mares y contaminando el medio ambiente. 

Beneficios y desventajas del agua de grifo.

- Es una excelente opción para ofrecer diariamente a los niños.

- Al no estar envasada en botellas de plástico no contamina el medio ambiente.

- Los niños pueden tomar el agua de grifo como fuente de hidratación, en el caso de los bebés (primeros meses) es recomendable hervir el agua unos 5 minutos para asegurarnos de eliminar microorganismo que puede contener el agua.

- Es importante saber que tipo de instalaciones internas tiene la vivienda, dado que las tuberías de plomo, hierro o grifería de bronce pueden desprender estas sustancias químicas que pueden llegar a ser tóxicas según la dosis ingerida, y en los bebés y niños producir alteraciones en su desarrollo físico y mental.

- En caso de vivir en zonas costeras, hay que tener en cuenta que el agua de grifo puede contener metales pesados, en ese caso no es recomendable su consumo para bebés y niños.