Posturas de yoga que deben evitar las mujeres en el posparto

El yoga te puede ayudar a combatir la depresión posparto

Carmen Castillo
Carmen Castillo Profesora de yoga

Muchas veces después del parto, queremos recuperarnos rápido, realizando la misma actividad de antes y con la misma intensidad. Pero tenemos que tener muy claro que se trata de un periodo de recuperación y, para eso, nuestros mejores aliados son la paciencia y, también, el yoga. ¿Quieres saber qué posturas son las más recomendadas y cuáles debes evitar en el posparto? Además, en el siguiente post, te cuento cuándo y cómo empezar con esta actividad. 

Evita estas posturas de yoga durante el posparto 

posturas de yoga a evitar durante el posparto

Volver a practicar yoga después del parto es fundamental para ir recuperándose poco a poco. Como recomendación general y siempre previa consulta, se sugiere empezar cuando acaba el puerperio (la cuarentena). En el caso de una cesárea, extenderemos a un periodo un poco más largo, unas 10 semanas.

Por supuesto, es muy importante consultar con un profesional para dar el visto bueno antes de retomar cualquier actividad física. Es también primordial, tener en mente que la práctica será beneficiosa si nos lo tomamos con mucha calma y volvemos a hacer ejercicio de forma segura y eficaz, observando y respetando los tiempos que necesita nuestro cuerpo y nuestras emociones.

No es necesario haber practicado yoga antes para tomar clases de yoga postparto, pero si ya tenemos experiencia previa, encontraremos en estas clases una maravillosa transición para volver al modelo de yoga anterior. Ahora bien, hay que  tomar en cuenta algunas recomendaciones antes de empezar la práctica de forma respetuosa.

1. Cuidado con los abdominales
Si lo que buscas es una bonita tableta de chocolate de forma casi inmediata, ¡error! vas por el mal camino. Los abdominales pueden ser muy beneficiosos hasta que dejan de serlo si no los hacemos de forma correcta y no prestamos atención a la adecuada ejecución. En consecuencia, cesárea, diástasis y tensión en la zona baja de la espalda pueden tardar mucho tiempo en recuperarse. Por ello debemos prestar atención a las capas mas profundas de la musculatura abdominal, en concreto al músculo transverso, para poder cuidar y respetar al mismo tiempo nuestro suelo pélvico y evitar dolores y muchas molestias a largo plazo.

Las posturas en cuclillas pueden esperar
El parto y el postparto son momentos claves para cuidar de todos los órganos y músculos del suelo pélvico. El esfuerzo realizado en el parto (desgarros, hemorroides o episiotomías) pueden ser muy molestos. Por eso, las posturas en cuclillas deben hacerse una vez que estemos totalmente recuperadas, y sobre todo, tenemos que tener en cuenta que hay que disminuir nuestro nivel de exigencia en cuanto a la recuperación de ciertas zonas.

Evitar posturas de extensiones o flexiones muy profundas
En el trabajo de postparto buscamos la estabilidad mas que la flexibilidad. Así le prestamos especial atención a  recuperar sin prisa el tono muscular y a ganar estabilidad fortaleciendo espalda. Las dorsales, el cuello y las cervicales, los hombros y las lumbares son partes de nuestro cuerpo muy sensibles durante este periodo. Malas posturas por la lactancia natural o artificial, aumento de pecho, porteo... todo eso puede debilitar y tensar todas estas zonas de nuestro cuerpo si no compensamos con algunos ejercicios y movimientos más fluidos.

Beneficios de practicar yoga en el postparto 

yoga con bebés en el posparto
Muchas mujeres se apuntan a esta actividad casi por 'prescripción médica' y es que el yoga puede ser una herramienta para combatir la depresión posparto. Las horas con el bebé en casa se nos pueden hacer eternas y qué mejor que compartir esa nueva etapa con otras mujeres a través de grupos de crianza, lactancia o clases de yoga postparto. Podemos desahogarnos y compartir con ellas nuestros miedos, nuestras lágrimas o nuestras dudas si hace falta. 

En concreto, durante la practica de yoga postparto segregamos unas hormonas que nos aportan una mayor sensación de bienestar. Además, fortalecemos el vínculo mamá-bebé, creando un momento precioso y  especial para los dos.

Pero sobre todo, las clases son un espacio para relacionarse con otras mujeres que pasan por las mismas vivencias y un momento para reconectar con nosotras mismas, con nuestro cuerpo y con esa tormenta de emociones que nos invade después del parto.

Acudir a unas clases de yoga postparto con bebés es una manera de sentirnos apoyadas y acompañadas durante este periodo tan intenso, agotador y a veces desesperante, y vivir un poco mejor los cambios de nuestro cuerpo, quiénes somos ahora y lo que sentimos. Y el mantra que os tiene que acompañar siempre a partir de ahora: 'Menos es más'.

Puedes leer más artículos similares a Posturas de yoga que deben evitar las mujeres en el posparto, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.