Así es cómo el yoga te puede ayudar con tus problemas de fertilidad

Este ejercicio reduce el estrés, tu mayor enemigo si quieres quedarte embarazada

Guiainfantil.com

¿Estás buscando quedarte embarazada, pero te está costando? Quizás deberías hacer un estudio del tipo y ritmo de vida que estás llevando. ¿Estás con mucho estrés? Ese puede ser, a priori, uno de los factores que te están impidiendo lograr tu embarazo, por eso te queremos contar cómo el yoga te puede ayudara con tus problemas de fertilidad. 

Cómo el yoga puede mejorar la fertilidad del hombre y de la mujer

mejorar la fertilidad del hombre y de la mujer 

El yoga, proveniente del sánscrito 'Unión', es una disciplina que busca la conciliación entre el cuerpo y la mente. Se originó en India y es una técnica milenaria practicada a lo largo de nuestra historia. Hoy en día, su capacidad para fortalecer el cuerpo, al mismo tiempo que relajarlo, ha hecho de esta disciplina una práctica diaria para muchos que buscan mejorar su salud.

Uno de los motivos por los que se recurre al yoga en particular es el deseo de lograr un embarazo. La presión, urgencia y ansiedad por ser padres puede afectar a la capacidad reproductiva. De ahí que, uno de los usos para los que se está popularizando el yoga es la mejora de la fertilidad.

Esta disciplina ofrece la posibilidad de lograr eliminar la fatiga, equilibrar el cuerpo y mente, y, sobre todo, libera tensiones, condiciones necesarias para fomentar el embarazo. Por tanto, el yoga, hoy en día, puede ser entendido como una terapia natural que favorece la fertilidad.

Es importante tener en cuenta la existencia de diversas modalidades a la hora de realizar yoga. En el yoga existen muchos tipos de ejercicios y prácticas debido a que cada uno tendrá movimientos destinados a un fin particular. Algunas de estas disciplinas requieren un mayor esfuerzo físico, debido a que buscan tonificar, mientras que otras están enfocadas a lograr movimientos suaves y una alta relajación. Uno debe saber elegir el tipo de movimientos adecuados para mejorar su fertilidad con el yoga.

Por ello, la práctica de yoga bajo las disciplinas Bikram y Ashtanga no es recomendable, dada su alta intensidad a la hora de buscar un embarazo. Existen distintos tipos de yoga que priorizan la relajación, como, por ejemplo, el Hatha Yoga, el Yoga Kripalu y, finalmente, el yoga de parejas.

Además, hoy en día se ha desarrollado una disciplina destinada particularmente a mejorar la fertilidad llamada yoga de la fecundidad, que combina posturas tradicionales del yoga con otras diseñadas específicamente para mejorar la salud reproductiva.

Beneficios de yoga de cara a quedarse embarazada 

 problemas de fertilidad y quedarse embarazada

El estrés es clave para comprender los problemas de esterilidad que están surgiendo entre la población actual. Vivimos con mayor estrés, agobio, responsabilidades y presión, que terminan afectando a nuestro sistema reproductivo.

Contar con herramientas en este proceso es muy necesario para evitar que tu propio cuerpo ponga impedimentos a la hora de tener un hijo. El Hatha Yoga, el Yoga Kripalu, el Yoga de parejas y el yoga de la fecundación están basados en fomentar la relajación y liberar estrés. Estos tipos de yoga utilizan movimientos lentos, una respiración profunda, posturas o asanas concretas y un proceso de meditación.

Este tipo de técnicas ofrecen diversos beneficios de cara a la fertilidad. Por un lado, la combinación de movimientos lentos y una respiración profunda mejora el proceso de oxigenación del torrente sanguíneo y linfático. Esto es determinante a la hora de concebir un embarazo puesto que una mayor oxigenación llegará a los órganos reproductores, otorgándoles una mejor capacidad.

Por otro, la meditación junto con las posturas o asanas liberan tensiones, eliminan contracturas y crean un equilibrio entre cuerpo y mente que ayuda frente a en los desajustes hormonales, tanto de hombres como mujeres que el estrés causa.

Estos tipos de ejercicios y respiraciones son muy necesarios a la hora de intentar producir más hormonas, y por tanto, de estimular de forma natural a los órganos reproductores. Despreocuparse y vivir sin tensión implican un bienestar físico y mental que son favorables para lograr un embarazo.

El hombre se verá beneficiado con una mayor producción de testosterona, que contribuirá a mejorar la calidad de sus células sexuales; y la mujer evitará desajustes hormonales, como son los dolores menstruales, el síndrome pre-menstrual, quistes en los ovarios, sangrado excesivo y, como no, reducir la dificultad para quedarse embarazada.

Autora del artículo Beatriz Dibra, psicóloga de Ginefiv.