6 errores garrafales al elegir los mejores deportes para los niños

A través de las actividades extraescolares deportivas los niños se mantienen activos

Andrés París

Todos sabemos la importancia que tiene la práctica deportiva en nuestros hijos, los valores que inculca, lo beneficioso que es para reforzar y desarrollar nuestras capacidades físicas, nuestras relaciones sociales y nuestro bienestar emocional y de la salud, a parte de procurar un desarrollo psicomotriz ajustado a las capacidades físicas de nuestros hijos. Sin embargo, hay algunos errores garrafales que los padres no podemos llegar a cometer a la hora de elegir el mejor deporte para los niños.

Los niños necesitan hacer deporte todos los días

Importancia del deporte para los niños

El movimiento es una de las acciones que más agradece el cuerpo humano. Verdaderamente nuestro cuerpo está hecho para moverse; estamos diseñados para estar en movimiento no para estar quietos, para expresarnos y desarrollarnos a través del movimiento. De hecho, y tal como se explica en la guía 'La actividad física es esencial para vivir bien', mientras que los adultos necesitan 2 horas y media semanales de actividad física, en el caso de los niños esta aumenta a 60 minutos diarios.

Es en la infancia cuando empezamos a desarrollar gusto y destrezas por unas actividades deportivas más que por otras. El niño elige un deporte que probablemente le acompañará durante los próximos 30 años, por eso es importante elegirlo en base a unos criterios, y como padres debemos tener claro una serie de puntos para poder acompañar a nuestros hijos en la elección de la práctica deportiva que irán a realizar.

Las preguntas que un padre o madre debe hacerse es: ¿cómo puedo ayudar a mi hijo o hija elegir un deporte? y ¿en qué cosas tengo que fijarme para no fallar? A través de las actividades extraescolares deportivas los niños pueden reforzar este tiempo de actividad física.

Errores al elegir los mejores deportes para tus hijos

Los errores al elegir los deportes para tus hijos

Estos son algunos de los errores garrafales en los que no podemos caer a la hora de elegir ese mejor deporte para nuestros hijos.

1. No preguntar a nuestros hijos qué deporte les gusta más
Pregunta a tu hijo cuál es el deporte que le gustaría practicar y por qué. En la medida de lo posible, los padres debemos respetar sus gustos, objetivos e intereses.

2. Juzgar a tu hijo por el deporte que ha elegido
Intenta no dejarte llevar por el estereotipo de deportes según el género. Que la gimnasia rítmica sea practicada más por chicas que por chicos no significa que no haya chicos practicando, al igual que deportes tradicionalmente masculinos como el fútbol. Un gran error es quitarle de la cabeza a nuestros hijos un deporte u otro en función de la connotación de género que pudiera tener.

3. No hablar con el coordinador o entrenador del deporte
Una vez que tengas el deporte elegido como actividad extraescolar, habla con el coordinador deportivo del club y pregúntale cuáles son sus objetivos, sus motivaciones, su metodología y busca aquellos clubes o responsables donde den más importancia al aprendizaje y al proceso, es decir, a la adquisición de habilidades, valores y estrategias propias del deporte, que a la mera consecución de resultados.

Esto pasa mucho con las escuelas de fútbol, que aún anunciándose como escuelas de aprendizaje, siempre buscan la competición o el resultado por encima del proceso.

4. Elegir el deporte porque lo practica otro niño cercano
Otro gran error es elegir el deporte para niños en función de si lo practica su hermano, el vecino o sus amigos. Esta es una equivocación muy común, ya que al final no prevalecen los gustos, intereses y motivación del niño.

Con este sistema el que elige es otro niño, y no tiene por qué gustarle el deporte. Al final, en este caso suele pasar que al no tener motivación, ni encontrar gusto por esa actividad en cuestión, acaba abandonando la práctica deportiva al cabo de los años.

Deportes en la actividad extraescolar de los niños

5. Decidirse por un deporte u otro porque es más elitista
Tampoco podemos caer en pensar que la práctica deportiva extraescolar de nuestros hijos debería ser para potenciar nuestro status social. Me refiero a que seleccionar deportes exóticos y/o elitistas, que parece que por el hecho de practicarlos nuestros hijos, nos presupone cierto nivel adquisitivo, cultural o socioeconómico.

Suelen coincidir con deportes minoritarios elitistas como golf, montar a caballo, etc. Sencillamente no funciona, un alto coste económico, o la dificultad de practicarlos frecuentemente, ya que muchos requieren viajes y material específico de alto coste económico, terminan siendo abandonados y perdemos unos años preciosos y de gran valor para la práctica de actividad en unas edades que son muy beneficiosas.

6. Obligar a los niños a apuntarse a un deporte
Otro punto que quiero destacar es la elección del deporte de forma obligatoria para niños que no tienen una gran afición ni cualidades para la práctica deportiva. En este caso, apuntarles a deportes de equipo o individuales competitivos es totalmente nocivo para ellos, ya que suelen ser chicos con un espíritu competitivo bajo, y la necesidad de éxito les genera angustia, desánimo y pérdida de autoconfianza.

Esta situación la vemos constantemente. Los padres piensan que formar parte de un equipo de competición estimulará al hijo. El resultado es un porcentaje altísimo negativo. En estos casos, y sabiendo de los beneficios del deporte, recomiendo una práctica deportiva de formación y aprendizaje puro, y lo más sencilla posible: natación, atletismo, bicicleta o incluso tenis, donde la consecución de pequeños logros individuales le estimule a una mejora continua.

En definitiva, lo mejor es preguntar a nuestros hijos, que nos cuenten, no juzgar, y no olvidar que lo que realmente buscamos es un crecimiento y desarrollo sano y armónico de su persona.

Puedes leer más artículos similares a 6 errores garrafales al elegir los mejores deportes para los niños, en la categoría de Deportes en Guiainfantil.com.