Cómo aficionar a tu hijo al deporte

Consejos para aficionar a los niños a hacer deporte

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

El deporte es un gran complemento en el desarrollo de los niños. Es una actividad lúdica que le aporta numerosos beneficios. Así, practicar deporte asegura que el pequeño goce de buena salud, le hace sentir bien, le hace proporciona energía para realizar otras actividades y aumenta su capacidad de análisis y concentración.

6 consejos para aficionar a tu hijo al deporte

Cómo aficionar a tu hijo al deporte

El entorno que rodea al niño ejerce gran influencia en todos los ámbitos de su desarrollo. El niño irá moldeando su manera de comportarse a través del influjo que ejercen las personas que tiene al rededor.

Así, para aficionar al niño al deporte es preciso seguir algunos consejos:

1. Dar ejemplo. Los niños aprenden mediante modelado e imitación, siendo los progenitores su principal referencia. Por lo tanto, si los hijos observan y hacen los que ven hacer a sus padres será mucho más fácil que se aficione al deporte.

2. Jugar con el niño. Debido al carácter lúdico del deporte la mejor manera de ayudar al pequeño a que se aficione por un deporte es jugar con él. Así, hay que aprovechar cualquier instante para saltar, correr, “hacer la croqueta” y hacer cualquier actividad que implique practicar las destrezas básicas de movimiento mientras se divierten.

3. Dejar elegir al niño. El hecho de que el niño pueda elegir qué actividad hacer y cuando empezar a hacerla, causa que el niño sea más propenso a hace deporte y que disfrute de ello. Si el pequeño hace las cosas por placer o diversión, en vez de por obligación, será mucho más eficaz.

4. El entrenador influye. El entrenador será el referente y el ejemplo en el que el niño se fija fuera de casa y en cuanto al deporte se refiere. Será importante la relación existente entre ambos para que el niño disfrute de la actividad y se aficione.

5. Los deportes de equipo son el mejor incentivo. Si el niño disfruta del deporte por su carácter lúdico y, además lo hace en compañía de sus amigos será mucho mejor. Hacer deporte en grupo motiva mucho más a los pequeños ya que les permite relacionarse socialmente. Algo muy importante a partir de los 8 años.

6. Acompañar al niño. Los padres deben tener un papel activo. Además de ser ejemplo les deben motivar para que se esfuercen y facilitarles el que puedan ir a entrenar y a los partidos. Además es importante que los pequeños vean que los padres se interesan por lo que hacen y que es algo importante.

La importancia del juego para aficionar  tu hijo al deporte

La razón por la que muchos niños hagan deporte es por su carácter lúdico. De hecho, muchos niños comienzan a moverse y desarrollar destrezas básicas como correr o saltar en cuanto pueden jugando a los típicos juegos tradicionales. De este modo, el pequeño se irá aficionando y continuará con este tipo de actividad. A medida que pasa el tiempo, si el pequeño se divierte, ese juego va evolucionando hacia la práctica de un deporte más específico.

El problema es que no todos los niños son iguales y, por eso, no todos tienen esa predisposición a moverse, jugar y, por tanto, a practicar ni aficionarse a un deporte. Así, el entorno del niño como la familia o las amistades del niño serán muy influyentes y claves para que el niño se comience y se aficione al deporte.