La importancia del deporte en la adolescencia

Por qué debemos incentivar la práctica del deporte en adolescentes

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

La actividad deportiva tiene un gran potencial educativo. Será importante para la formación física, mental, emocional y social de los niños.

Al llegar la etapa de la adolescencia, aumentan los espacios donde se darán posibles intercambios sociales y en la búsqueda de su independencia, e identidad se debilitará la referencia que suponía la familia en la primera infancia.

Por tanto, será de gran relevancia la práctica del deporte en la adolescencia ya que facilitará la adquisición de valores y las habilidades necesarias en esta etapa para que los jóvenes sepan relacionarse socialmente.

Beneficios de practicar deporte en la adolescencia

Deporte en la adolescencia

La práctica deportiva debe ser fomentada desde la infancia por parte del colegio y desde casa. Juega un papel muy importante en el desarrollo de los pequeños y será fundamental para convivir con la etapa de la adolescencia. Son muchos los beneficios que puede aportar la actividad física:

- El que practica un deporte tendrá menos problemas de salud cuando sea adulto.

- El ejercicio físico le ayuda a descansar mejor y tener mayor calidad de sueño, ya que practicándolo descargará tensiones y favorece la relajación.

- Le ayudará a ejercitar la coordinación motora, la resistencia, la fuerza muscular y la flexibilidad, además de combatir la obesidad.

- Psicológicamente le ayuda al niño a darse cuenta del valor del esfuerzo, y aprender a luchar por objetivos a largo, corto y medio plazo. Les hace ser más constantes y disciplinados.

- El deporte le ayuda a conseguir una estabilidad emocional.

- Aumenta la autoestima. Tiene una mayor sensación de bienestar y optimismo. Su estado de ánimo es más positivo lo que hace que afronte los problemas con otra actitud.

- Ayuda al desarrollo de su personalidad.

Qué deben hacer los padres para que los adolescentes practiquen deporte

La adolescencia es una época en la que los jóvenes son independientes, son autónomos, con cambios de carácter continuos y no admiten los consejos con facilidad. Entonces, cómo pueden ayudar los padres. Aquí os dejamos unos consejos:

- Ser ejemplo. Los adolescentes al igual que los más pequeños, imitan lo que ven. Si en la familia nadie realiza actividad física, será muy difícil convencerlos de que ellos la practiquen. 

- Ser informadores. Los padres han de aportar toda la información posible a sus hijos para que vean todas las ventajas de practicar un deporte. Será saludable, les ayudará a relacionarse con nuevos iguales, si el deporte es en equipo formarán parte de otro grupo de referencia.

- No presionar. Muchas veces, los padres cometen el error de presionar a los adolescentes para que hagan deporte. Hay que dejar que ellos vayan a su propio ritmo.

- Cómo elegir. Tener en cuenta que a la hora de elegir un deporte existen dos formas de hacerlo: ir rotando por diferentes deportes hasta encontrar el más acorde a sus preferencias o especializarse en un específico. 

- La elección es suya. Será el joven el que elija el que más le gusta pero serán los padres los que les orienten si el niño no sabe cuál elegir. Los padres deben guiarse por las preferencias, carácter y aptitudes de su hijo para ayudarle.

- Esfuerzo de los padres. Será fundamental el esfuerzo de los padres cuando necesita equipamiento, o que le lleven a los partidos. En esta edad sigue siendo importante que miembro de la familia vayan a verles jugar. Les hace sentirse importantes.