Consejos para el cuidado del cuerpo de los niños en la adolescencia

Cómo mantener el buen estado de la salud física y mental de nuestros hijos adolescentes

Carla Estrada

El cuidado personal o higiene personal está relacionada con el aseo, limpieza y cuidado del cuerpo de una forma adecuada que garantice una óptima salud física y prevención de posibles patologías o enfermedades infecciosas. Cuando se llega a la adolescencia, ese cuidado personal debe ser hecho con más atención y dedicación diaria, ya que el cuerpo tiene transformaciones físicas y hormonales que ameritan un mayor cuidado. A continuación, te damos recomendaciones y consejos para el cuidado del cuerpo de los niños en la adolescencia.

Recomendaciones para mantener una buena higiene durante la adolescencia

cuidado en la adolescencia

Debido a los cambios hormonales que los chavales experimentan a esta edad, comienzan a aparecer en el cuerpo olores diferentes que pueden ser más fuertes y no tan agradables, sobretodo en el varón. Y en la hembra, sucede la menstruación, que obliga a un mayor aseo de la zona genital durante los días en que se presenta el sangramiento.

Las actividades físicas también tienden a aumentar, como son la práctica de deportes, la ida a gimnasios, salidas a fiestas, paseos... Todo ello provoca un incremento en el gasto de energía y, por tanto, la sudoración. Por todas estas razones, el cuidado personal y la necesidad de mantener una salud física adecuada es importante para la etapa de la adolescencia.

1. Un buen baño diario. Puede ser al despertar o antes de dormir o a la hora que lo necesiten y más dependiendo si practican algún deporte o alguna actividad que los hace sudar. Al bañarse se debe poner especial atención a ciertas partes del cuerpo como son las axilas, los genitales y los pies, ya que son las zonas donde se produce más sudor y su olor es más fuerte. Se puede usar un jabón de ph neutro preferiblemente y el agua no debe estar tan caliente para no resecar la piel.

2. El cuidado del rostro es muy importante, ya que por motivos hormonales se produce mucha grasa y hay el riesgo de sufrir de acné, lo cual es causa de serios problemas de autoestima. La cara se debe lavar al levantarse y durante el día las veces que sea necesario con un jabón acorde a su tipo de piel. Y en las hembras es necesario retirar todo el maquillaje, si ya lo usan, antes de dormir para cuidar el rostro de la mejor forma. Si hay lesiones de acné, acudir lo más rápido a consulta con dermatólogo para tratar esas lesiones a tiempo y evitar las secuelas cicatriciales.

3. El cabello y el cuero cabelludo debe mimarse mucho, ya que se trata de una zona de producción de grasas y debe ser lavado al menos 2 o 3 veces por semana, o al menos, cada vez que sea necesario con un shampoo adecuado, preferiblemente que no contenga sal, y evitar el agua muy caliente, ya que reseca el cabello y deshidrata la piel.

4. Los genitales es la zona del cuerpo que debe tener una higiene más cuidadosa y hasta varias veces al día. Tanto en varones como en hembras es preferible asear con abundante agua, ya que el uso de jabones en esa zona son irritantes y puede cambiar el ph, especialmente, el de la vagina, a menos que sean jabones con ph adecuado para esa zona.

Durante la menstruación la higiene debe ser más intensa, ya que la oxidación de la sangre puede originar un olor desagradable y riesgos de patologías infecciosas si no se tiene la higiene adecuada. Los cambios de toallas sanitarias deben ser frecuentes. Y no es recomendable el uso de toallitas diarias, ya que el riesgo de candidiasis vaginal (hongo) es muy alto.

5. Los pies es una zona que también tiende a producir malos olores y más si se anda calzado todo el día. Al bañarse se deben lavar muy bien, especialmente entre sus dedos e igualmente deben secarse muy bien para evitar que la humedad origine micosis (hongos) en los mismos, lo cual es una patología que a pesar del tratamiento tarda para curar y es muy incómoda. Las uñas de los pies también necesitan un cuidado regular: cortarlas cuando sea necesario y de una forma adecuada para evitar las llamadas uñas encarnadas que son muy dolorosas.

6. Desde el inicio de la pubertad e incluso en la pre pubertad las axilas comienzan a presentar olores fuertes, desagradables y sudoraciones. Son característicos de los cambios hormonales, por lo que se deben asear adecuadamente, sobretodo al bañarse y aplicar a diario desodorantes o antitranspirantes que eliminen ese mal olor.

7. La boca o cavidad oral podría ser origen de lo que se llama halitosis o mal aliento. Hay que hacer una limpieza adecuada de la dentadura, al menos tres veces al día (después de cada comida principal) y usar cepillo de cerda de nylon y pasta dental con flúor entre 1.100 a 1.200 ppm.  También es necesario el uso del hilo dental para remover restos de alimentos atrapados entre los dientes y así evitar el sarro dental. Y por supuesto, el control preventivo y regular con el odontólogo.

Otros consejos para asegurar y mantener la salud física de los adolescentes

la salud en los adolescentes

El culto a la buena apariencia física en muchos casos se convierte en una obsesión y es un punto muy álgido y vulnerable, ya que debido también a los cambios hormonales y metabólicos, se necesita de cuidados alimenticios, de mantenimiento de actividad física y de horas de sueño adecuadas, que permitan al adolescente a sentirse bien desde el punto de vista físico y mental.

8. Llevar una alimentación sana y balanceada con aporte de nutrientes, vitaminas y minerales, provenientes más que todo de alimentos naturales, especialmente vegetales, hortalizas, frutas y proteínas para formar masa muscular, además de carbohidratos y grasas saludables para el aporte de energía.

9. Hidratación adecuada. Al menos de unos 6 a 7 vasos de agua al día para mantener y asegurar la buena función del organismo.

10. Dormir suficiente, al menos una 7 a 8 horas para poder descansar y reponer las funciones vitales del organismo de una manera adecuada, o sea, regenerar cada día el cuerpo, el cual se somete a muchas horas de actividades que pueden agotarlo y enfermarlo si no le das el descanso adecuado. Y para que esto también sea posible, una recomendación importante es mantenerse alejado de los dispositivos electrónicos (celular, laptop, tableta...) al menos 2 horas antes de disponerse a dormir para poder fácilmente conciliar el sueño y que sea reparador.

11. Practicar ejercicios o algún deporte con regularidad, al menos 3 veces por semana y de 45 minutos a 1 hora de duración. Esto también les permite alejarse de vicios, como el cigarrillo, alcohol o drogas, que puedan dañar su vida desde todo punto de vista.

12. Procurar una excelente salud mental y esto puede ser posible con una buena convivencia familiar, siendo abierto, respetuoso y considerado, sobre todo, con sus padres. Aprender a manejar el estrés en los momentos que sea necesario y ser responsable con sus deberes en el hogar, estudios o actividades en general.

Puedes leer más artículos similares a Consejos para el cuidado del cuerpo de los niños en la adolescencia, en la categoría de Pubertad y preadolescencia en Guiainfantil.com.