Problemas de salud relacionados con el sudor en la infancia

Qué nos revela el sudor de la salud de nuestros hijos

Iván Carabaño Aguado

El sudor es un mecanismo natural para disipar el calor corporal. Gracias a él no aparecen grandes variaciones de temperatura en el medio interno. Dicho de otro modo, nos sirve para refrescarnos en contextos calurosos, o de ejercicio físico. Hay diversos problemas de salud que se relacionan con el sudor en la infancia. A continuación te enumeramos algunos de los más importantes.

Sudor en la infancia. Qué nos dice sobre la salud de los niños

El sudor en los niños

- Sudamina: científicamente conocida como miliaria rubra, es un cuadro inocente que se caracteriza por la aparición de pequeñas pápulas rojizas (granos) sobre la piel. Dichas pápulas asientan sobre los extremos de las glándulas productoras de sudor. Cuando se produce una obstrucción de los conductos de las glándulas, podemos ver estos granos que, por norma general, no precisan tratamiento.

- Eccema dishidrótico: se trata de una variante de eccema muy pruriginoso que puede asentar sobre manos y pies, que se caracteriza por la aparición de vesículas-ampollas sobre zonas enrojecidas de la piel. Típicamente produce picor, y aparece en contextos calurosos. Para su tratamiento, emplearemos pomadas con corticoides y antihistamínicos por vía oral.

- Hiperhidrosis: determinadas personas producen un sudor muy abundante, que puede ser generalizado, o limitarse a una porción determinada del cuerpo, como las palmas de las manos o axilas. Puede generar un cierto rechazo social. Para su tratamiento, se ha empleado soluciones tópicas con hidróxido de aluminio, infiltraciones periódicas de toxina botulínica o cirugías (simpatectomía).

- Micosis: El sudor macerado es un caldo de cultivo perfecto para que proliferen los hongos. De ahí que sea muy importante mantener una higiene escrupulosa de determinadas zonas corporales, como los pliegues interdigitales, o el pliegue inguinal. Dichas zonas son especialmente proclives al desarrollo de micosis, cuyo tratamiento exigirá la aplicación de tratamientos tópicos con fármacos antifúngicos, como la nistatina o los azoles.

- Displasia ectodérmica anhidrótica: se trata de un cuadro muy poco frecuente, que se caracterizada por la ausencia de glándulas sudoríparas. Este hecho genera que, en relación con el esfuerzo físico o en ambientes muy cálidos no se pueda disipar el calor corporal, con lo cual hay riesgo de desarrollar hipertermia.

- En la fibrosis quística: especialmente en ambientes cálidos y húmedos, aparece un sudor abundante y rico en sal, con lo cual hay un cierto riesgo de desarrollar deshidratación e hiponatremia. Muchos padres refieren sabor salado tras dar un beso a sus hijos.