Guía para entender a tu hijo adolescente y saber qué necesita de ti

Es importante que los padres reforcemos la conexión con nuestros hijos en la adolescencia

Lola Álvarez Romano
Lola Álvarez Romano Psicoterapeuta

Muchos padres relacionan la adolescencia con una etapa de rebeldía casi extrema y obligatoria, pero la realidad es que esta no es una regla que se cumple en todos los casos. No obstante, la etapa juvenil representa todo un desafío de enfrentar. Lo más importante es llegar a entender a nuestro hijo adolescente, comprender sus necesidades y sus exigencias de independencia (sin dejar de velar por su seguridad).

Es habitual que los padres sintamos que nuestros hijos adolescentes se están distanciando o cambiando bruscamente, pero en realidad lo que buscan es un tipo de atención diferente y una guía firme que no sea tan restrictiva. Así que, si tu hijo o hija está atravesando por la etapa de la adolescencia, quédate en este artículo donde te diremos cuál es la mejor forma para acompañarlos y tener una mejor relación.

Guía para padres: qué necesitan los adolescentes de nosotros

Entender a tu hijo adolescente y sus necesidades

La adolescencia es una de las etapas en la que los niños presentan muchos cambios en su vida; tanto así que los cambios físicos, mentales y emocionales son comparables con los del feto de la barriga de su madre, lo que indica que sigue creciendo hacia el adulto que va a ser.

Posiblemente, lo que más altera a los padres de esta etapa es la necesidad de independencia de sus hijos adolescentes. Debemos hacernos a la idea de que nuestros hijos dejan de ser nuestros pequeños para convertirse en adultos con una vida propia y, por tanto, ya no podemos controlar su cotidianidad como lo hacíamos antes.

Existe en este punto una ruptura de la rigidez de los límites que, a pesar de que algunas se conservan, los adolescentes quieren tener más libertad. Por otro lado, los adolescentes se dejan guiar más por sus impulsos internos, ya que necesitan hacer ciertas cosas para sentirse más autónomos y sentir que son tenidos en cuenta, que su voz sea escuchada.

Para ello, necesitan romper un poco con la familia y encontrar su propia identidad. Pero esto no implica que será así por siempre pues, por lo general, los hijos vuelven a conectar con los padres y valorar lo que les ofrecen, reforzando así de nuevo la relación con sus padres.

La importancia de entender las necesidades de tu hijo adolescente

Necesidades en la adolescencia

Parece que la adolescencia da un poco de miedo porque esta etapa trae muchas sorpresas y los padres no sabemos muy bien qué se puede esperar durante esta. Pero para los jóvenes es igual; se puede decir que los adolescentes se encuentran en un constante punto de ebullición que no pueden controlar y no saben qué es lo que les ocurre y mucho menos lo pueden explicar. Aunque parezca que toman decisiones, en realidad es solo una gran confusión mientras intentan explorar el lugar al cual pertenecen.

¿Alguna vez has visto a un adolescente desorientado? Pues ellos están en un estado de incertidumbre, en el que no saben qué es lo que están haciendo o por qué. Por lo que existen muchas posibilidades para que se den malentendidos y conflictos entre padres e hijos.

[Leer +: Alternativas para que los adolescentes dejen el móvil]

Llegados a este punto, es muy importante el papel que tenemos los padres durante la adolescencia de sus hijos. Es importante que consigamos mantenernos firmes y serenos, pero quizás el gran secreto es que los padres recordemos nuestra propia adolescencia, ya que esto nos ayudará a empatizar y conectar con los hijos. Si logramos evocar aquellas aventuras, decisiones o comportamientos rebeldes y precipitados que alguna vez tuvimos, estaremos más cerca para comprender las conductas de nuestros hijos adolescentes.

El sentido del humor también es un buen consejero; no burlarse de ellos sino aligerar un poco las situaciones y no hacer de ellas un gran problema innecesario. Hay que elegir las batallas.

Errores que los padres suelen cometer con adolescentes

Guía para padres de adolescentes

Uno de los errores más comunes que cometemos los padres de hijos adolescentes es restringirlos y juzgarlos por sus acciones. Y es que nos debatimos entre querer que los hijos hagan cosas sensatas y el tomar un acto de fe sobre confiar en la educación y los valores impartidos, que sirvan como guía para enfrentar diversos conflictos sociales, como el manejo de redes o expresar sus opiniones.

El 'es que nunca confías en mí' es una de las frases más escuchadas en estos casos en los que los padres quieren inmiscuirse en lo que ocurre en el mundo de sus hijos y no les brindan la oportunidad para experimentar y que sean ellos quienes resuelvan sus problemas.

Se trata entonces de buscar un equilibrio entre estar al tanto de lo que le ocurre y controlar su vida, para que el adolescente no se sienta atacado y encerrado. También se debe mantener una comunicación fluida desde un principio, teniendo conversaciones serias y espontáneas sobre diversas cosas para que los padres sepan cómo piensan sus hijos y viceversa.

Es importante que los adolescentes sepan que pueden confiar en sus padres, tanto para cosas simples como para auxiliarlos en el momento en que estén metidos en un problema o quieran compartir algo que les incomoda o inquieta. Muchos adolescentes no acuden a sus padres por miedo a lo que ellos pensarán, dirán o actuarán y eso es justo lo que quieres evitar.

¿Cómo se negocia en la adolescencia?

Negociar con tu hijo adolescente

A veces hay que ponerse firmes cuando no hay un acuerdo en un límite, especialmente cuando se tratan de eventos inseguros y no caer en el juego de 'no me dejas hacer nada', 'mis amigos si irán'. En su lugar, los padres podemos decirle que, cuando él o ella nos ofrezca la seguridad de saber con quién están y dónde están, entonces podemos volver a discutir el tema. En este caso, podemos ofrecer a nuestro hijo adolescente alternativas, como otras salidas o que haga otra cosa que desee.

Lo que hay que evitar a toda costa es cerrarse por completo y prohibirle o negarle todo al adolescente, dar un no final sin ninguna negociación. La actitud negociadora de los padres reduce el estado de rebeldía de los adolescentes, pero hay que tener en cuenta que los jóvenes discuten por querer discutir, para sentir que tienen cierto control y a veces es tan sencillo como dejarlos que lo hagan.

Una buena manera para negociar es que los padres muestren su posición emocional, que les hagan saber a sus hijos que están preocupados por ellos y que quieren su bienestar y no lo contrario. Recordemos que los adolescentes que tienen demasiada libertad no son los más felices pues, no sienten que los cuidan.

Una reflexión para los padres: no se desanimen, siempre hay oportunidades para demostrar amor, preocupación y guiar a los hijos, aunque en un primer momento no lo parezca, siempre hay una segunda oportunidad.

Puedes leer más artículos similares a Guía para entender a tu hijo adolescente y saber qué necesita de ti, en la categoría de Etapas del adolescente en Guiainfantil.com.