6 juegos para fortalecer los brazos de los niños en casa o el parque

Te proponemos unas actividades muy divertidas para que los niños ejerciten los brazos

Beatriz Martínez

¿Conoces algún juego específico que ayude a fortalecer los brazos de los más peques de la casa? Esa fue la pregunta que nos hicieron hace unos días así que, como no podía ser de otra forma, echamos mano de todo nuestro ingenio para elaborar una lista con los mejores ejercicios. Y así, pensando y pensando, nos hemos topado con estos 6 juegos para fortalecer los brazos tanto en casa como en el parque. ¡Son tan divertidos que hasta tú los querrás hacer!

Algunos juegos para fortalecer los brazos de los niños

Ideas de juegos para fortalecer los brazos de los niños

Si te paras a pensarlo, los niños pasan muchas horas del día sin hacer nada de ejercicio, por lo que no está de más que pongamos a su alcance una serie de juegos con las que puedan trabajar la psicomotricidad gruesa. En este caso nos vamos a centrar en los brazos. ¿Qué juegos son los indicados para ejercitar esta zona? ¡Aquí los tienes!

1. El juego de la carretilla
¿Te acuerdas cuando eras una niña y jugabas con tus hermanos o tus primos al juego de la carretilla? Parece que fue ayer... Pues es un juego excelente para que hagan ahora tus hijos y trabajen la musculatura de sus brazos. Solo por si no recuerdas cómo funciona, vamos a hacer una breve descripción.

Un niño se pone en el suelo con las palmas de las manos apoyadas en el mismo y su compañero le coge con cuidado de los pies. ¿Qué tienen que hacer ahora? El niño que está en el suelo tiene que caminar con las manos y el otro ser su soporte sujetando sus pies, que han de estar lo más estirados posibles. La diversión está asegurada.

2. Unos bolos caseros muy divertidos
Si tienes un juego de bolos por casa es hora de rescatarlo, si no es así, haz uno en el que los bolos pueden botellas de yogur líquido y la bola una pelota blandita (mira el vídeo para inspirarte). Ya sabes cómo se juega: se debe lanzar la pelota a una cierta distancia para tirar cuantos más bolos mejor.

¿Y si nos llevamos este juego a la calle? Para adaptarlo usa materiales un poco más pesados como latas y una pelota pequeña dura. O mejor aún, ¿y si organizamos una partida de bolos de verdad en familia? Tus hijos no podrán decirte que no. Es una actividad indicada para trabajar la musculatura de los brazos, para afinar puntería y para estar concentrados. ¡Son todo ventajas!

3. Una pelota de béisbol y una tarde en el parque
Se puede hacer el juego completo de béisbol con bate incluido o, si se trata de niños más pequeños, se puede jugar solo a pasarse la pelota. Como ya sabes, la pelota que se usa para este deporte tiene una forma alargada lo que hace que sea adecuada para coger y lanzar con las manos.

A partir de aquí se pueden hacer cuantas variantes se quiera como poner una piedra grande en mitad del campo y lanzar la pelota para a ver quién es el que más se acerca. Los brazos están en continuo movimiento y los músculos logran el refuerzo que necesitan.

4. Voleibol para toda la familia
Siguiendo con el listado de los juegos para fortalecer los brazos, le toca el turno ahora al voleibol. Consiste en hacer dos equipos y pasarse la pelota con las manos de un campo a otro sin que se caiga, se salga fuera de la línea o toque la red. Durante este juego los brazos están mucho tiempo elevados, por lo que los músculos se tonifican. Recuerda, una vez se ha acabado el partido, que hay que estirar brazos y piernas para evitar en la medida de lo posible las agujetas.

5. Se ha parado la música... ¡Manos arriba!
Un juego sencillo, divertido y con el que se pondrá a prueba el ingenio musical de cada uno. Las reglas son bien fáciles, se pone una pieza de música y se corta a mitad, justo en ese momento que ya no se oye nada, los participantes tendrán que subir sus brazos y dejarlos así hasta que las notas musicales suenen de nuevo.

¡Cuidado! Si no estás atento y no elevas tus brazos a tiempo puedes ser eliminado. Como actividad complementaria se puede decir a los niños que adivinen el autor de la canción o incluso que sean ellos mismos los encargados de seleccionar las piezas que van a sonar durante el juego. ¡Qué divertido!

6. Y para los más peques de la casa... ¿Dónde está tu nariz?
Hasta ahora nos hemos centrado en juegos para trabajar los brazos para niños 'mayores', pues es hora de ver uno para los más peques. La idea es decir en voz alta partes del cuerpo, cuando el pequeño lo oiga tendrá llevar su mano para indicar que ha entendido lo que se le ha dicho. Por ejemplo, ¿dónde está tu nariz? Y el niño tendrá que tocarse su nariz. ¿Dónde están los ojos? ¿Y los dedos de los pies? Una actividad excelente para que muevan los brazos y a la vez reconozcan las partes del cuerpo.

Gracias a estos juegos fortalecer los brazos será más sencillo que nunca. ¡Es hora de empezar!