Enseñar a los niños que son los únicos dueños de su cuerpo. Abuso infantil

Respetar cuando un niño no quiere saludar y enseñarles que pueden decir NO será una herramienta muy eficaz

Marta Prada
Marta Prada Formadora y Guía Montessori

Enseñar a los niños que son los únicos dueños de su cuerpo para evitar el abuso infantil, hace que los niños aprendan a respetar y proteger su cuerpo y su privacidad, esto se absorbe en el día a día con las situaciones cotidianas que viven desde que son bebés. Son los pequeños gestos cotidianos los que les transmiten el mensaje de que los únicos dueños de su cuerpo son ellos mismos.

En realidad, que cada persona es dueña de su cuerpo y decide sobre él, parece algo totalmente obvio, sin embargo, no crecemos con esa idea tan clara. ¿Cuándo fue la primera vez que pudiste decidir cómo te cortabas el pelo? ¿Cuándo fue la primera vez que pudiste decidir qué ropa querías llevar a una comida familiar? Por eso es básico enseñar a los niños que su cuerpo es solo suyo.

¿Cómo enseñar a los niños que son los únicos dueños de su cuerpo?

Enseñar a los niños que son únicos dueños de su cuerpo

Contaré una anécdota: hace poco, a mi lado, en la peluquería, estaba un padre con su hijo cortándose el pelo. El niño tenía unos 12 o 13 años. Cuando la peluquera terminó de cortarle el pelo al padre, este le dijo al hijo: 'Venga, ahora tú', a lo que el niño respondió con un gesto de enfado. El padre le miró amenazante. 'Vamos a cortártelo, que si no tu madre nos riñe cuando lleguemos a casa'. El niño se sentó en el sillón resignado. Tenía un pelo rizado muy bonito bajo mi punto de vista. Pero no pudo decidir sobre él.

En ese instante pensé que en la infancia, la mayor parte del tiempo, sentimos que no somos dueños de nuestro cuerpo. ¿Cuándo dejaron de obligarte a poner ese vestido que te hacía sentir ridícula? ¿Cuándo dejaron de obligarte a llevar el pelo de esa forma tan poco tú? Esos pequeños gestos del día a día, en los que, como padres y madres, además de guiar también mostramos respeto por su cuerpo son los que les ayudan a sentir el resto de su vida que son los únicos responsables de protegerlo, respetarlo, amarlo y cuidarlo.

Tener esto presente les ayudará a reconocer cualquier tipo de abuso hacia su persona, ya que podrán estar alertas a las señales y poder decirlo a sus padres. Que un niño desde muy pequeño sepa que su cuerpo es solamente suyo y nadie lo puede tocar es el mejor inicio para evitar el abuso infantil. Enseñarles que nadie puede tocarlos sin su consentimiento los hará estar más atentos a su entorno.

7 acciones para que los niños aprendan que su cuerpo es suyo

Acciones para enseñar a los niños que su cuerpo es suyo

Veamos entonces, algunas pequeñas acciones, sobre las que podemos poner consciencia para que aprendan que su cuerpo es suyo:

1. No le obligues a dar besos o abrazos
Aunque se trate de familiares o amigos, las expresiones de afecto son voluntarias. Igualmente, hay veces que son los propios adultos los que se acercan a dar un beso al niño o a la niña. Si observas esta situación antes de nada pregúntale: '¿Quieres darle un beso?' Hacer saber a los niños de antemano que pueden decir NO es importante, para que normalicen, respecto a su cuerpo, que nadie les puede obligar a hacer algo que no les apetece, ya que eso puede considerarse abuso.

2. No le vistas o desvistas si puede hacerlo solo
A veces por pura protección caemos en expresiones como: 'Ven, te voy a quitar el jersey, que hace calor'. En lugar de hacerlo tú e imponerlo, puedes transformar un poco la expresión para fomentar su autonomía y su capacidad de decisión: 'Estás sudando, ¿Tienes calor? ¿Quieres quitarte el jersey?'

3. Fomenta la autonomía en su higiene diaria
Es muy frecuente ver niños y niñas que, incluso teniendo las capacidades para lavarse las manos, ir al baño o ducharse solos, siguen dependiendo de los adultos para hacerlo, porque no confiamos en sus capacidades o porque pensamos que no merece la pena que lo hagan ellos cuando nosotros lo hacemos mejor o más rápido.

Si les mostramos cómo, los niños y las niñas pueden ir adquiriendo autonomía en pequeños gestos de su higiene, prácticamente desde que caminan y sus manos quedan libres; lavarse las manos, limpiarse la boca con un pañuelo después de comer, sonarse la nariz, peinarse. Lo que sí tendremos que dejar a un lado son las prisas, las ansias de control y perfeccionismo y los miedos. Son pequeños gestos que además de enseñarles que ellos son los dueños de su cuerpo, también fomentan su autonomía y autoestima.

4. Crea conciencia de lo íntimo o lo privado
Que los niños y las niñas sepan que hay partes del cuerpo privadas y que nadie puede tocarlas sin su permiso, aunque se trate de un familiar o conocido, es algo que deben normalizar desde bien chiquititos para prevenir cualquier forma de abuso. Incluso nosotros mismos, como padres y madres podemos informar y pedir permiso cuando todavía no sepan asearse por sí mismos a la hora de limpiarlos. Por otro lado, de la misma manera, han de normalizar que hay acciones privadas que se hacen en la intimidad, por ejemplo: ir al baño. Pequeños gestos como tocar a la puerta o preguntar antes de entrar si el baño está ocupado, les ayudará a entender la privacidad de la acción.

El cuerpo de los niños solo es suyo

5. Comer con autonomía
Comer de forma sana es una señal clara de respeto hacia el cuerpo. Cuando los niños y las niñas empiezan con la alimentación complementaria, más que la cantidad que comen, es importante fomentar una relación sana con la comida: es más una experimentación que les aporta información y aprendizaje a nivel sensorial, motriz, a nivel psíquico, a nivel emocional. Por lo tanto, que los niños y niñas puedan tener autonomía y comer por sí mismos desde el inicio es una forma de crear una imagen sana sobre su valía y sus capacidades.

6. Guiar en su forma de relacionarse desde el respeto y la empatía
Si les enseñamos a decir no con seguridad y respeto. Tendrán una herramienta muy valiosa para el resto de su vida. 'Eso no me gusta', 'no quiero cosquillas', 'no quiero que te acerques tanto', 'no quiero jugar ahora'.

7. Fomenta que puedan tomar pequeñas decisiones en su día a día
Hay muchos aspectos sobre los que un niño no puede decidir. Eso lo tenemos todos claro, pero también hay muchos aspectos sobre los que sí puede hacerlo, y sin embargo, nosotros decidimos por ellos porque tenemos unas determinadas expectativas sobre cómo deberían mostrarse o qué debería gustarles, dale la oportunidad de que pueda ser él mismo y potenciar sus propios intereses y sus propios talentos.

Enseñar a los niños que son los únicos dueños de su cuerpo puede evitar el abuso infantil, los niños y niñas entenderán que son dueños de su cuerpo y que este merece respeto, depende de la seguridad y confianza que tengan sobre ellos mismos, y eso se fomenta en la infancia, educándoles desde el respeto, la consciencia y la empatía, con presencia, amor y límites que además de guiarlos les tengan en cuenta como seres humanos, eso se consigue considerándoles seres capaces de hacer cosas valiosas por sí mismos y por los demás.

Puedes leer más artículos similares a Enseñar a los niños que son los únicos dueños de su cuerpo. Abuso infantil, en la categoría de Abusos en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: