Cómo hablar con los niños sobre sus partes íntimas del cuerpo

La vulva y el pene son todavía palabras prohibidas para muchos padres

Paula Cajide
Paula Cajide Psicóloga-sexóloga

Desde Guiainfantil.com te queremos dar algunos útiles consejos para hablar con los niños sobre sus partes íntimas del cuerpo, es decir, sobre los genitales, y es que aún hoy nos cuesta mucho llamar a las cosas por su nombre debido, quizás a la educación que hemos recibido o, mejor dicho, a la no educación que hemos tenido entorno a temas como los genitales, el deseo o la sexualidad. 

Ideas para hablar con los niños sobre sus partes más íntimas 

hablar con los niños sobre sus partes íntimas del cuerpo

En todo lo referido a la educación de nuestros hijos e hijas siempre intentamos ir por delante, avanzar, anticipar, pero cuando el tema toca de algún modo la sexualidad, nos comportamos de una forma totalmente diferente.

La pregunta que nos hacemos hoy es: ¿Cómo tratamos los genitales a la hora de nombrarlos a nuestros hijos? A esta cuestión la gran mayoría de las personas responderían: “Lo mejor es normalizar”, pero esta respuesta es una trampa en sí misma, porque ¿qué es lo normal? ¡Es importante que nos respondamos a esta pregunta antes de seguir!

El término normal es totalmente subjetivo y, como tal, la respuesta a la pregunta inicial es totalmente subjetiva también. Lo mejor es dar la información que queramos dar de una forma que nos haga sentirnos cómodos; si no es así, se generará un ambiente “extraño” y nos hará pasar un mal rato. Vamos a intentar dar respuesta a alguna de las preguntas más comunes en torno a este tema:

¿Cómo nombro los genitales?
En el lenguaje adulto existen multitud de palabras coloquiales para referirnos a los genitales. Este extenso vocabulario se multiplica si nuestro interlocutor es un niño o una niña, todo para no decir vulva y pene.

¿Por qué no llamamos a las cosas por su nombre?
Posiblemente por vergüenza, por miedo a generar algún tipo de trauma o que “nuestros hijos e hijas no estén preparados”. ¿Preparados para qué? ¿Le damos tantas vueltas al hecho de que estén preparados para otros aprendizajes del día a día? Posiblemente no, porque esto en realidad lo que refleja son nuestras inseguridades, no las de nuestros hijos e hijas…

Una vulva es una vulva y un pene es un pene. Posiblemente cuanto antes empecemos a llamar a las cosas por su nombre, antes empezaremos a relajarnos con este tema.

Pero también es importante dejar claro que si decir vulva o pene te hace sentir cierta incomodidad, tampoco pasa nada por empezar utilizando palabras infantilizadas. Cuando nos sintamos más cómodos, podemos empezar a llamar a las cosas por su nombre, igual que hacemos, por ejemplo, con un perro.

Muchos papás y mamás dicen en un principio “guauguau” y con el paso del tiempo lo sustituyen naturalmente por perro sin generar por esto un problema léxico a sus hijos e hijas.

¿Es necesario enseñarle mis genitales para que vean cómo son?
No es necesario enseñar los genitales si no nos sentimos cómodos, pero tampoco generaremos ningún trauma a nuestros hijos e hijas si se los enseñamos. La clave es la misma que en la pregunta anterior: debemos hacer lo que nos haga sentirnos a gusto.

Volviendo al ejemplo del perro, puedo decirle a mi hijo o hija “mira un perro” cuando lo vemos en la calle o enseñarle una foto de un perro y decirle “esto es un perro”. De ambas formas aprenderá qué es un perro.

Con los genitales pasa lo mismo. Si me siento cómoda dándome un baño con mis hijos, podemos aprovechar el momento para nombrar las diferentes partes del cuerpo. Esto mismo lo podemos hacer mientras los bañamos a ellos o a través de fotografías o dibujos si la idea del baño nos incomoda.

Estas son algunas ideas para aquellos padres o madres que desean empezar a hablar con sus hijos e hijas sus partes más íntimas del cuerpo. Y, recuerda, que lo más importante es hacerlo de la forma en la que te sientas más a gusto para ir generando un clima de comunicación y confianza con tus hijos e hijas.

Puedes leer más artículos similares a Cómo hablar con los niños sobre sus partes íntimas del cuerpo, en la categoría de Sexualidad en Guiainfantil.com.