Mostrarnos desnudos delante de los hijos: ¿sí o no?

¿Es bueno que los niños vean a sus padres desnudos en casa? ¿hasta qué edad?

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

He presenciado debates interminables al respecto: ¿es bueno que nos mostremos desnudos delante de los hijos? Normalmente no hay puntos intermedios, sino que se está en un extremo o en el opuesto. No hay muchos estudios al respecto. Los psicólogos recomiendan que el cuerpo se vea como algo natural, especialmente cuando los niños son pequeños. El cuerpo es algo bonito que debemos cuidar, respetar y descubrir.

¿Es recomendable mostrarnos desnudos delante de los hijos?

¿Debemos mostrarnos desnudos delante de los niños?

Se ha comprobado es que, en familias donde los padres no se mostraban desnudos delante de sus hijos, se generaba “morbo” cuando sus hijos eran adolescentes, destapando una cierta ansiedad ante la sexualidad; al contrario que los demás niños que lo veían como algo natural.

Los niños entre los dos y los cuatro años empiezan a sentir curiosidad por su propio cuerpo y por las diferencias existentes entre hombres y mujeres. Nos hacen preguntas del tipo: ¿mamá, dónde tienen las chicas el pene? O ¿porqué tú tienes pelo y yo no?, preguntas que a muchos pueden resultarles incómodas pero que son totalmente naturales, ya que desconocen el cuerpo.

Es casi inevitable que en algún momento los niños nos vean desnudos en la ducha o cambiándonos de ropa, y, por lo tanto, es importante que perciban esto como algo habitual, parte de la rutina del momento, y no como algo sexual; la manera de transmitir y de vivir de desnudez es lo más importante, si lo hacemos de manera forzada ellos lo percibirán en seguida y les hará sentir incómodos. 

El equilibrio entre la desnudez natural y el exhibicionismo es básico. Lo más importante es que no se sientan culpables por descubrirnos desnudos, de esa manera podrían llegar a percibir el cuerpo como algo malo y no llegar a aceptar el suyo. Si no puedes evitar sentirte incómodo, evita mostrarte desnudo delante de ellos, pero nunca hacerles sentir mal por haberte visto.

¿Hasta cuándo debemos mostrarnos desnudos delante de ellos?

La respuesta es fácil: hasta que nos hagan sentir incómodas sus miradas, o cuando ellos mismos se sientan incómodos mirándonos. Al llegar a una cierta edad empezarán a sentir cierto pudor, normalmente a partir de los 6 años.

Los primeros años los niños nos miran mucho porque necesitan comprender el mundo que les rodea, observarlo y explorarlo. A partir de los 6 años dejarán de hacer preguntas y perderán interés hasta llegar a la pubertad.

Poco a poco descubrirán que, aunque sus padres se cambien de ropa o se duchen delante de él, hay momentos en los que quieren una mayor intimidad, y en los que hay que pedir permiso, por ejemplo, antes de entrar en el baño, así aprenderán a respetar la intimidad de los demás y la de ellos mismos.

Debemos ayudarles a conocerse, hablar  y mostrar el cuerpo es algo normal siempre que sea saludable.