¿Mi hijo puede estar sufriendo abuso sexual?

Indicadores físicos, sociales, psicológicos y de conducta de abuso sexual en niños y niñas

Guia Infantil

El niño que es víctima de abuso sexual prolongado, usualmente desarrolla una pérdida de la autoestima, tiene la sensación de que no vale nada y adquiere una perspectiva anormal de la sexualidad.

El niño puede volverse muy retraído, perder la confianza en todos los adultos y puede hasta llegar a considerar el suicidio si no encuentra algo o alguien a quién apoyarse y fiarse. Pero, ¿cómo podemos saber si un niño fue o está sufriendo abuso sexual? Un niño o niña abusada sexualmente puede presentar cambios drásticos en su físico o su comportamiento.

Indicadores físicos de abuso sexual a niños y niñas

niño de espaldas

Las manifestaciones que pueden presentar un niño o una niña víctima de abuso sexual
infantil son diversas. Es importante señalar que hay síntomas evidentes de abuso sexual, pero hay otros síntomas que no comprueban por sí mismos si está habiendo o no un abuso sexual hacia un niño o una niña. Sin embargo, es necesario conocerlos para facilitar a que padres y educadores puedan detectar un caso de abuso infantil.

Conoce los síntomas que se observan en niños y niñas víctimas de abuso sexual:

- Dificultad para caminar o sentarse

- Enuresis. Regresiones, incapacidad para controlar esfínteres

- Lesiones, desgarros, magulladuras en los órganos sexuales

- Irritación e infecciones en zonas genitales y anogenital, y urinarias

- Enfermedades venéreas

- Presencia del esperma

- Embarazo temprano

- Dificultades en la defecación

- Hemorragias por la vagina o por el recto

- Ropa interior manchada o rota

- Hematomas en el cuerpo, especialmente en los genitales

Indicadores psicológicos iniciales del abuso a niños y niñas

Aparte de las manifestaciones físicas que pueden indicar que está habiendo un abuso infantil, el niño o la niña puede presentar cambios emocionales como:

- Miedos sin una aparente razón

- Fobias

- Síntomas de ansiedad

- Síntomas de depresión, desganas, pasividad

- Baja autoestima

- Sentimiento de culpa

- Aversión y alejamiento social

- Ideación y conducta suicida

- Auto-lesiones

Indicadores de abuso sexual en la conducta de los niños

- Masturbación excesiva y compulsiva

- Conocimientos e imitación de actos sexuales

- Interés excesivo o evitación de todo relacionado con la naturaleza sexual

- Uso de vocabulario sexual inapropiado

- Curiosidad sexual excesiva

- Conducta exhibicionista y de seducción

- Conformidad compulsiva

- Secretismos

Conductas hiperactivas

- Déficit de atención

Indicadores de abuso sexual en la relación con los demás

- Depresión o aislamiento de sus amigos y familia

- Problemas de relación social con iguales y adultos

- Menor cantidad de amigos

- Desinterés de juego con iguales

- Elevado aislamiento social. Hostilidad, agresividad, ira y rabia

- Desconfianza en sí mismo

- Temor o rechazo a alguna persona

Indicadores funcionales y cognitivos de un abuso sexual infantil

- Problemas de sueño (Insomnios, miedo y pesadillas)

- Pérdida del control de esfínteres (enuresis y encopresis)

- Trastornos de la conducta alimentaria. Desorden del apetito (perdida, anorexia, bulimia)

- Quejas somáticas

- Llanto continuo

- Excesiva agresividad

- Bajo rendimiento escolar

- Negarse a ir a la escuela, delincuencia

- Evidencia de abusos o molestias sexuales en sus dibujos, juegos o fantasías

- Problemas de atención y concentración

Qué se considera abuso sexual infantil

Se trata de cualquier actividad sexual violenta o no que se da entre un adulto y un menor de edad o incluso entre dos menores si uno de ellos ejerce poder sobre el otro.

Es coaccionar, forzar o persuadir a un menor a participar en un acto sexual. También se entiende por abuso sexual aquellas actividades que no implican contacto sexual directo como el exhibicionismo, exposición de menores a material pornográfico, voyerismo o comunicación sexual a través de teléfono o Internet. 

Muchas veces no se notan señales físicas de abuso sexual en el niño pero si existen daños en los genitales o en el ano que sólo pueden ser reconocidas por un médico. Con esta aclaración, no se puede decir que todos los niños que presenten esos cambios en su físico o comportamiento estén sufriendo el abuso sexual. En cualquier caso, acuda al pediatra por sí acaso.

Fuente consultada:
- Save the Children