Primer mes de embarazo. Etapas del embarazo para la madre y el bebé

Todo sobre la concepción o fecundación y los síntomas de la embarazada en la semana 1, 2, 3 y 4

María Machado
Revisado por María Helena Tur Torres, Ginecóloga y obstétra, el

Desde el primer mes de embarazo hasta el último, la gestación es una auténtica aventura. Ya desde antes de conocer el embarazo, el cuerpo de la futura mamá pone en marcha toda una serie de señales que hacen sospechar de un posible embarazo. Su confirmación posterior se podrá realizar de dos formas: o bien con un test de embarazo convencional, de venta en farmacias, que detecta la hormona gonadotropina coriónica humana (bHCG) u hormona del embarazo en la orina de la mujer; o mediante un análisis de sangre, que detecta concentraciones menores y es más específica.

Por lo general, se recomienda realizar dichas pruebas una vez se produce la falta de la menstruación, dando tiempo a que los niveles hormonales sean suficientemente altos para que resultado sea más fiable. A continuación vamos a conocer más sobre esta primera etapa de la gestación, el mes 1 de embarazo, que comienza con la concepción.

La fecundación marca el inicio del primer mes de embarazo

Esto ocurre en el primer mes de embarazo

Todo empieza en la trompa de Falopio, dónde tiene lugar la fecundación, es decir, la unión de los gametos o células reproductoras femenina y masculina. Da comienzo así lo que se conoce como la fase preembrionaria (o etapa germinal), que se prolongará las 2 primeras semanas de embarazo.

A menudo, aún la mujer no es consciente de que está embarazada, al no haberse producido ninguna falta, aunque pueden ir apareciendo diferentes indicios considerados los primeros síntomas que hacen sospechar que algo está ocurriendo en la barriga de la mamá.

De la unión del espermatozoide y el ovocito (al que se suele denominar incorrectamente óvulo), surge el cigoto, conformado por material genético de ambos progenitores. Con el paso de los días se sucederán numerosas divisiones hasta conformar el embrión, el cual, hacia el día 6-7 postfecundación iniciará el camino hasta el útero, donde se implantará. Esta implantación embrionaria es el momento clave del comienzo de la gestación. ¡Empieza la aventura!

Las hormonas del embarazo segregadas por el cuerpo de la mujer ponen en marcha un complejo mecanismo que será el encargado de proporcionar al embrión todo lo necesario para que pueda desarrollarse dentro del útero materno. El suministro de alimento es una de las prioridades y por este motivo, la placenta es uno de los primeros órganos que se forman gracias a la bHCG.

Síntomas que indican que podrías estar embarazada

Los síntomas de que estás embarazada

Por lo general, como es complicado saber en qué momento exacto se produce la fecundación, se suele considerar que el primer día de embarazo coincide con la fecha de la última menstruación; si bien hay expertos que prefieren contabilizar las semanas de embarazo a partir de la concepción.

Debido a los cambios hormonales, la mujer embarazada puede experimentar:

1. Fatiga (sin causa aparente)

2. Náuseas y vómitos, acompañados o no de mareos.

3. Más ganas de orinar (debido a que el aumento del útero ejerce presión sobre la vejiga).

4. Alteraciones en el tránsito intestinal (a veces en forma de diarrea y otras de estreñimiento).

5. Un exagerado sentido del olfato, que te hace rechazar intensamente algunos de ellos.

6. Ligero aumento en el tamaño de los pechos y sensación de tensión.

7. Algunas mujeres (un cuarto, más o menos) pueden sentir ciertas molestias en la zona más baja del vientre durante la fecundación. Sin embargo, este síntoma puede confundirse con las molestias que se producen por la ovulación (y, por tanto, no son un indicador seguro de que esté embarazada).

8. Cefaleas (dolores de cabeza) provocadas por el aumento de la progesterona (la hormona que ayuda a la implantación embrionaria).

9. La acción de las hormonas también puede provocar inestabilidad emocional de la mujer. Aunque esté feliz por haber deseado al hijo que espera, también podrá sentirse nerviosa, insegura y miedosa.

También se debe recalcar que la ausencia de alguno o varios síntomas arriba mencionados no excluye la gestación; cada embarazo es un mundo y puede cambiar mucho entre mujeres e, incluso, en diferentes embarazos de una misma mujer.

Aún es muy pronto, por lo que no esperes notar que tu tripa ha comenzado a crecer. En caso de que la notes más abultada, se suele deber a la retención hídrica provocada también por los cambios hormonales, pero no al crecimiento del bebé.

Si tienes alguno de estos síntomas y quieres confirmar que estás embarazada, la forma más rápida y sencilla para confirmarlo es realizando un test de embarazo en orina. Pasados 10 días de la fecundación, ya puede dar positivo, aunque la recomendación es esperar a tener la primera falta menstrual. Si, en este punto, el resultado es negativo, debes tener en cuenta que puede tratarse de un falso negativo, pues aún podría ser pronto para detectar el embarazo a través de este tipo de test. Espera unos días antes de hacerte el siguiente test o hazte una prueba de sangre.

Qué ocurre en las primeras 4 semanas de gestación (primer mes)

Las primeras semanas de gestación

Durante las primeras semanas del embarazo, el bebé que crece en tu barriga es un embrión. Al final del primer mes de gestación, el embrión mide aproximadamente 1,2 milímetros. ¡Qué rápido crece!

A continuación vamos a conocer de una forma más detallada qué sucede en las semanas que corresponden con el primer mes de embarazo.

La semana 1 y 2 del embarazo, el principio de todo

Aunque parezca mentira, en la semana 1 y 2 de embarazo aún no estás realmente embarazada, si nos ajustamos a los términos científicos. En estas semanas aún no se ha producido la concepción. Y es que, cuando se libera el ovocito desde el ovario y llega a la trompa de Falopio es fértil entre 4 y 12 horas.

Aunque la ovulación y la fecundación suelen producirse en el mismo día, a veces la fecundación se produce más tarde porque el espermatozoide puede sobrevivir dentro del aparato reproductor femenino hasta un máximo de 5 días.

[Leer +: La fase lútea del ciclo menstrual]

Al tiempo que pasa todo esto, las paredes del útero se engrosan para recibir el embarazo en caso de que se produzca y dar lugar a la implantación. En el caso de que ese ovocito no sea fecundado por un espermatozoide, este engrosamiento será expulsado 2 semanas después en forma de menstruación.

el feto en el primer mes de embarazo

La semana 3 de la gestación, ¡estás embarazada!

En este momento, ya está preparado para implantarse en el útero; y más concretamente en el endometrio, su capa más superficial, que se ha ido engrosando progresivamente tras la fecundación. Así, da comienzo la etapa embrionaria.

No es infrecuente que en esta semana 3 se produzcan pérdidas hemáticas, conocidas como sangrado de implantación. En algunos casos se puede acompañar de dolor abdominal leve, lo que puede llevar a la mujer a confundir la implantación con su menstruación. Sin embargo, el sangrado de implantación suele ser de una tonalidad más rosada u oscura que la menstruación, de color rojo intenso, y su duración no suele sobrepasar las 48 horas.

A partir de aquí, el embrión comienza a desarrollarse, así como también las estructuras maternas que permiten que este crecimiento continúe, como son la vesícula vitelina y los tejidos que darán lugar posteriormente a la placenta.

[Leer +: Cómo crece el bebé en el embarazo]

Embarazada de 4 semanas

El tiempo pasa y el embrión ya puede medir entre 0,36 y 1 milímetro. Puede parecerte muy chiquito, pero, ¿y si te digo que ya se están empezando a formar algunos de sus órganos?

Durante este proceso, también conocido como organogénesis, poco a poco, las células que conforman el embrión van empezando a diferenciarse para formar el sistema nervioso central (a partir del ectodermo); órganos como el páncreas, hígado, tracto gastrointestinal o glándula tiroides (a partir del endodermo); y los huesos, músculos y sistema sanguíneo (mesodermo). Pero el embrión todavía necesitará muchas más semanas para completar su desarrollo... ¡Paciencia!

Por otro lado, aparece el líquido amniótico y se empieza a desarrollar la placenta (que todavía no se puede llamar como tal, sino trofoblasto).

¿Cuándo empezar los controles gestacionales con el ginecólogo?

Consultas médicas en el primer mes de embarazada

Aunque es importante cuidar de la salud y tener unos hábitos saludables en cualquier momento de nuestra vida, esto resulta fundamental durante el embarazo. Y es que hay ciertas recomendaciones, como la toma de suplementos de ácido fólico para el correcto desarrollo del bebé, que deben llevarse a cabo incluso antes de que tenga lugar la concepción.

De ahí la importancia de acudir a revisiones preconcepcionales con tu ginecóloga/o o matrón/a habitual para que pueda planificar tu futuro embarazo.

Este tipo de visita médica ayudará a los futuros padres y madres a prepararse emocional y físicamente, además de ayudarles a conocer más sobre cómo irá evolucionando el embarazo mes a mes en cuanto se produzca.

Conocer a la embarazada en el primer mes de gestación

Además, estas visitas permiten estudiar de antemano la salud de la mamá (realizando pruebas tales como una citología, una ecografía transvaginal o una exploración mamaria) así como conocer de manera individualizada qué complicaciones podrían aparecer durante el embarazo en función de cada caso.

A través de la exploración ginecológica se podrán identificar y determinar qué medidas preventivas son necesarias y si se requiere de más estudios, como por ejemplo, una analítica sanguínea o urinaria.

Si no has podido acudir a las visitas preconcepcionales, ¡Que no cunda el pánico! Inicia la suplementación con ácido fólico en cuanto sepas de tu embarazo y acude a tu ginecólogo/a habitual para que realice una ecografía a partir de la semana 6 o 7 de gestación.

A partir de ese momento y hasta el nacimiento del bebé, se sucederán toda una serie de visitas denominadas prenatales, pues se producen antes del nacimiento del bebé. Mediante las primeras visitas los médicos o profesionales sanitarios buscan fomentar los buenos hábitos durante el embarazo, la preparación para el nacimiento del bebé y, por supuesto, detectar cuanto antes cualquier problema que pueda producirse.

Otros cuidados de la mujer en el primer mes de embarazo

Primer mes de embarazo

El primer mes de embarazo es una de las etapas del embarazo más importantes. Por ello, además de iniciar los controles gestacionales, es importante tener en cuenta las siguientes pautas y cuidados.

- Cuidar la alimentación para que sea variada y equilibrada. Aunque existe el falso mito de que una mujer embarazada debe comer por dos, lo correcto sería decir que para una embarazada la alimentación es el doble de importante.

Prioriza frutas y verduras, carbohidratos integrales y no te olvides de incluir proteínas en la dieta, ya sean de origen vegetal o animal. En caso de que necesites algún complemento alimenticio (ácido fólico, calcio, hierro...), tu médico referente te lo hará saber.

- Evitar comer alimentos que no estén cocinados (carnes, pescados...) así como aquellos productos lácteos no pasterizados. Asegúrate de lavar bien las frutas y verduras antes de comerlas.

- Evitar el tabaco y otros tóxicos como el alcohol, para el correcto desarrollo de la gestación. Su consumo se ha asociado con un mayor riesgo de aborto, malformaciones fetales así como de retraso de crecimiento y alteraciones a nivel placentario.

- En caso de padecer alguna enfermedad de base, confirma con tu obstetra de referencia que no hay contraindicación con embarazo y la lactancia. No es conveniente automedicarse.

- Realizar ejercicio físico regular 3 o 4 veces a la semana durante 30 o 60 minutos, a no ser que tu obstetra o matrona te indiquen lo contrario de forma explícita. Dentro de los múltiples beneficios se incluye la mejoría de la calidad de vida (disminuye síntomas como el dolor pélvico o lumbar), la disminución de ganancia ponderal durante la gestación, menor riesgo de desarrollar complicaciones como hipertensión o diabetes gestacional y una menor probabilidad de que tu parte finalice por cesárea.

Dado que el embarazo trae consigo tantos cambios, puede ser de gran ayuda que comparas tu experiencia y tu tiempo con otras embarazadas en tu misma situación; por lo que apuntarse a realizar actividades en grupo, dentro de tu ciudad, es una excelente opción. Tu vínculo con familiares y/o amistades también te pueden ayudar a sentirte reforzada.

Embarazo mes a mes - El bebé y la madre embarazada

qué ocurre en el primer mes de embarazo

El primer mes de embarazo es solo el comienzo de una apasionante aventura que llevará a la gestante a vivir una infinidad de emociones y cambios, a medida que también lo haga su bebé, formándose y creciendo.

Aunque inicialmente 40 semanas parezcan muchas y los trimestres muy largos, ei tiempo pasa más rápido de lo que te gustaría. Disfruta de cada momento como si fuera el último, que tu fecha probable de parto está más cerca de lo que crees.

A continuación podrás saber más sobre cada uno de los meses de embarazo. ¡Felicidades, mamá!

Desarrollo del feto

Primer mes

Desarrollo del feto

Segundo mes

Desarrollo del feto

Tercer mes

Desarrollo del feto

Cuarto mes

Desarrollo del feto

Quinto mes

Desarrollo del feto

Sexto mes

Desarrollo del feto

Séptimo mes

Desarrollo del feto

Octavo mes

Desarrollo del feto

Noveno mes

Puedes leer más artículos similares a Primer mes de embarazo. Etapas del embarazo para la madre y el bebé, en la categoría de Etapas del embarazo en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: