18 métodos caseros para predecir el sexo del bebé. Niño o niña

Pruebas fáciles y sencillas que puedes hacer en casa sin perder tiempo

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Cuando una mujer se queda embarazada, además de querer saber aproximadamente cuál será la fecha de parto, la gestante quiere conocer qué está creciendo dentro de su tripa. ¿Un niño o una niña? Si no puedes esperar a que tu médico te confirme el género de tu pequeño, atenta a estos 20 métodos caseros para predecir el sexo del tu bebé. ¡Sal de dudas ya!

Métodos caseros para saber si esperas un bebé niño o niña

18 métodos caseros para predecir el sexo del bebé. Niño o niña

¿Te imaginas poder predecir el sexo de tu bebé sin ecografías y desde casa? Deja de imaginar y fíjate la cantidad de métodos caseros que hemos reunido para ti. Son cosas sencillas, que han utilizado nuestras abuelas y madres, y que han pasado de generación en generación. 

Es cierto que no hay constancia de una evidencia científica sobre su eficacia, pero si han funcionado durante años y no son peligrosas ni para la madre ni para el bebé, ¿por qué no probar? ¡Al menos, será algo divertido que podéis hacer en pareja! 

1. Tabla china de embarazo
Se trata de una tradición que nos llega desde los países más orientales. Para conseguir la tan ansiada información, solo necesitas tener dos datos: tu edad en el momento de quedarte embarazada (columna horizontal) y el mes concreto en el que el bebé fue concebido (columna vertical). Une los dos puntos y descubre si esperas un niño o una niña. 

tabla china para saber el sexo del bebé

2. La belleza de la mamá
El embarazo conlleva una serie de cambios hormonales en la mujer que provocan que algunas embarazadas tengan una piel más radiante y estén 'mucho más guapas', mientras que otras tengan un rostro más apagado. Todo esto se relaciona también con el sexo del bebé. Si tienes acné en la cara, se dice que tendrás una niña; en cambio, si estás más bella, ¡lo tuyo es un varón! 

3. Sueños de la mujer 
Durante los nueves meses de gestación, es muy habitual tener ensoñaciones donde se revela el sexo del bebé. ¿Será una premonición? ¡No del todo! Si en tus sueños aparece una nena, entonces será niño, y viceversa. Pregúntale también a tu pareja u otras familiares para saber qué les dicen a ellos sus sueños. 

4. Comportamiento de otros niños
A los pequeños les llama mucho la atención las barrigas de embarazadas, ¿por qué será? Mientras desvelamos el misterio, te contaremos otro secreto: si un niño varón se acerca a tu tripa, quiere decir que será niña, y viceversa (como en el ejemplo anterior). 

5. Posición para dormir
Ya sabemos las dificultades que tienen muchas mujeres para dormir durante el embarazo porque según va crecimiento la tripa, están más torpes y más incómodas. Se dice que si duermes del lado izquierdo, tendrás un niño, y si lo haces del derecho, una niña. ¿Será cierto? 

6. Postura de las manos
Prueba a que alguien te ofrezca algo e intenta cogerlo tú. ¿Cómo tienes las palmas de las manos en ese momento: hacia arriba o hacia abajo? Si están hacia arriba, será niña, y si están hacia abajo, será varón. Te la tienen que hacer sin que tú te des cuenta, ¡para no condicionarte!  

7. ¿Dulce o salado?
Debido a las náuseas y los vómitos, los gustos de la mujer pueden cambiar durante el embarazo (yo era amante del pescado y durante ese tiempo, ¡llegué a detestarlo!). Si en el transcurso de este periodo, tu cuerpo te pide chocolate y cosas dulces, ¡tendrás una niña! ¿Qué pasa si solo comes cosas saladas? ¡Efectivamente, niño! Eso sí, recuerda que durante el embarazo tienes que llevar una dieta sana y equilibrada por el bien tuyo y el de tu bebé. 

8. Dolor de cabeza
Una de las molestias más comunes en la mujeres gestantes es el dolor de cabeza, aunque por suerte, igual que ocurre con las náuseas, no todas las embarazadas pasan por ello. En cualquier caso, esto puede ser un síntoma de que están esperando un niño. ¡Felicidades! 

9. Prueba del bicarbonato
Para esta prueba necesitarás tomar tu primera orina de la mañana en un vaso. En otro vaso pones la misma cantidad de bicarbonato. Ahora mézclalo, ¿pasa algo? Si salen burbujas, será un nene. Y si no pasa nada, ¡una nena! 

10. Temperatura de los pies
Recuerdo que durante el embarazo de mi mejor amiga, esta estaba todo el rato destemplada y, sobre todo, se quejaba de que tenía los pies fríos. ¿Sabéis que tuvo un niño? Dicen que guarda relación la temperatura de las extremidades inferiores y el sexo del bebé. 

11. Forma de la barriga
Mi madre estuvo todo el rato examinando mi barriga para saber si sería abuela de un niño o de una niña. Su teoría es que si la panzita era alta y redonda, sería una niña, y si era puntiaguada y tira hacia el suelo, sería un niño. ¡En mi caso acertó! 

12. Test del anillo
Busca por casa un poco de hilo y un anillo (no importa el material del que está hecho ni el tamaño, aunque hay gente que emplea el que se entregaron en el día del matrimonio). Colócalo como un péndulo y ponlo sobre el vientre de la mujer embarazada. Si se mueve de manera recta, de derecha a izquierda, esperas un varón, y si el movimiento es más circular, una niña. ¡Aquí necesitarás ayuda de alguien! Se puede hacer también sobre la palma de la mano de la embarazada. 

13. Náuseas en el embarazo
Existe un estudio de unos científicos suecos de la Universidad de Columbia (Nueva York) que afirman que las náuseas en el embarazo determinan el sexo del bebé. ¿Será cierto? ¡Compruébalo tú misma! Se dice que las mujeres que sufrieron náuseas, tuvieron una niña. Por el contrario, las que disfrutaron de un principio de embarazo 'más feliz', dieron a luz a un pequeño. 

14. Calendario maya
tabla maya sexo del bebé
Para usar esta tabla maya que te mostramos, busca el casillero del mes en el que concebiste a tu bebé. Busca también la casilla de la edad que tenías en el momento de la concepción (columna vertical). Cruza ambos datos y obtendrás el resultado: azul si es niño y rosa si es niña. ¿Has visto qué fácil?

15. Ecuación matemática
Aquí necesitamos tres datos importantes: la edad de la mamá cuando concibió al bebé, el mes en el que quedó en estado y el mes de la fecha de nacimiento de la embarazada. Suma estos estos números, por ejemplo, 34 (mi edad) + 11 (noviembre) + 2 (febrero)= 3+4+1+1+2=11. Si es par, se dice que es par será niña, y si es impar, niño. 

16. Prueba del aceite
Túmbate sobre una superficie lisa, por ejemplo, en el sofá o en tu cama, y pídele a alguien que vierta sobre tu barriga unas gotitas de aceite (puede ser de coco, de vitamina E o de oliva). ¿Qué pasa a continuación? Si no hay ningún movimiento, ¡es una nena! Si las gotitas se deslizan por tu vientre con rapidez, ¡es un niño! 

17. Tamaño de los senos 
Es de todas las mujeres sabido que durante el embarazo el tamaño de los senos aumenta considerablemente (también es mayor la sensibilidad en esta zona y es común desarrollar pezones más grandes). A veces puede ocurrir que solo sea el pecho derecho (niña) o solo ocurra en el izquierdo (niño). 

18. Prueba del repollo y el orina. 
Y llegamos al final con la prueba del repollo y la orina. No, no vamos a cocinar, pero sí será necesario coger una muestra de tu primer pis de la mañana y que cortes el repollo en trocitos y lo pongas en agua caliente. Cuando hayan pasado diez minutos, cuela el líquido y déjalo enfriar. Cuando lo tengas y, en las mismas cantidades cada una, mézclalos en un tercer recipiente. ¿Qué color te sale? Si es rosado o rojo, puede que sea niño; por el contrario, si es más morado, se dice que será niña. 

Te recomendamos que hagas todas las pruebas, que vayas asignando un punto a cada una, según sea niño o niña, y al final el que más consiga, ¡te desvelará el sexo de tu bebé en tu tripa! Puedes chequearlo después con tu ecografía y así saber si estos métodos caseros son fiables o no. 

Por qué hay embarazadas que no quieren saber el sexo del bebé

no conocer el sexo del bebé

Tengo una vecina que tiene dos niños varones, pero que no se enteró del sexo de sus bebés hasta que no los tuvo pegaditos a su corazón y a su cara. Cuando me lo comentó, me pareció extraño y, sobre todo, poco práctico, pero es una decisión que debe ser siempre respetada y que tiene una poderosa razón detrás. ¿Por qué hay mujeres que no quieren saber si esperando un niño o una niña? 

- Por superstición
Mucha parejas, debido a que llevan varios intentos de embarazo y estos nos han llegado a buen término, deciden no querer emocionarse por si ocurre algo que pueda llevar al traste su sueño. 

- Disfrutar más de este momento
Traer al mundo a una nueva vida es algo tan especial e irrepetible que hay padres y madres que quieren disfrutar cada momento de manera única, de ahí que quieran dejar ese detalle del sexo del bebé para el momento que el pequeño asoma su cabecita. como le ocurrió a mi vecina. 

- Para evitar sorpresa de última hora
Cada vez la tecnología se pone más al servicio del ser humano, pero aún así hay veces que los ginecólogos se pueden equivocar o, simplemente, no pueda asegurar al 100% el género del pequeño. Así que para no crearse faltas expectativas, ¡mejor vivir en el desconocimiento!