¿A partir de qué edad deben ir las niñas al ginecólogo?

La primera visita al ginecólogo puede dar un poco de miedo a tu hija

Iván Carabaño Aguado

Según van creciendo nuestros bebés, y pasan a ser primero niños, luego preadolescentes y más tarde adolescentes, a muchos padres con hijas les ronda la cabeza la misma pregunta: ¿a qué edad deben ir las niñas al ginecólogo por primera vez?

En los últimos años ha habido cambios con respecto de este momento. Desde Guiainfantil.com te queremos comentar cuándo nos parece razonable que esta visita se lleve a cabo.

¿Cuándo deben ir las niñas al ginecólogo? 

La primera visita de las niñas al ginecólogo

La primera visita al ginecólogo vendrá condicionada por las circunstancias clínicas de la niña (reglas demasiado abundantes o dolorosas, flujo vaginal, etc.), siempre y cuando el médico de familia considere su derivación. 

A este respecto, según un nuevo estudio poblacional, la edad de inicio en las relaciones sexuales se ha adelantado, al menos en la población española. Si hace dos décadas la edad de inicio se centraba en los dieciséis, en la actualidad el debut se materializa a los trece. Sin embargo, no hay necesidad de llevar a las adolescentes sexualmente activas al ginecólogo. La recomendación actual estima que las primeras citologías se han de hacer a partir de los 25 años de edad (21 en el caso de las mujeres inmunodeprimidas).

A modo de pregunta y respuesta, analizamos algunas de las dudas más frecuentes de los padres con niñas en edad adolescente.

1. ¿Hay una edad específica para que nuestra hija acuda por primera vez al ginecólogo?

No. El primer hecho a tener en cuenta es que pueden sobrevenir problemas ginecológicos de diversa índole que requieran un manejo específico (dolor menstrual significativo, ovario poliquístico, metrorragias, etc.), con independencia del factor edad.

En adolescentes sanas, es esencial que los padres tengamos un buen clima de comunicación y confianza con nuestras hijas. Es importante incidir en una adecuada higiene sexual, prevención de embarazos no deseados y prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Además, es muy importante seguir las recomendaciones vigentes sobre la vacuna frente al virus del papiloma humano.

2. ¿En qué consiste la primera visita al ginecólogo?

La primera revisión ginecológica consiste en una exploración de las mamas y de la vulva. Si se estima oportuno, se recomendará hacer una citología. Para ello le introducirán un espéculo y, a su través, una torunda para obtener una muestra de células de su cuello uterino. Estas serán analizadas para comprobar que todo va bien. 

4. ¿Tras esta primera evaluación, con qué frecuencia se recomienda hacer revisiones?

No hay una frecuencia estipulada, salvo que exista alguna lesión sospechosa que requiera un seguimiento periódico estrecho. Confía en el consejo que te dé tu ginecólogo.