El síndrome del ovario poliquístico y la esterilidad

Síntomas y posible tratamiento para el ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico es más común de lo que pueda parecer. Suele aparecer desde los 17 a los 30 años, y las razones se desconocen, aunque está relacionado con los desequilibrios hormonales.

En ocasiones el síndrome del ovario poliquístico está muy relacionado con la dificultad para quedarse embarazada, siendo una de las causas de esterilidad femenina.

El síndrome del ovario poliquístico y la esterilidad

El síndrome del ovario poliquístico y la infertilidad

Para que las mujeres podamos ovular necesitamos que los ovarios fabriquen dos tipos de hormonas: los estrógenos y la progesterona. Estas hormonas se encargan de regular el ciclo menstrual, y el momento en que el ovario libera el óvulo, es decir, la ovulación.

Otra de las hormonas que también intervienen son los andrógenos, una hormona más ligada al hombre, pero que las mujeres también fabricamos aunque en menor proporción.

En el caso de las mujeres con ovario poliquístico, la secreción de andrógenos es más elevada de los normal, lo que dificulta que el óvulo pueda salir del ovario. Los óvulos se pegan a la pared del ovario e intentan salir, pero en esta lucha por liberarse se desarrollan quistes en los ovarios, que son pequeñas bolsas de líquido. En muchas ocasiones estos óvulos no llegan a liberarse, con lo que no existe ovulación o hay una ovulación irregular.

No se conocen las verdaderas causas de este síndrome, aunque creen que puede estar relacionado con el aumento de insulina en el cuerpo, y con la herencia genética; es decir, si tu madre o hermana lo tiene, es probable que tú también.

Síntomas del ovario poliquístico

Aunque pueden variar de una mujer a otra, hay ciertos síntomas que pueden indicarnos que puedes padecer este síndrome:

- Ausencia del periodo menstrual, aunque lo haya habido anteriormente.

- Períodos irregulares.

- Vello corporal excesivo.

- Acné en cara, tórax y espalda.

Consecuencias del ovario poliquístico:

- Obesidad.

- Diabetes.

- Hipertensión.

- Infertilidad.

- Cardiopatías.

- Cáncer.

Pero a pesar de tener tan malos pronósticos y no tener cura, no hay que preocuparse en exceso, ya que existe tratamiento. Lo importante es detectarlo a tiempo para contrarrestar los posibles problemas a desarrollar.

El médico, a partir de una ecografía y un análisis de sangre hormonal, podrá decirte si efectivamente lo padeces.

El tratamiento comienza por bajar de peso en las mujeres que tienen obesidad, y ayudar a que no aparezca diabetes, hipertensión o colesterol.

Es habitual que el ginecólogo te mande tomar píldoras anticonceptivas para regularte la regla, y ayudarán a reducir el crecimiento excesivo del vello corporal y el acné.

Si te quieres quedar embarazada y sospechas que puedes tener el síndrome del ovario poliquístico, deberás ir a tu ginecólogo para que te medique, controle tus periodos y puedas conseguir unas ovulaciones normales.