Consecuencias de la obesidad infantil - Qué riesgos tiene para los niños

Los problemas físicos y psicológicos de la obesidad infantil

Beatriz Martínez
Revisado por Herminia Castillo, Pediatra, el

Los malos hábitos de alimentación adquiridos durante la infancia pueden llevar al niño a sufrir sobrepeso u obesidad con consecuencias preocupantes en la edad adulta, principalmente para su salud. Las consecuencias de la obesidad infantil, fruto de la acumulación de grasa en el organismo y al sedentarismo, están relacionadas con el desarrollo de diabetes y problemas cardiovasculares

Además, otra de las consecuencias de la obesidad infantil es el riesgo de desarrollar trastornos psicológicos durante la adolescencia. Este es un ejemplo claro de lo que puede suceder si el niño obeso no recibe el tratamiento y la atención adecuada para su alimentación y forma de vida. Antes, la obesidad era un problema exclusivo de los adultos, pero su incidencia entre la población infantil es cada vez mayor en todo el mundo.

Cuáles son las consecuencias de la obesidad infantil

La obesidad infantil y sus consecuencias en niños

Según las estimaciones de la OMS de hace unos años, hay unos 41 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso u obesidad.

Las consecuencias de la obesidad infantil son muchas. Hoy en día, este problema de salud afecta a personas cada vez más jóvenes y está considerado una epidemia a nivel global. La obesidad en la infancia compromete la salud de los niños y actualmente se puede diagnosticar junto a otros problemas como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y los niveles altos de colesterol. Además, puede modificar el desarrollo del sistema neurológico, metabólico y conductual de los más pequeños.

Aparte de estas patologías físicas, los niños pueden desarrollar problemas psicológicos. Las bromas, la intimidación, el bullying o el rechazo por parte de sus iguales, pueden llevarles a que tengan una baja autoestima.

Los niños obesos suelen ser marginados por el aspecto que tienen, y todo ese cuadro pueden generar trastornos como la bulimia, la anorexia, la depresión, la ansiedad y llevarles a tener hábitos extremos como el consumo de drogas y otras sustancias nocivas.

Problemas derivados de la obesidad en los niños

Riesgos de la obesidad en niños

Las consecuencias del sobrepeso o la obesidad infantil afectan a la autoestima y desarrollo emocional de los niños, pero los riesgos afectan, sobre todo, a la salud física de nuestros hijos. A continuación repasamos algunos de los problemas derivados de la obesidad infantil.

1. Problemas en los huesos y articulaciones. Quienes padecen de sobrepeso u obesidad tienen más riesgo de sufrir artritis, osteoporosis o similar.

2. Diabetes del tipo 2. Se trata de una enfermedad en la que se presentan niveles de glucosa demasiado elevados.

3. Dificultades para desarrollar algún deporte u otro ejercicio físico debido a la dificultad para respirar y al cansancio.

4. Alteraciones en el sueño. La obesidad causa alteraciones a la hora de dormir, lo que supone a su vez problemas para de mantener la concentración en el colegio.

5. Madurez prematura. Las niñas obesas pueden entrar antes en la pubertad, tener ciclos menstruales irregulares, etc.

Niño obeso y las consecuencias para su salud

6. Hipertensión, colesterol, y enfermedades cardiovasculares. Los riesgos de padecer este tipo de enfermedades son menores para quienes llevan unos hábitos alimenticios saludables y equilibrados.

7. Disturbios hepáticos. Las enfermedades hepáticas impiden que el hígado funcione correctamente llegando a causar ictericia en los casos más graves.

8. Desánimo, cansancio, depresión, decaimiento y ansiedad unido a problemas en las habilidades sociales hace que la infancia y la adolescencia sean etapas complicadas para un pequeño con obesidad.

9. Baja autoestima, aislamiento social, discriminación.

10. Trastornos que derivan en bulimia y anorexia nerviosas

11. Problemas cutáneos. Las personas que padecen de sobrepeso suelen tener, con motivo de la pérdida de agua, una piel con mayor tendencia al enrojecimiento cutáneo y otras alteraciones.

[Leer +: Bebés con obesidad]

Cuáles son las causas más comunes de la obesidad infantil

Las causas de la obesidad en niños

No es tanto si el niño está delgado o no lo está. Algunos niños y niñas tienen una estructura corporal grande y pueden dar la apariencia de tener unos kilos de más. Para determinar si existe sobrepeso hay que fijarse en los percentiles o el índice de masa corporal en relación con la estatura y la etapa de desarrollo en la que se encuentre. No obstante, en las revisiones que pauta el pediatra podremos saber si nuestro hijo en efecto tiene un exceso de peso.

Entre las principales causas de la obesidad infantil se encuentran:

- Un estilo de vida rápido y poco saludable
En este priman las prisas por llegar a todo a tiempo y que muchas veces suelen derivar en comida precocinada o bollería industrial. Unido a la razón de que muchas familias están desinformadas sobre lo perjudicial y dañino que puede llegar a este tipo de alimentación, causará problemas de salud.

- El sedentarismo
El consumo de alimentos con alto contenido en grasas saturas y azúcares y el sedentarismo son dos de las causas más frecuentes de la obesidad infantil. Los niños pasan horas y horas sentados, muchas veces frente a las pantallas, en lugar de practicar el tan saludable ejercicio físico. Muchos niños y niñas solo practican ejercicio durante las clases de educación física impartidas en la escuela, lo que hace más probable que tengan obesidad.

- La herencia genética
Entre las causas de la obesidad infantil se encuentran factores familiares y cada vez se le da más importancia a nivel clínico. Aproximadamente entre el 60 y el 80 por ciento de los cambios observados en el peso corporal humano se pueden atribuir a factores genéticos.

La genética y los hábitos son determinantes a la hora de hablar de obesidad infantil. Como también los son algunos factores psicológicos como el estrés o la ansiedad que puede derivar en una ingesta inadecuada de calorías.

- Los hábitos
La falta de sueño puede alterar mecanismos hormonales y contribuir a la obesidad pediátrica.

Buenos hábitos para evitar el exceso de peso en los niños

Los buenos hábitos para los niños

La obesidad cuando se manifiesta en la infancia y persiste en la adolescencia, y no se trata a tiempo, es más probable que se arrastre hasta la edad adulta. ¿Qué podemos hacer para prevenirla?

- Establece unos hábitos alimenticios saludables basados en alimentos ricos en nutrientes esenciales, vitaminas y minerales, y deja los caprichos como los bollos y las carnes procesadas para de vez en cuando. Explica a tus hijos con palabras acordes a su edad por qué es importante comer sano y los muchos beneficios que tiene para la salud. ¡Mamá y papá serán el mejor ejemplo!

- Deja que tus hijos vayan contigo a hacer la compra, que se metan en la cocina y que participen en la elaboración del menú semanal. Cuanto más implicados estén más consientes van a ser desde bien pequeños.

- Brinda a tus hijos tiempo al aire libre no dirigido y momentos de calidad en familia en donde el ejercicio físico tenga cabida, ¡tienes muchas opciones a tu alcance! Establecer este tipo de hábitos es esencial para reducir el riesgo de padecer obesidad.

- Limita el uso que los niños hacen de las pantallas y de las horas que pasan sentados. Marca un horario para que en la tarde y en los días de vacaciones haya espacio para otras cosas de su edad que sí favorecen su bienestar físico y emocional. ¡Merecerá la pena!

- La lactancia materna ofrece también un efecto protector ante la obesidad.

- No dudes en pedir consejo al pediatra de tus hijos sobre cuáles son los alimentos y los hábitos más saludables a seguir en la infancia y la adolescencia. Cuanta más información de calidad tengas a tu alcance mejor resultado obtendrás.

Puedes leer más artículos similares a Consecuencias de la obesidad infantil - Qué riesgos tiene para los niños, en la categoría de Obesidad en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: