Obesidad infantil - Causas, riesgos y menú para niños con sobrepeso

¿Cómo se puede tratar la obesidad o sobrepeso de tu hijo o hija?

Adriana Méndez
Adriana Méndez Escritora y redactora

Durante la infancia los niños aprenden los hábitos saludables que mantendrán el resto de su vida. De ahí, la importancia de que los padres y maestros le mostremos qué necesitan para sentirse bien a nivel físico y emocional. A pesar de todo, la obesidad infantil es una de las enfermedades que más crece entre los niños de todo el mundo. A continuación te ofrecemos una guía para que conozcas más sobre las causas, riesgos y consecuencias de la obesidad, así como las pausas que necesitas conocer para realizar tu propio menú familiar.

Antes de empezar, queremos hacer un pequeño (pero importante) inciso: Obesidad y sobrepeso no son sinónimos. Se considera que alguien tiene sobrepeso cuando su peso es un 10 por ciento superar a su peso ideal, mientras que para la obesidad tenemos que aumentar ese nivel hasta el 20 por ciento.

Guía sobre la obesidad infantil - Dudas sobre esta enfermedad

Todo sobre la obesidad infantil

Para conocer más sobre la obesidad, vamos a empezar por el principio. En primer lugar, vamos a centrarnos en conocer más sobre qué es esta enfermedad, sus causas y sus consecuencias.

¿Qué es la obesidad infantil?

La obesidad es una enfermedad que afecta a niños y adultos y que afecta en su día a día de forma grave. Se da cuando hay una acumulación excesiva de grasa y existe una superación de más del 20 por ciento de su peso ideal. El peso ideal puede conocerse con la tabla de pesos infantiles creada por la Organización Mundial de la Salud, según la edad infantil.

¿Cuáles son las causas de la obesidad en los niños?

La obesidad infantil es una enfermedad muy compleja que necesita un estudio exhaustivo en cada caso concreto para conocer los motivos y las implicaciones de esta.

- La mala alimentación
Una de las causas más frecuentes es la mala alimentación de los niños. Debido a la falta de información por parte de los padres, familiares o colegios, donde se desconoce el valor nutricional de cada alimento, puede llevar a ofrecer una dieta desequilibrada a los pequeños.

- La falta de actividad física
Por otro lado, también es habitual que uno de los motivos por los que se da una obesidad es el sedentarismo. La falta de ejercicio físico es muy común en algunos niños y esto es un gran error, pues siempre hay que quemar lo que se consume, porque de lo contrario se reserva en el organismo.

- La genética
Algunos estudios hablan de que existe una predisposición genética hacia la obesidad.

- Factores socioculturales y personales
También existen otras posibles causas de la obesidad como algunos factores ambientales y socioculturales que influyen en los niños.

Sobrepeso y obesidad en los niños

¿Cuáles son los riesgos o consecuencias del sobrepeso en los niños?

Existen diversas consecuencias negativas para la vida de los niños que derivan del sobrepeso o la obesidad infantil y que repercuten a lo largo de su vida. A continuación vamos a nombrar algunos de los riesgos de la obesidad más habituales.

- Problemas en los huesos y articulaciones.
- Alteraciones en el sueño.
- Dificultad para realizar y practicar algún deporte, ejercicio o actividad física debido a que les cuesta respirar y tienden a cansarse muy rápido. 
- Madurez prematura: en las niñas, por ejemplo, suelen entrar antes a la pubertad.
- Problemas con el colesterol, hipertensión, y enfermedades cardiovasculares.
- Diabetes de tipo II.

A nivel emocional, la obesidad infantil conlleva al desánimo, cansancio, depresión y baja autoestima, así como sufrir de aislamiento social.

¿Cómo tratar la obesidad de los niños?

Tratar la obesidad de los niños

Una vez que el médico ha diagnosticado con obesidad o sobrepeso a nuestro hijo, ¿qué podemos hacer? ¿Existe un tratamiento efectivo contra esta enfermedad? Los expertos en nutrición recomiendan tener en cuenta 3 factores esenciales para combatir el sobrepeso en los niños:

1. Aumento de la actividad física.
2. Educación nutricional y cambio de hábitos
3. Reeducación en la conducta de los niños.

Para lograr estos tres objetivos es necesario tener el apoyo de los padres, ya que implica un cambio en los hábitos de las familias, que debe comenzar desde casa. Pero, además, los niños obesos necesitarán el apoyo de sus familiares cercanos a través de mensajes empoderadores que les ayuden a aumentar su confianza.

Cuando un nutricionista comienza a tratar a un niño que padece de obesidad, lo primero que hace es conocer los hábitos alimenticios que posee el paciente y su familia, sus tiempos de comida y el tipo de actividad física que realizan en su tiempo libre. Así puede saber la causa exacta que está generando la obesidad y poder atacarla.

Incluir la actividad física en la vida del niño es fundamental para contrarrestar la obesidad. Al mismo tiempo se tiene que reducir el tiempo que pasan frente al televisor o jugando videojuegos, ya que estos son sinónimo de sedentarismo. Algo para hacer hincapié es que se debe tratar de no poner a dieta a los niños, ya que es muy traumático para ellos. Lo ideal es encaminar a los niños hacia una alimentación balanceada y saludable.

Pauta para hacer un menú para acabar con la obesidad o sobrepeso

Pautas para un menú infantil contra la obesidad

La meta de este menú es reducir el riesgo de que los niños tengan sobrepeso y evitar la obesidad a futuro. En este punto es necesario que los padres tengan paciencia para educar poco a poco el paladar de los pequeños y seguir ofreciendo alternativas saludables, de forma progresiva. Vamos a considerar qué alimentos no son beneficiosos para los niños obesos y cómo podemos diseñar nuestro propio menú familiar.

Alimentos no recomendados para niños con obesidad

En primer lugar, debemos limitar aquellos alimentos ultraprocesados o azucarados, puesto que no son compatibles con una alimentación saludable.

- Zumos (sobre todo si son envasados). No están recomendados para un consumo diario; lo mejor es sustituirlos por la propia fruta.
- Yogures azucarados. Reemplázalos por yogures naturales sin edulcorar (puedes añadir frutas para que esté más dulce).
- Galletas y bollería industrial. En cambio, elaborar postres caseros con ingredientes naturales y harinas integrales.
- Sustituir los cereales azucarados por cereales sin azúcar, como los de avena, arroz inflado, corn flakes, etc., decorado con frutas. 
- Ir poco a poco cambiando las bebidas achocolatadas por cacao 100% puro. 
- Suplir las harinas refinadas por harinas integrales.

Cómo diseño del menú familiar contra la obesidad infantil

Una vez a la semana los padres deben crear un menú familiar que sea balanceado y saludable. Se recomienda tener una planilla con los días de la semana, que se dividen en casillas de almuerzos y cenas. Gracias a esta planificación seremos capaces de ofrecer una alimentación basada en las frutas y verduras. ¿Qué se debe incluir en este menú indicado para niños obesos?

- Parte vegetal
El menú debe estar compuesto en un 50 por ciento de verduras y hortalizas que más toleren y agraden al paladar de los niños y luego avanzar de forma progresiva con otras opciones. Una de estas opciones debe ser cruda, en ensaladas, para obtener los nutrientes de una mejor forma.

- Parte proteica
Compuesta de un 25 por ciento donde se deben ofrecer distintas opciones de proteínas en almuerzos y cenas. Priorizar legumbres, pescados blancos, carnes magras, huevos y lácteos.

- Parte integral
Compuesto por el 25 por ciento restante en el plato, en esto incluimos arroz, patatas, boniatos, pastas y panes integrales.

- Postre
La opción principal siempre deben ser las frutas.

El agua debe ser la fuente principal de hidratación, especialmente durante la comida como reemplazo de los zumos o refrescos.

¿Los niños tienden a tomar más grasa de la necesaria?

Niños que toman mucha grasa

Lamentablemente los hábitos alimenticios de los infantes han empeorado, porque los niños no se adhieren a dietas balanceadas y se inclinan hacia opciones más insalubres. Como el aumento de consumo de grasas saturadas, azúcares simples, bebidas azucaradas o refrescos, mayores proteínas y una disminución del consumo de fibra.

Todo ello (junto al sedentarismo) conduce a un aumento de la adiposidad (grasa), llevando hacia la obesidad y sobrepeso infantil y adolescente. Además, hay un aumento en comorbilidades asociadas como la diabetes tipo II, tensión arterial elevada, altos depósitos de grasa en el hígado, etc. Las cuales quedan como afecciones a lo largo de la vida adulta.

¿Cómo saber si la ingesta de grasa es elevada en los niños? Lo primero que hay que hacer es controlar el índice de masa corporal (IMC) que se consigue dividiendo el peso entre la altura del niño al cuadrado. Estos datos son controlados por los pediatras, por lo que hay que aprovechar las consultas y revisiones para saber si los pequeños están llevando un estilo de vida saludable.

Por otro lado, los factores de riesgos más significativos son la inactividad física o sedentarismo, el tiempo excesivo en las pantallas y una mala alimentación que no aporta los nutrientes necesarios para fortalecer el sistema inmune.

En especial, porque los niños en la actualidad tienen un mayor consumo de grasas saturadas poco recomendadas y un menor consumo de ácidos grasos nutricionales como el omega 3 o DHA. Los niños deben consumir un aproximado de 20 por ciento a 35 por ciento de grasas saludables en la dieta diaria.

La educación y práctica nutricional sobre una dieta balanceada y tener una actividad física continua, debe ser responsabilidad del hogar y de la escuela, para garantizar un estilo de vida adecuado en todos los niños y adultos.

Puedes leer más artículos similares a Obesidad infantil - Causas, riesgos y menú para niños con sobrepeso, en la categoría de Obesidad en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: