Batch cooking con niños o cómo planificar el menú semanal sin volverse loco

El batch cooking es el secreto para organizar comidas saludables para la familia (y llegar a todo lo demás)

María Machado

Los padres y madres no somos (ni queremos ser) superhéroes. Aunque la maternidad y la paternidad de las películas (y de las redes sociales) es de color rosa, lo cierto es que los padres de verdad tenemos que lidiar con muchos frentes todos los días que complican nuestra tarea: las exigencias del trabajo, una crianza y educación exquisita para nuestros hijos, llevarles a todas las extraescolares... ¡y encima planificar el menú semanal y que este sea saludable! En este último punto de esta ecuación casi imposible en la que pretendemos convertir nuestras vidas y las de los niños, entra el batch cooking.

¿Qué es el batch cooking y cómo hacerlo con niños?

Cómo hacer batch cooking con los niños

¿Batch qué? Te estarás preguntando... Este término se ha popularizado en las redes sociales para nombrar el intento (y deseo) de amortizar al máximo el tiempo que pasamos en la cocina. Pero, ¿cómo podemos hacer que realmente funcione en nuestro hogar? Hemos hablado con María Marín, creadora de la red social 'Cenas para peques', para que nos dé todas las claves del batch cooking. ¿Podremos llegar a todo y que nuestros hijos coman bien?

La primera pregunta a María está clara: ¿Cómo lo podemos hacer los padres para llegar a todo, incluso a la alimentación saludable de nuestros hijos? Su respuesta es igual de clara: 'Organización; organización sin volverse locos. A veces es complicado, porque queremos llegar a todo. Nos exigimos mucho, y tampoco pasa nada si, a veces, tenemos que dejar algunas cosas de lado y priorizar otras'.

En lo que se refiere a la organización de las comidas en casa... ¡ya sabes! ¡Batch cooking! Aunque ahora se le dé este nombre tan moderno, no es otra cosa que lo que ya hacían nuestras abuelas y madres (abuelos y padres, también): sacar el máximo provecho posible al tiempo que pasamos cocinando. Esto se traduce en planificar bien los menús y cocinar al mismo tiempo varias recetas, que luego comeremos a lo largo de la semana.

Es decir, pasas una hora o dos horas del fin de semana en la cocina y tratas de hacer de golpe varios platos, que luego se almacenan en la nevera o congelador para el resto de la semana ir más tranquilos al hacer las comidas y las cenas. A veces, se trata de preparar el plato completo, pero otras veces solo se adelantan algunas de sus elaboraciones (sobre todo las que llevan más tiempo) para ir más desahogados.

Por qué usar el batch cooking con tus hijos en casa

Por qué hacer batch cooking en casa y en familia

Solo con saber un poco qué es el batch cooking es fácil darse cuenta de los beneficios de hacerlo: ganar tiempo y planificar los menús semanales. Sin embargo, los beneficios de implementarlo como hábito familiar son varios:

1. Nos ayuda a comer de forma más saludable
Cuando vamos con prisas, cogemos y cocinamos lo más rápido que tenemos en la nevera, que casi nunca se corresponde con la opción más saludable. Gracias al batch cooking, tendremos recetas fáciles y sanas siempre casi preparadas esperándonos.

2. Pensamos bien en qué ofrecemos a los niños
Además, al organizar el menú con antelación, podremos asegurarnos de que estamos dando a nuestros hijos todos los grupos de alimentos que necesitan para que su dieta sea variada y saludable. No podemos olvidar que, según señala la iniciativa 'Healthy Eating Plate' de Havard Medical School, el plato que le ofrezcamos a nuestros hijos debe contener frutas y verduras (la mitad de su cantidad total), pero también cereales integrales (una cuarta parte) y proteínas saludables (otra cuarta parte).

3. Ahorramos dinero y, lo que es más importante, aprovechamos mejor los alimentos
El batch cooking nos obliga a planificar los menús semanales, por lo que ahorraremos dinero al comprar solo lo que necesitamos. Además, pensaremos en más recetas para aprovechar lo que sobre, algo muy ventajoso tanto para nuestro bolsillo como para el medioambiente.

No podemos olvidar que, según FAO (La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) se estima que alrededor de un tercio de los alimentos del mundo se despilfarra cada año.

Ideas para cocinar con niños con batch cooking

4. Vamos más tranquilos entre semana
Con los deberes, las extraescolares, los recados, etc. muchos días nos encontramos con muy poco tiempo para preparar la cena. Si la tenemos preparada o casi lista, porque hemos dedicado cierto tiempo del fin de semana al batch cooking, tendremos esa tranquilidad.

5. En parte, nos quitamos esa sensación de 'no llegar a todo'
Al saber que contamos con tener el respaldo de la comida casi preparada, nos sentiremos menos agobiados y, en parte, nos descargaremos de esa sensación de no tener tiempo para todo. La propia María Marín asegura que el batch cooking le produce una sensación de paz interior que le ayuda a sentirse mejor.

6. Tenemos la oportunidad de cocinar con los niños
El tiempo de batch cooking puede convertirse en un rato genial de cocina familiar; una excusa perfecta para pasar un momento divertido cocinado, al tiempo que fomentamos la autonomía de los niños y les enseñamos a preparar ricas recetas.

Ejemplos para planificar el menú semanal con batch cooking

Planificar el menú semanal de los niños

Ahora que ya tenemos claro qué es el batch cooking y por qué llevarlo a cabo en casa, veamos algunos ejemplos de cómo utilizarlo en nuestro menú.

- Lo primero es asegurarnos de que tenemos todo preparado para hacer batch cooking. Esto significa planificar menús para los siguientes días y comprar todos los ingredientes necesarios para prepararlos. Pero también debemos asegurarnos de tener recipientes o tuppers suficientes para guardar todas las elaboraciones, ¡y sitio en el refrigerador!

- Las verduras y hortalizas deben ser nuestro ingrediente principal para toda la semana. Podemos aprovechar para cocinarla de distintas formas y, así, ganar tiempo. Por ejemplo, podemos hacer al vapor una calabaza que utilizaremos para hacer una crema, pero también podemos preparar calabaza rellena de pavo, o utilizarla de guarnición para un pescado... ¡o incluso hacer tortitas de calabaza para el postre!

A los niños les encantará. Proponles el reto de que busquen distintas recetas creativas para preparar las frutas y verduras de formas diferentes.

- Cada semana, podremos elegir algunos tipos de verduras y plantearlas en diferentes tipos de cocinados. Por ejemplo, haremos berenjena asada al horno, brócoli al vapor, calabacín y champiñones salteados...

- Seguro que varias de nuestras recetas van a usar cebolla y ajo pochada o quizá un sofrito de pimiento verde y tomate. Por eso, cuando cortemos estas hortalizas y las friamos, hagámoslo teniendo en cuenta que las vamos a utilizar en dos o tres recetas.

- Si para un día hemos pensado hacer una ensalada de garbanzos cocidos, con pimiento verde y tomate cherry, podemos separar una parte de los garbanzos para preparar hummus para una cena. En el día de batch cooking, aprovecharemos para cocerlos y triturarlos para el hummus (no deberemos preparar la ensalada aún, solo adelantarla para ese día que la tengamos planificada).

- Ten siempre en la despensa o nevera alimentos comodín que quedan bien en multitud de recetas. Te ayudarán a completar rápidamente un plato que ha quedado escaso o cojo. Estos alimentos dependen de los gustos de la familia pero, por ejemplo, podemos utilizar atún en conserva, dados de calabacín, setas...

¡Viva el batch cooking! Que además de ser un método de cocinar... ¡es una herramienta para garantizar nuestra buena salud mental (al menos, en parte)!

Puedes leer más artículos similares a Batch cooking con niños o cómo planificar el menú semanal sin volverse loco, en la categoría de Dietas y menús infantiles en Guiainfantil.com.