Cumpleaños infantiles, promotores de la obesidad y mala alimentación

Cómo organizar divertidos eventos para niños con comida saludable

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

La obesidad infantil se ha convertido en la pandemia del siglo XXI. Como padres tenemos la responsabilidad de ofrecerles a nuestros hijos una buena alimentación que evite que esta plaga se siga propagando. Una de las cosas que podemos hacer es empezar a cambiar a los alimentos que ofrecemos en los cumpleaños infantiles, promotores de la obesidad y la mala alimentación. ¿No te lo crees? ¡Atenta al análisis que hacemos de una celebración típica!

Los cumpleaños infantiles incitan a la obesidad y a los malos hábitos alimenticios

cumpleaños infantiles y obesidad y mala alimentación

Las fiestas, celebraciones o cumpleaños tienen una gran tradición de ofrecer alimentos poco adecuados para la dieta infantil. Esto no constituiría un serio problema si estos días se contasen con los dedos de una mano, pero cada vez más los niños tienen invitaciones a cumpleaños casi semanales, afectando cada vez más a su alimentación y sobre todo a los hábitos de vida que están aprendiendo, y contribuyendo desgraciadamente a los datos de obesidad infantil en los países desarrollados.

Y es que los menús que ofrecen estos cumpleaños infantiles dejan mucho que desear y se alejan de lo que los padres consideramos una alimentación sana y equilibrada para nuestros hijos. ¿Sabes a que nos referimos?

- Bebidas
Ya sean carbonatados o no, los refrescos no son nada adecuados en la alimentación infantil. Todos contienen cantidades elevadas de azúcares sencillos de absorción rápida (obesidad, diabetes, caries…) o, en su defecto, en el caso de los denominados 0%, contienen edulcorantes artificiales que, en el mejor de los casos, promueven la hiperactividad y algunos trastornos de comportamiento, pero que además, según los últimos estudios en animales han revelado, podrían tener relación con la aparición de cáncer.

- Aperitivos salados
El exceso de sal se relaciona con la aparición de hipertensión arterial y otros problemas cardiovasculares severos en la edad adulta, pero que, obviamente, pueden tener su origen en la mala alimentación en la infancia.

- Comida/merienda
Por una parte, los sándwiches, elaborados con pan de molde, contienen muchas más grasas, saturadas e hidrogenadas, que el tradicional pan de barra. Adicionalmente, se elabora con harinas refinadas, por lo que contiene mayor cantidad de carbohidratos sencillos, y muy poca -o nada- cantidad de fibra.

El relleno de los sándwiches puede ser variado, desde untables de cacao y avellanas, con grandes cantidades de grasas y azúcares, patés o quesos, pasando por los típicos fiambres, que, si no son de buena calidad podrían contener, además de grasas saturadas, altas concentraciones de nitratos y nitritos, precursores de las temidas nitrosaminas, cancerígenas.

- Chuches
Además de un exceso de azúcar, las chuches se elaboran con gelatinas, espesantes, y otros tipos de aditivos artificiales que podrían tener efectos nocivos en la salud de los más pequeños.

- Tarta
¿Dónde ha quedado aquel bizcocho relleno de chocolate que hacia las delicias de los niños en los años 80? Cada vez más las tartas incluyen coberturas de azúcar, ganache o buttercream (mezcla de azúcar y mantequilla), haciéndolas literalmente una bomba para el organismo. No solo nos excedemos en el azúcar simple, que no debería superar el 5% de las calorías diarias, sino también en las grasas saturadas y el colesterol que aportamos con estos tremendos pasteles.

Cómo organizar cumpleaños infantiles saludables 

cumpleaños infantiles saludables

Aunque esto pueda parecer extremista, no lo es tanto, ya que haciendo pequeñas modificaciones podemos escoger opciones algo menos perjudiciales para la salud de nuestros hijos. Aquí van algunos ejemplos que puedes empezar a aplicar de cara a las próximas celebraciones con niños

- Zumos naturales en lugar de refrescos
Si, los zumos no son ideales porque aportan el azúcar libre de la fruta y nada de fibra, pero, al lado de los refrescos son tremendamente mejores.

- Palitos de pan y palomitas en lugar de aperitivos salados
Tienen mucha menos cantidad de sal, pero también atractivos para los peques de la casa.

- Rebanadas de pan de barra con untables hechos en casa en lugar de sandwich
Como paté de atún, de jamón york e, incluso, con tomate y jamón serrano. Si escogemos ingredientes de calidad, el producto final también lo será.

- Fondue de chocolate con frutas en lugar de chuches
Los niños se verán obnubilados por el fluir del chocolate y se comerán las frutas sin pensarlo. Plátano, manzana, fresas, frambuesas, melocotón, mango… ¡las opciones son casi infinitas!

- Bizcocho casero sin cobertura o con cobertura de chocolate -lo más puro posible- y decorándolo con frutas naturales
Otra opción interesante para evitar el exceso puede ser elaborar pequeñas porciones individuales, como mini magdalenas, a las que podemos añadir una pequeña cantidad de cobertura, limitando así la cantidad que los niños consumen.

No se trata de evitar por completo el azúcar o la grasa, ya que sabemos que en las ocasiones especiales siempre se producen excesos, pero sí debemos intentar escoger las opciones más saludables dentro de las disponibles.