4 divertidos juegos para conseguir que el niño pruebe nuevos alimentos

Se considera que el niño rechaza los alimentos, tras exponerse unas 7 u 8 veces al mismo

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Son muchos los niños y niñas que, al inicio de la introducción de la alimentación complementaria después de la leche de fórmula o leche materna (entre los 6 y los 24 meses), muestran ciertas dificultades en este nuevo aprendizaje e, incluso, en algunos casos rechazo. ¿Qué podemos hacer cuando eso falla? ¿Por qué nuestros hijos son tan sensibles ante nuevas texturas? A continuación, desde Guiainfantil.com te proponemos 4 divertidos juegos para conseguir que el niño pruebe nuevos alimentos. 

Cuándo se habla de rechazo infantil a la alimentación 

divertidos juegos para conseguir que el niño pruebe nuevos alimentos

Existen numerosos métodos que hablan de la importancia de dos aspectos a la hora de la introducción de los nuevos alimentos en la dieta del niño: la exposición y la exploración. Realmente, ambos conceptos son muy importantes para ofrecer a nuestros hijos la oportunidad de experimentar diferentes alimentos, formas, colores, olores, texturas, temperaturas, etc.

De ahí es que resulte muy importante sentarlos frente a nuevos alimentos diariamente, para que poco a poco los exploren. Tras una media de 7 a 8 veces de exposición, según los últimos estudios, los niños acaban por aceptar novedades como cotidianas.

Hablamos de rechazo infantil a la alimentación cuando frente a diferentes texturas y grupos de alimentos se produce en el niño algunos de los siguientes síntomas bajo peso, demora de más de 30 minutos en la ingesta, lloro o irritabilidad a la hora de comer. 

Todo niño requiere de un tiempo de adaptación a cualquier cambio, y será importante permitirle opciones de exploración y de exposición como comentábamos anteriormente. Si ello resulta insuficiente es probable que pudiese beneficiarse de una estimulación por parte de especialistas en deglución (logopedas). Los tres sencillos ejercicios que os contaremos a continuación solo son un breve resumen de todo aquello que se podría llegar a hacer en mano de terapeutas especialistas en estimulación infantil temprana. 

Juegos para niños que se niegan a probar nuevos alimentos

rechazo alimentos

Cuando el niño o niña no explora por su propia voluntad, sea por falta de interés o incluso por alguna dificultad añadida como la movilidad, será importante acercarles y provocarles gradualmente estas experiencias que, de lo contrario, se perderían. Para ello te proponemos una serie de dinámicas, que básicamente, consisten en reducir su sensibilidad ante los estímulos nuevos a través de sencillos pasos: 

1. Estimulación a nivel de pies
La planta, la parte superior de los pies y entre los dedos son zonas muy sensibles del cuerpo en la que podemos empezar a probar texturas (objetos ásperos, suaves, plásticos, telas, frío, caliente, cremas...) e, incluso, manchar con distintas comidas (triturados, frutas, etc.). Si hay rechazo y sensibilidad a nivel de los pies, es lógico pensar que, en la boca, una zona mucho más sensible, pueda haber cierta negatividad a probar ciertos alimentos. 

2. Estimulación a nivel de manos
Como segundo paso, justo después de mejorar y entrenar si se requieren los pies, haremos algo muy parecido a nivel de manos. Trabajaremos con la misma idea de texturas y comidas, manchando la planta de la mano, la parte superior y también entre los dedos.

3. Estimulación a nivel de cara
Como tercer paso y acercándonos gradualmente hacia la boca, también aprovecharemos para jugar con texturas y comidas, manchando mejillas, mentón e, incluso, los labios. Siempre recomendando suavidad y caricias, permitiendo que el pequeño permanezca manchado para que el olor pueda estimular su apetito.

4. Estimulación a nivel de boca
Como cuarto y último paso, podríamos empezar a presentar el sabor dentro de la boca. Bajo consignas de suavidad, incluso empezando a introducir el sabor con nuestros dedos o sus propios dedos manchados, antes de empezar con un objeto externo, como puede ser la cuchara de plástico o metal.