9 señales para detectar la deglución disfuncional en niños

Los niños con deglución atípica tiene dificultades para tragar

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Pocas veces nos paramos a pensar en la complejidad de la deglución, es decir, en todos los movimientos y fuerzas necesarias para desplazar la comida desde la boca hasta el estómago. Puede parecer que es una acción automática y, por lo tanto, damos por hecho que va a ser correcta. Sin embargo, se puede dar una deglución disfuncional en niños.

Es frecuente encontramos con distintas alteraciones en los niños. Es el caso, por ejemplo de los niños que tardan mucho en comer o, incluso, que tragan sin apenas masticar; los niños cuyos mordiscos son muy pequeños o, por el contrario, prefieren tener en la boca grandes cantidades; los niños que hacen mucha fuerza para tragar e, incluso, se puede ver la lengua contra los dientes; etc.

Dadas todas estas alteraciones, es necesario resolver, en primer lugar, dos de las principales preguntas acerca de los problemas en la deglución. Nos plantemos cómo sería una correcta deglución y qué aspectos pueden indicar que existe una deglución atípica

9 consejos para detectar la deglución disfuncional en niños

Toma nota de estos consejos para detectar la deglución disfuncional en niños

En la boca, durante la deglución, podríamos identificar dos importantes momentos: uno referente a la preparación de lo que llamamos el bolo, y otro que consiste en la propulsión o el lanzamiento de este bolo hacia el interior de la boca. Entendiendo estas dos fases, será mucho más fácil comprender qué aspectos son correctos y qué otros son incorrectos.

Estas son las 9 señales a las que debes estar atento para detectar la deglución disfuncional en los niños, tanto en la fase de preparación como en la de propulsión. 

- Fase de preparación
En esta primera fase de preparación, los niños deben cortar el alimento con los dientes centrales y triturarlo correctamente con los dientes posteriores. Mientras la lengua ayuda a transportar el alimento de un lado a otro de la boca y va dando forma al bolo. En este primer momento, estos son los indicadores que suelen considerarse incorrectos:

1. Un excesivo uso y ruido de la lengua contra el paladar.

2. Intento de triturar con los dientes centrales en vez de posteriores.

3. Poco movimiento de mandíbula o dificultad para masticar.

4. Velocidades excesivamente rápidas o lentas.

5. Bolo poco definido y/o con demasiados restos.

- Fase de propulsión
En esta segunda fase, los niños deben colocar el alimento encima de la lengua y, con la ayuda de una ligera presión de la punta de la lengua en el paladar, justo detrás de los dientes, conseguir que todo el alimento de la boca pueda caer hacia el interior. Estos son las señales consideradas incorrectas y, por tanto, apuntan hacia al deglución disfuncional:

6. Una excesiva fuerza de la lengua contra los dientes.

7. Presencia de malformaciones en los dientes centrales.

8. Restos numerosos de comida después de tragar.

9. Mucha fuerza y tensión a nivel de cuello.

Ante una preocupación y presencia de varios de los indicadores anteriormente comentados, no dudes en acudir a un logopeda. Esta consulta no se puede obviar, ya que cuando la deglución se encuentra alterada puede provocar malformaciones en los dientes y/o ocasionar momentos de poco confort durante las comidas.