Los niños toman más grasa de la recomendada. Causas de obesidad infantil

La mala alimentación y el sedentarismo están detrás de la pandemia por obesidad

Rosaura Leis

Proporcionar una alimentación saludable durante la infancia es fundamental para garantizar la salud de los niños y evitar el desarrollo de enfermedades. Lamentablemente, la obesidad infantil es tan frecuente que se ha convertido en una pandemia mundial. Además del sedentarismo, entre las causas de esta encontramos que los niños toman más grasa saturada de la recomendada. Los alimentos procesados han desplazado las frutas y las verduras, lo que ha provocado un aumento de los niños obesos.

Por lo que a continuación estaremos hablando sobre las consecuencias de la obesidad infantil y cómo cuidar la alimentación de los niños durante su infancia.

La cantidad de grasa que los niños necesitan

Los niños toman más grasa de la necesaria

¿Los niños tienden a tomar más grasa de la que necesitan? Efectivamente, como respuesta general diríamos que sí; los niños han empeorado su alimentación con el pasar de los años y cada vez se están alejando más de lo que debería ser una dieta adecuada para garantizar su salud, no solo en la infancia sino también al momento de la adultez.

Este cambio negativo ha llevado a un consumo elevado de grasas saturadas y azúcares simples, en alimentos como chucherías, frituras, bebidas azucaradas y comidas procesadas, lo que conlleva a una disminución de consumo de alimentos ricos en fibra. Como consecuencia, las frutas y verduras han sido desplazadas por estos alimentos poco nutritivos para los niños.

Existen padres que pueden ser muy permisivos con las comidas que ingieren sus hijos, teniendo la excusa de que, como son pequeños hay que complacerlos o que eso no les afectará al crecer. Pero estas son creencias erróneas, ya que, existen estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud) que demuestran que los niños que presentan obesidad en su infancia, también pueden hacerlo en su adultez.

La mala alimentación y otras causas de la obesidad infantil

Causas de la obesidad infantil

Al no ofrecer una dieta saludable a los niños, sino inclinarnos hacia un tipo de alimentación donde las grasas dominan, aumenta la adiposidad de los más pequeños, reflejándose en obesidad y el sobrepeso infantil y juvenil. Como dato a tener en cuenta, son tantas las cifras elevadas a nivel mundial de este problema que es considerado una pandemia.

Como recoge también recoge el informe 'Acabar con la obesidad infantil' de la OMS, el aumento de la adiposidad también conlleva un aumento en enfermedades de comorbilidad asociadas que usualmente no están ligadas a los niños pero que pueden presentarse en estos casos, tales como la diabetes tipo II, aumento de colesterol, tensión arterial elevada, hígado graso, etc. Suponiendo una alta tasa de morbilidad a la edad adulta.

Otro punto a resaltar, es que la obesidad trae una disminución de nutrientes, como lo es el calcio, el hierro y la vitamina D, por ende hay una alta vulnerabilidad en enfermedades autoinmunes e infecciosas. No porque ya no se produzca, sino porque el organismo deja de absorberla correctamente.

¿Mi hijo toma demasiada grasa saturada?

Las grasas saturadas y los niños

¿Cómo podemos saber si nuestro hijo o hija está consumiendo más grasas de las necesarias? Lo primero que se debe hacer es controlar el peso corporal y el índice de masa corporal, esto se lleva a cabo por los pediatras, quienes tienen las tablas de peso y talla acordes a la edad con la que chequean a cada niño. Con esa información, el pediatra puede determinar si el niño lleva un estilo de vida saludable o si tiene un riesgo de obesidad.

Sin embargo, la obesidad no solo es causada únicamente por una mala alimentación, sino también por la falta de actividad física y un tiempo excesivo en las pantallas (de televisión o computadoras), lo cual hace que la grasa corporal aumente.

Entonces, ¿hay que dejar de dar grasas a nuestros hijos?. No, lo que hay que evitar son las grasas trans, es decir, aquellas que se encuentran en los alimentos procesados y azucarados, así como en los alimentos mayormente fritos. En su lugar hay que proporcionar más grasas saludables poliinsaturadas y ácidos grasos de cadena larga como el Omega 3 o DHA, que son esenciales para el desarrollo cerebral.

Mientras vayan creciendo, la dieta debe ser adaptada para cada niño o niña según su condición física y edad (en cuanto a agregar o eliminar alimentos específicos) pero siempre debe ser balanceada, nutritiva y variada. Lo que implica que debe existir las grasas ya que estas corresponden al 20-35% de la dieta infantil, mientras que las grasas saturadas no deben superar el 10%.

Puedes leer más artículos similares a Los niños toman más grasa de la recomendada. Causas de obesidad infantil, en la categoría de Obesidad en Guiainfantil.com.