El hígado graso en los niños y la obesidad infantil

Causas, síntomas y diagnóstico del hígado graso en los niños

Víctor Espinoza Román

La obesidad infantil es un grave problema de salud mundial caracterizado por un aumento de grasa corporal en los niños. La obesidad acarrea una serie de problemas en la salud de los niños. En este caso nos ocuparemos de hablar acerca del hígado graso en la edad pediátrica.

Te explicaremos qué es el hígado graso y qué relación existen entre el hígado graso en los niños y la obesidad infantil.

La estrecha relación entre el hígado graso en los niños y la obesidad infantil

El hígado graso en los niños puede provocar obesidad infantil

¿Sabes qué es exactamente el hígado graso? Es la acumulación excesiva de grasa (triglicéridos) en el hígado, la cual puede llevar a un mal funcionamiento y un grado variable de afectación de este importante órgano, que va desde la simple acumulación de grasa en el hígado sin síntomas asociados, pasando por la fibrosis hasta llegar la cirrosis.

El hígado graso es una enfermedad relativamente nueva,  fue descrita por primera vez en el año de 1983 asociada con el incremento de la obesidad infantil. De hecho, el el hígado graso es la causa más frecuente de enfermedad hepática en preadolescentes y adolescentes de países desarrollados.

Causas y síntomas de hígado graso en la infancia

El principal factor de riesgo del hígado graso es la obesidad, de hecho, más 90% de los niños que presentan hígado graso son obesos.

La acumulación de grasa (tejido adiposo) en el abdomen o parte media del cuerpo es uno los principales factores de riesgo para desarrollar hígado graso, de ahí que los hombres tengan mayor riesgo de desarrollar hígado graso que las mujeres, quienes tienden a acumular la grasa hacia zonas bajas como las caderas.

El hígado graso se presenta con mayor frecuencia en niños a partir de los 10 años de edad, sin embargo se puede desarrollar tan temprano como se desarrolle la obesidad desde los 2 años de edad.

¿Y cuáles son los síntomas o datos clínicos del hígado graso en niños? La mayoría de los niños con hígado graso no tienen síntomas. Cuando se presentan estos síntomas, suelen ser poco específicos, como:

  • Dolor abdominal difuso en la parte superior derecha del abdomen.
  • Cansancio, malestar general.
  • En más raras ocasiones crecimiento del hígado.   
  • La acantosis nigricans (manchas negras en el cuello) está presente hasta en el 90% de los niños con hígado graso
  • En los estudios de laboratorio se puede encontrar un aumento en las enzimas hepáticas (transaminasas) y elevación de triglicéridos en sangre

Diagnóstico y tratamiento del hígado graso en los niños

La identificación oportuna de los niños con sobrepeso y obesidad es necesaria para evitar el desarrollo del hígado graso y sus complicaciones como la cirrosis.

El ultrasonido es el estudio más frecuentemente utilizado para detectar hígado graso, es un estudio no invasivo, de fácil acceso y bajo costo.

La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica recomienda realizar un ultrasonido abdominal en búsqueda de hígado graso en todos los niños obesos mayores de 3 años de edad.

La biopsia hepática es el estudio más específico para establecer el diagnóstico definitivo, además puede determinar el daño hepático y la existencia de fibrosis, sin embargo es un procedimiento invasivo y de alto costo, así que se reserva solo para cuando se sospeche una enfermedad hepática avanzada.

El tratamiento va encaminado a mejorar el estilo de vida del paciente, sus hábitos de alimentación y la actividad física, con la finalidad de disminuir la obesidad y grasa corporal.

Recordemos que en la edad pediátrica no solo se tiene que cambiar los hábitos y estilo de vida del menor, sino de la familia completa, de otra manera no funciona.

Una reducción de peso y grasa corporal a base de una alimentación sana y ejercicio son suficientes para revertir en muchas ocasiones la hepatitis asociada con el hígado graso.

En aquellos niños que no responden a las medidas dietéticas y ejercicio, se reserva el manejo farmacológico por parte de un especialista con medicamentos como la metformina  y la vitamina E como antioxidante.

Cómo prevenir el hígado graso en los niños

La mejor prevención para el hígado graso es evitar la obesidad. Es fundamental que sigas estos consejos:

  • Evita las bebidas azucaradas, su ingesta es el principal factor asociado con la obesidad y desarrollo de hígado graso en niños.
  • Activación física, fomenta la práctica de deportes, limita las horas frente a una pantalla como el televisor, tablet o celular, evita el sedentarismo.
  • Sustituye los carbohidratos o azúcares refinados por alimentos de grano entero o integrales.

Al prevenir la obesidad no solo estamos previniendo el hígado graso, también otros problemas asociados como la diabetes tipo 2, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónico degenerativas cada vez más frecuentes en la edad pediátrica, lo que al final se traducirá en una mejor calidad y esperanza de vida.