Cuándo se considera que un niño es obeso

Cómo saber si mi hijo tiene sobrepeso

España es uno de los países a la cabeza de Europa en cuanto al número de niños que presentan problemas de sobrepeso. También es un problema que afecta a niños de Estados Unidos, México, Argentina, Colombia... Tanto es así que se ha convertido en un problema a nivel mundial. Pero, ¿cómo diferenciar a un niño con un poco de sobrepeso de un niño obeso?, ¿cuándo se considera que un niño es obeso?

Cómo saber si un niño es obeso

Cuando un niño es obeso

El peso de los niños ha ido aumentando a lo largo de las últimas décadas, y en la actualidad se puede asegurar que más de un 40% de los niños en edad escolar, es decir, entre los 6 y los 12 años, tienen de una u otra manera problemas de sobrepeso, convirtiéndolo en el principal problema de salud pública del siglo XXI.

Estas cifras son preocupantes para el colectivo sanitario y sobre todo para los nutricionistas infantiles, que tratan de establecer valores concretos con los que determinar cuando un niño sufre sobrepeso y cuando empieza a considerarse obesidad.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a continuar siendo obesos en la edad adulta y, por consecuencia, tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares a edades más tempranas. Tanto el sobrepeso como la obesidad, así como las enfermedades derivadas de los mismos son en gran medida prevenibles si se previene la obesidad infantil.

Principalmente, los valores utilizados para determinar el peso correcto son el Índice de Masa Corporal (IMC), correlacionándolo con la edad y el sexo del niño, siguiendo los patrones de crecimiento establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para niños y adolescentes. 

El IMC es una cifra que relaciona el peso y la altura. Se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura [m2]). En la edad adulta puede considerarse que una persona presenta sobrepeso si su IMC se encuentra por encima de 25 y obesidad si se encuentra por encima de 30.

En el caso de los niños la cosa es más complicada porque, debido a que aún se encuentran creciendo a diferentes velocidades dependiendo de su edad y sexo, estos se convierten en otros factores a tener en cuenta que no se incluye en los cálculos para adultos.

De una manera estricta, se considera sobrepeso cuando el IMC para la edad y el sexo del niño se encuentra más de una desviación típica por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS, y obesidad cuando el valor del IMC para la edad y el sexo del niño en cuestión supera con más de dos desviaciones típicas la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.

Además de estos valores, los profesionales sanitarios pueden tener en cuenta otros factores relacionados con el estilo de vida del niño para determinar si su peso es normal o problemático.