Quedarse embarazada con síndrome de ovarios poliquísticos es posible

Este síndrome es un desorden hormonal que hace que los ovarios no funcionen bien

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica

Quedarse embarazada con síndrome de ovarios poliquísticos es difícil, pero no imposible. Puede llevarte más tiempo, pero el deseo de tener a tu bebé en tus brazos se realizará tarde o temprano. Lo primero de todo es conocer y definir el término ovarios poliquísticos, porque muchas veces su significado puede no ser el que creemos. Vamos a intentar aclararlo y, sobre todo, diferenciarlo del síndrome de ovarios poliquísticos (SOP).

La dificultad de quedarse embarazada con síndrome de ovarios poliquísticos

 quedarse embarazada con síndrome de ovarios poliquísticos

Cada mes durante nuestra vida fértil, los ovarios expulsan un óvulo (a veces más de uno) a mitad de nuestro ciclo. Es lo que conocemos como ovulación. Esos óvulos se han ido desarrollando en una especie de saquitos llamados folículos. Cada ciclo, un grupo de folículos comienza a crecer, y generalmente uno de ellos lo hace más rápido. A mitad de ciclo, este folículo dominante se rompe, expulsando el óvulo que había en su interior.

Cuando una mujer tiene ovarios poliquísticos, quiere decir que al hacerle una ecografía se ha observado que sus ovarios son más grandes de lo habitual y que presentan muchos folículos (generalmente más de 12) y muy pequeños, a veces formando una espiral. Es decir, aunque los llamemos 'poliquísticos', no quiere decir que tengan quistes, sino folículos que no se han terminado de desarrollar.

Es frecuente que una mujer tenga ovarios poliquísticos y no lo sepa porque no tiene ningún síntoma, y se entera al hacerse una ecografía ginecológica. En otras mujeres, los ovarios poliquísticos se asocian a ciclos irregulares, dificultades de ovulación, obesidad, acné, hirsutismo… Entonces estaríamos hablando de algo más complejo, el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).

Este síndrome es un desorden hormonal que, entre otras cosas, hace que los ovarios no funcionen bien. Para diagnosticarlo se tienen que dar al menos dos de estas tres circunstancias:

- Que en la ecografía se observen ovarios poliquísticos.

- Que haya signos de hiperandrogenismo (exceso de hormonas masculinas) tales como hirsutismo (vello en zonas poco habituales en las mujeres, como en  la cara, el cuello o la espalda), acné, alopecia o desórdenes metabólicos (obesidad, diabetes…).

- Que la mujer no ovule todos los meses (ciclos anovulatorios), lo que se manifiesta por ciclos irregulares, retrasos menstruales o dificultad para quedarse embarazada.

En los últimos años se ha visto que estas alteraciones vienen por un aumento de la resistencia a la insulina. ¿Qué quiere decir esto? La insulina es una hormona que hace que la glucosa (azúcar) entre en las células para ser utilizada y así baje su concentración en la sangre. Si hay resistencia a la insulina quiere decir que ese sistema no funciona bien, y se necesita más insulina para conseguir que baje el azúcar. Si esto se prolonga en el tiempo, puede desembocar en diabetes y otras enfermedades como hipertensión u obesidad. 

Pero, ¿por qué tiene que ver esto con los ovarios? La insulina estimula la producción de andrógenos (hormonas masculinas) en el ovario, así que si hay mucha insulina habrá también más andrógenos, que son los responsables de muchos de los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos.

Tratamiento del síndrome de ovarios poliquísticos

Tu médico puede explicarte distintas opciones de tratamiento para el síndrome de ovarios poliquísticos, desde anticonceptivos para regular los ciclos y dejar los ovarios en reposo, antidiabéticos para mejorar la existencia a la insulina, o inductores de la ovulación… Pero lo mejor es ir a la raíz: si corregimos la resistencia a la insulina, disminuirán los andrógenos y mejorarán también los síntomas de SOP.

La resistencia a la insulina aumenta por una falta de hábitos de vida saludables. Aquí tienes unos cuántos consejos para combatirla: 

- Dieta sana y equilibrada, poniendo especial énfasis en disminuir los azúcares refinados,  así como alimentos procesados, grasas hidrogenadas…

- Ejercicio diario, como caminar, nadar y yoga.

- Descanso adecuado. No solo nos referimos al sueño nocturno, también a evitar el estrés continuado durante el día. ¡Las prisas no son buenas!

- Además sustancias naturales como la melatonina, que ayuda a la ovulación; los inositoles, que disminuyen la resistencia a la insulina; algunas especias como la cúrcuma, la pimienta negra o la canela, que también mejoran la resistencia a la insulina y tienen efectos antiinflamatorios; o el vitex agnus castus, uno de los más utilizados por ayudar a la hipófisis, la glándula responsable que secretar las hormonas que regulan nuestros ciclos menstruales

Como ves, hay mucho que puedes hacer si tienes síndrome de ovarios poliquísticos y quieres ayudar a tu cuerpo a recuperar su funcionamiento normal y, por tanto, quedarte embarazadaasí que no lo dudes, ¡y manos a la obra!