Cómo controlar los olores en el embarazo - Sensibilidad en el olfato

La hiperosmia es el trastorno a nivel del sentido del olfalo que muchas embarazadas sufren

El embarazo es una gran ilusión para la mayoría de las mujeres, pero también una caja de sorpresas por tantos acontecimientos inesperados, agradables y no tan agradables, como es el caso de la llamada hiperosmia. Se trata de un trastorno a nivel del olfato que supone un aumento exagerado de la sensibilidad hacia los olores, lo cual puede transformar esa emoción del embarazo en una gran incomodidad. Y es que la mujer se hace muy sensible a muchos olores que quizás antes le agradaban, llegando a ser muy fuertes al punto de poder provocar náuseas y vómitos. ¿Cómo controlar los olores en el embarazo?

¿Cuándo se presenta este trastorno conocido como hiperosmia?

hiperosmia en el embarazo

Esta mayor sensibilidad a los olores se presenta más frecuentemente durante el primer trimestre del embarazo y ocurre en un gran porcentaje de las embarazadas. No se trata de un mito o de una exageración, la hiperosmia tiene su basamento científico.

Lo normal es que la hiperosmia desaparezca espontáneamente después del primer trimestre y si se llega a mantener después del embarazo, hay que esperar y tener paciencia para que el olfato vuelva a la normalidad.

En un pequeño porcentaje de las embarazadas se puede presentar otro trastorno del olfato llamado anosmia, que es la ausencia completa del sentido del olfato, causado por la congestión de las fosas nasales, que también es temporal. Suele producirse durante las 12 primeras semanas de gestación y su resolución, igualmente que la hiperosmia, es espontánea. ¿Cuáles son esos olores que las embarazadas refieren como más desagradables?

- El tabaco o cigarrillo. Incluso puede suceder en mujeres que tenían el hábito de fumar antes del embarazo.

- Perfumes o colonias. Sobre todo la de olores cítricos o de madera.

- Comidas fritas, en donde se usa gran cantidad de aceite que ya haya estado usado para preparar los alimentos.

- El sudor, especialmente del esposo o pareja cuando llega de realizar ejercicios o de ciertos trabajos, como por ejemplo, la mecánica.

- El café. Un aroma que sobre todo en las mañanas forma parte de todo hogar. Durante las primeras semanas de embarazo puede causar el repudio de la embarazada e incluso puede producir náuseas y vómitos.

Causas de la hiperosmia o mayor sensibilidad a los olores durante la gestación

hiperosmia en el embarazo

La principal causa de este trastorno, como casi todo durante el embarazo, es la hiperproducción hormonal o cambios hormonales. El aumento de la producción y secreción de hormonas como los estrógenos, la progesterona y la gonadotropina coriónica causa una mayor irrigación del revestimiento de la mucosa nasal, lo que hace que la embarazada tenga una mayor sensibilidad olfativa.

Otras teorías señalan a una defensa natural del organismo de la mujer embarazada. Algunos autores han determinado que hay un mecanismo de protección de forma automática por parte del propio sistema inmunológico de la embarazada que hace que rechace ciertos olores que pueden ser muy desagradables o nocivos para ella y para su bebé.

Recomendaciones para controlar los olores en el embarazo

controlar olores en el embarazo

Este trastorno no requiere de ningún tratamiento y, aunque como ya he comentado con anterioridad según viene se va, sí que quiero terminar este artículo con algunos consejos que te ayuden a sobrellevar esta situación:

- Evita sitios cerrados donde más se concentran los olores.

- Elimina o reduce el uso de fragancias, perfumes, desodorantes, cremas corporales sobre todo de olores fuertes. Esto incluye la colonia o fragancias que use tu esposo o pareja, ya que muchas veces son estos olores los más fuertes y desagradables.

- Mantén ventilada la casa, con ventanas abiertas, especialmente el dormitorio.

- Si vas a cocinar, hazlo con el extractor de la cocina encendido. Esto hará que se absorban y disipen los olores más rápidamente. Es preferible que tú no lo hagas o compres comida ya preparada en sitios de confianza en cuanto a la higiene.

- Para la limpieza de la casa evita desinfectantes, sobre todo que contengan cloro o los que son de olores cítricos, ya que son los que más producen repulsión.

- Evita colocar ambientadores caseros, sobre todo en los baños, cajones de ropa, armarios y especialmente dentro del coche.

- Prueba a usar velas o dispositivos especiales dentro de la casa o en tu sitio de trabajo para que absorban los malos olores.

- Usa mascarillas en sitios donde no puedas modificar o mejorar el olor que sea desagradable para ti. Recuerda que lo que es agradable para los demás en estos momentos, puede ser para ti muy intolerante, desagradable o nauseabundo.

Puedes leer más artículos similares a Cómo controlar los olores en el embarazo - Sensibilidad en el olfato, en la categoría de Enfermedades - molestias en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: