Por qué tenemos náuseas y vómitos en el embarazo

Náuseas en el embarazo: causas y remedios

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Las náuseas y vómitos en el embarazo son uno de los síntomas más frecuentes al inicio de la gestación, sufriéndolos más de la mitad de las embarazadas.

Además, en ocasiones, afortunadamente no con tanta frecuencia, las náuseas y vómitos pueden durar más allá de las 12 semanas, hasta las 20, y en casos extremos, acompañar a la mujer durante las 40 semanas de embarazo.

Por qué se producen las náuseas en el embarazo

por qué náuseas en el embarazo

La gravedad de los síntomas depende de cada mujer, y el no haberlas sufrido en embarazos previos no asegura que no se vayan a sufrir o viceversa, aunque suelen ser más frecuentes en embarazos múltiples. Además, esta sintomatología puede agravarse en situaciones de estrés, cansancio o ansiedad.

Aunque no siempre las náuseas tienen origen conocido, sí existe una explicación científica detrás de la aparición de algunos casos de náuseas, y lamentablemente, poco se puede hacer para evitarla. Durante las primeras semanas de embarazo, el cuerpo de la mujer produce cantidades muy altas de hormona gonadotropina coriónica humana, relacionándose este aumento en sus niveles con la aparición de náuseas.

En estos casos particulares, las nauseas cesan al alcanzar el segundo trimestre de gestación, ya que la placenta comienza a funcionar a pleno rendimiento. En otras ocasiones, son más hormonas las implicadas en la aparición de las náuseas, como los estrógenos y la tiroxina, en cuyo caso suelen prevalecer hasta cerca de las 20 semanas.

En el peor de los casos, la aparición de las náuseas de extrema gravedad y cuya duración puede alcanzar la totalidad del embarazo puede tener un origen desconocido, por lo que lo único que se puede hacer es tratarlas médicamente y con la dieta.

Dieta para mitigar las náuseas y vómitos en el embarazo

Los alimentos más indicados para mitigar la sensación de nausea son: 

  • Los carbohidratos complejos, que se caracterizan por asimilarse lentamente, son otro de los alimentos clave para controlar las náuseas. Por su parte, los alimentos proteicos y las comidas grasas o con gran cantidad de aceites suelen relacionarse, por regla general, con el resultado opuesto.
  • Los frutos secos son otro aliado a la hora de combatir las náuseas, ya que, además de ayudar a mitigarlas, aportan energía y nutrientes muy valiosos tanto para la madre como para el feto.
  • La vitamina B6, según estudios relativamente recientes, es capaz de atenuar la desagradable sensación de nausea. Además de en los frutos secos, se puede encontrar vitamina B6 en otros alimentos altamente recomendables, como los cereales integrales, el plátano o el aguacate.
  • Alimentos secos, como galletitas saladas o crackers. En general, los alimentos líquidos consumidos con el estómago vacío suelen incrementar el riesgo de aparición de nauseas, por lo que conviene evitarlos, sobre todo a primera hora de la mañana.

Adicionalmente, hacer pequeñas comidas con relativa frecuencia para que el estómago no llegue a estar nunca vacío y mantenerse bien hidratada son buenos hábitos para que las náuseas no nos hagan la vida imposible.