Cuándo se acaban las náuseas y vómitos en el embarazo

¿En qué momento desaparecen las náuseas en el embarazo?

Guiainfantil.com

Cuando estamos embarazadas, los cambios hormonales nos pueden provocan una serie de síntomas como cansancio, malestar, irritabilidad y se agudiza nuestro olfato.

Otra de las molestias del embarazo son sin duda los vómitos y náuseas. Una dolencia muy común sobretodo durante el primer trimestre de gestación

¿Cuándo acaban las náuseas y vómitos en el embarazo?

 ¿Cuándo terminan las náuseas del embarazo?

La futura mamá siente náuseas ante determinados olores, sabores, e incluso puede padecerlas sin que nada externo se lo produzca. Las náuseas van acompañadas en la mayor parte de los casos de molestos vómitos. 

Aproximadamente entre el 70 y el 80 por ciento de las futuras mamás experimentan este malestar. Es tan común durante las primeras semanas del embarazo que incluso puede ser uno de los signos que nos puede hacer pensar que estamos embarazadas.

Las primeras horas de la mañana suelen ser el momento en el que las embarazadas experimentan estos vómitos, aunque también pueden presentarse a lo largo del día.

La rápida elevación de los niveles de la hormona hCG es la causante de estos síntomas que suelen ir desapareciendo después de las doce primeras semanas de gestación. 

En la mayoría de las embarazadas que padecen náuseas, por lo tanto, suelen desaparecer en el tercer mes de embarazo, sin embargo, algunas mujeres las sufren durante toda la gestación. Si además de náuseas, se producen vómitos constantes puede aparecer la hiperémesis gravídica, considerándose una situación de riesgo que requiere el seguimiento médico de la embarazada. 

Cómo tratar los vómitos durante el embarazo

Para evitar las molestias de las náuseas y vómitos durante el embarazo los expertos recomiendan tener en cuenta estos consejos:

- El hambre puede desencadenar náuseas por lo que conviene que la futura mamá evite tener hambre.

- Comer cada poco tiempo en cantidades pequeñas en lugar de cada más tiempo en grandes cantidades.

- Estar bien hidratadas para paliar la pérdida de líquidos producidos por los vómitos.

- Evitar acostarse con el estómago lleno para facilitar la digestión y que ésta no nos impida descansar de forma saludable.

- Ya que las molestias suelen darse con mayor frecuencia por las mañanas conviene tener en la mesilla algunas galletas para tomar antes de levantarse.

- Evitar las comidas muy condimentadas y grasas.

- Alejarse de aquellos olores que nos desencadenan estas náuseas.

- Descansar y evitar el estrés.

Si estos vómitos se extienden más allá del primer trimestre y se presentan de forma extrema podría tratarse de la hiperémesis gravídica que provoca unos vómitos tan intensos y repetidos que pueden llegar a causar la deshidratación de la futura mamá, y puede desencadenar un parto prematuro. Ante esta posibilidad es recomendable consultar con el médico dichos síntomas.