Riesgos de comer ensaladas durante el embarazo

Precauciones a la hora de tomar ensaladas si estás embarazada

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Cuando llega el calor, lamentablemente, es muy frecuente que la embarazada se encuentre inapetente, sobre todo en el primer trimestre.

Uno de los alimentos más apetecibles en verano y en ocasiones uno de los más recomendados para controlar la ganancia de peso durante el embarazo son las ensaladas. Sin embargo, estos alimentos no están lamentablemente exentos de riesgo durante el embarazo, veamos cuales son los peligros de comer ensaladas durante el embarazo.

Cuidados al comer ensaladas durante el embarazo

Cuidados a seguir con las ensaladas durante el embarazo

Sin embargo, y precisamente más aun cuando el calor aprieta, es vital asegurar un buen aporte de nutrientes al bebé, ya que con el sudor se pierden también minerales de gran importancia. Además, es necesario un buen aporte de agua, ya que el riesgo de deshidratación con las altas temperaturas es elevadísimo.

El principal riesgo de las ensaladas es las toxiinfecciones alimentarias. Listeria monocytogenes es uno de los patógenos más frecuentes en las ensaladas ya preparadas. El hecho de que las bacterias puedan atravesar la barrera placentaria de forma natural significa que, en el embarazo, la mujer debe extremar las precauciones en el cocinado de los alimentos, y, sobre todo, el lavado de los que come crudos.

La gran mayoría de las bacterias presentes en los vegetales proceden del suelo, y no van a causar daño alguno ni en la madre ni en el bebé, pero Listeria monocytogenes merece un capítulo aparte. La infección por Listeria monocytogenes, la listeriosis, presenta síntomas fácilmente confundibles con los de una simple gripe, complicando su diagnóstico. Esta bacteria puede causar abortos, partos prematuros, infecciones serias en el recién nacido e incluso la muerte del bebé.

La única defensa que tenemos al alcance es un lavado exhaustivo de las verduras que se van a consumir crudas, incluyendo aquellas que vienen prelavadas, ya que son estas las que más frecuentemente se relacionan con brotes de Listeria. Es recomendable que estas verduras que se van a consumir en crudo se laven con lejía, incluso dejándolas en remojo unos minutos, y que se enjuaguen exhaustivamente tras la lejía, para eliminar restos de la misma.

Otra de las precauciones que deben tomarse en el embarazo cuando la dieta base son las verduras y ensaladas -caso de mamás vegetarianas o veganas-, es asegurar un buen aporte de hierro, calcio, zinc, vitaminas D y B12 y sobre todo de proteínas mediante combinaciones de alimentos.

Conviene recordar que el consumo de al menos una ración de verduras crudas al día es más que recomendable durante el embarazo, ya que las verduras crudas aportan gran cantidad de micronutrientes que, gracias a la ausencia de cocinado, se encuentran en un estado óptimo, por lo que prescindir de las ensaladas no es una opción para la embarazada.

Puedes leer más artículos similares a Riesgos de comer ensaladas durante el embarazo, en la categoría de Dietas - menús en Guiainfantil.com.