Noveno mes de embarazo. Desarrollo del bebé y cambios en la embarazada

Mes 9 del embarazo - ¿Cómo reconocer las contracciones y saber si estoy de parto en el último mes de gestación?

Estás en el noveno mes de embarazo... ¡a punto de conocer a tu bebé! Para que tengas total seguridad de que todo va a ir bien, te contamos qué va a suceder en cada una de las últimas semanas del mes 9 del embarazo. Nos centramos en cómo se desarrolla el bebé y qué cambios siente la embarazada y cómo se prepara para el parto. Estás en la recta final de la gestación, ¡enhorabuena!

Qué ocurre en cada semana del noveno mes de embarazo

Lo que ocurre en el noveno mes de embarazo

El noveno mes de embarazo, la recta final, está lleno de sorpresas y emociones que se viven a flor de piel. Por eso es importante que conozcas cómo va a seguir desarrollándose tu bebé en las semanas 36, 37, 38, 39 y 40 y qué ocurre si el parto tiene lugar más allá de la semana 40.

Qué sucede en la semana 36 de embarazo

En la semana 36 de gestación, el bebé pesa alrededor de 2750 gramos y mide unos 46 centímetros de la cabeza a los pies. Ahora sí que tiene reservas de grasa suficientes, sus pulmones funcionan de forma más autónoma y todos sus órganos internos han completado su desarrollo. Si tu bebé naciera en esta semana, aún se consideraría un feto prematuro ya que su proceso de madurez neurológica todavía continúa.

El desarrollo del bebé en la semana 37

Llegados a esta semana 37, tu bebé pesa ya 2900 gramos y mide unos 47 centímetros, ¡pero qué mayor se ha hecho! Su cerebro y su cráneo seguirán creciendo hasta que llegue el momento del parto y la fina capa de piel que recubría su cuerpo empieza a caerse. Si naciera de ahora en adelante, ya no sería un bebé prematuro.

El bebé en la semana 38 de embarazo

¿A qué es increíble saber que el bebé puede nacer en cualquier momento? ¡Con tanta emoción es normal sentirse agotada! A partir de ahora tu ginecólogo controlará la cantidad de líquido amniótico y la placenta. En la semana 38, el bebé pesa ya 3 kilos y mide cerca de los 47 centímetros, tiene el peso que necesita para nacer.

Aunque has de saber que el tamaño de su cabeza sigue aumentando, también lo hacen su cráneo y su cerebro. Los pulmones comienzan a producir cortisona, ya que necesitan prepararse para que el bebé pueda respirar fuera del vientre materno.

Cada semana del mes 9 de embarazo

Qué va nota la embarazada en la semana 39

Durante esta semana 39 y la siguiente es muy probable que te notes pesada: te cuesta caminar, vestirse se convierte en una odisea y no digamos ya hacer tareas cotidianas como hacer la cama o ir a la compra. Encontrar la posición para estar cómoda no es nada sencillo y, sin embargo, la recomendación de la matrona es que te muevas y camines un poco para favorecer que tu bebé siga en posición boca abajo.

El parto: Semana 40 de gestación

Ha llegado la semana 40 de embarazo y eso quiere decir el final: ¡el bebé podría nacer en cualquier momento! Tu hijo pesa alrededor de 3400 gramos y mide unos 48 centímetros de la cabeza a los pies. Son promedios, ya sabes que cada bebé es un mundo y que lo importante es que sus órganos ya han terminado de madurar.

Además, su cuerpo ya ha acumulado los líquidos suficientes para poder sobrevivir fuera de tu vientre. Es normal que, debido a su tamaño, notes que se mueve menos, pero para que te quedes tranquila puedes realizar el estímulo de golpear suavemente tu tripa con tu mano.

Semana 41-42 de embarazo: mi bebé aún no ha nacido

Cansada, nerviosa y muy emocionada, compruebas que las contracciones no llegan y tu bebé sigue sin nacer. Si todo sigue bien, se esperará hasta la semana 41 + 3 días o incluso hasta la semana 42 para ver si el bebé se decide a salir por su propio medio. No desesperes, ¡es el último esfuerzo! A partir de esa semana se consideraría un embarazo cronológicamente prolongado, por lo que los especialistas optarían por inducir el parto.

Cambios en la embarazada en el mes 9 de embarazo

Cambios de la embarazada de 9 meses

Veamos ahora qué cambios se pueden producir en el cuerpo de la mujer embarazada en el noveno y último mes de la gestación.

- Flujo vaginal abundante
Durante estas últimas semanas de gestación, es posible que notes un aumento del flujo vaginal, tanto es así que puede que llegues a pensar que has roto la bolsa. Has de saber, para tu tranquilidad, que el líquido amniótico es transparente y que el flujo normal es algo más mucoso o de un color blanquecino.

- Leve sangrado del cuello uterino
Puede darse un sangrado cervical cuando el cuello del útero comienza a dilatarse debido a las contracciones. En ocasiones, también pueden aparecer esas hebras de sangre tras una exploración con el ginecólogo o la matrona. Si el sangrado es escaso no tienes nada que temer, en el caso de que veas que es abundante como una regla deberás acudir a urgencias. Ante cualquier duda, pregunta a tu médico.

- Expulsión del tapón mucoso
Junto a un pequeño manchado de sangre, puede producirse la expulsión del tapón mucoso: una secreción pegajosa de un color marrón transparente.

Cómo es la barriga en el noveno mes de embarazo

Mujer embarazada de 9 meses

Estás al final del tercer trimestre y, a lo largo de los meses, has ido observando cómo tu barriga iba creciendo poco a poco. Es posible que en el noveno mes de embarazo notes tu tripa más baja que antes. Esto se debe al encajamiento del feto en la pelvis, algo que también puede provocar dolores costales y reflujo.

Tu matrona sigue controlando tu peso. A estas alturas del mes 9 de embarazo, la ganancia de peso debería rondar entre los 11 y los 15 kilos. No te asustes si de aquí a que se produzca el parto el aumento de peso se detiene o incluso adelgazas un poco, es totalmente normal, y es que tu bebé ya tiene grasa suficiente para salir al exterior.

Recuerda que cada embarazada es un mundo y, por tanto, es posible que tus necesidades y características sean diferentes. No dudes en hacerle a tu médico o matrona todas las preguntas que tengas relacionadas con el noveno mes de embarazo.

Síntomas y molestias de la mujer embarazada de 9 meses

Molestias del mes 9 de gestación

En cuanto a las molestias propias del tercer trimestre del embarazo, detallamos las siguientes y más comunes.

- Falsas contracciones de parto
Conocidas como las contracciones de Braxton Hicks, harán que notes tu tripa más dura (de forma irregular), en especial cuando caminas. ¿Sabías que son contracciones consideradas como el precalentamiento del útero? A diferencia de las contracciones de parto, las de Braxton Hicks no son rítmicas ni regulares ni dolorosas ni tampoco van en aumento. A fin de que puedas estar un poco más cómoda, túmbate cuando te den estas contracciones o toma una ducha de agua caliente.

- Molestias al dormir
Debido al aumento de peso y la emoción de saber que en unas semanas vas a poder acunar a tu bebé, es posible que te cueste mucho más conciliar el sueño por las noches. Unido al dolor de espalda y la hinchazón de pies, cara y tobillos, quizás sea toda una odisea descansar como es debido durante el noveno mes de embarazo.

- Cansancio
Con una barriga tan grande cómo no te ibas a encontrar cansada: te cuesta dormir y te sientes mucho más pesada que antes. El consejo sigue siendo el mismo de siempre: dedícate tiempo a ti, descansa lo que puedas y deja que te mimen mucho.

- Picor generalizado
Algunas embarazadas comentan que notan picor en todo el cuerpo y que incluso observan pequeños granitos en su piel. Técnicamente se le conoce con el nombre de foliculitis pruriginosa y se debe a los cambios hormonales propios de la recta final del embarazo. En el caso de que te sientas muy molesta, ponte en contacto con tu doctor quién considerará si te pone un tratamiento de corticoides.

Recuerda que no todas las embarazadas experimentan estas molestias, simplemente es cuestión de que entiendas qué te podría suceder a partir de ahora para que sepas cuándo es necesario acudir a una revisión de tu médico.

Pruebas médicas a realizar en la recta final del embarazo

Las pruebas médicas en el noveno mes de embarazo

En las semanas 36, 37, 38, 39 y 40, que conforman el noveno mes de embarazo, tu médico especialista te pautará las siguientes pruebas rutinarias:

- Cultivo rectovaginal
En la semana 36 tu médico te programará la prueba médica del cultivo rectovaginal que sirve para descartar la presencia del estreptococo y que, de entrar en contacto con el bebé en el momento del parto, podría causarle una infección. No tienes nada que temer, de ser portadora, el especialista te pautará un antibiótico intravenoso en el momento del parto.

- Control del cuello del útero
La exploración cervical es otra de las pruebas a realizar en esta etapa. Con ella se pretende observar las características de tu cuello del útero: la dilatación del cérvix, la consistencia y su posición, entre otras cosas. En la semana 38 de embarazo te volverán a realizar una exploración del cuello del útero para comprobar si ya se ha producido el borramiento: el cuello uterino, debido a las contracciones y a la presión de la cabeza del bebé, se acorta hasta desaparecer o borrarse llegándose a unir con la fibra que comunica la vagina con el útero.

En la semana 40 de embarazo también se suele pautar una nueva exploración vaginal para ver cómo va modificándose el cuello del útero. Y en el caso de que se vea que está muy dilatado podrían recomendarte que ya te quedes ingresada en el hospital.

- Cribado de preeclampsia
Se suele hacer entre las semanas 35 o 37 y su objetivo es determinar el riesgo de cada mujer de padecer preeclamsia para así decidir si es necesario programar más visitas o, incluso, adelantar el parto.

- Amnioscopia para observar el color del líquido amniótico
En el caso de que el cuello del útero esté dilatado pueden realizarte una amnioscopia con el fin de valorar el color de dicho líquido; lo normal es que sea transparente. En el caso de que sea oscuro, significa que el feto ha hecho caca (meconio) dentro del útero, por lo que podrían inducirte el parto para evitar que el bebé lo pase mal.

- Versión cefálica externa
Si llegados a estas últimas semanas de embarazo el bebé aún no se ha colocado cabeza abajo, es decir, sigue de nalgas, te recomendarán proceder con la versión cefálica externa. Una técnica que consiste en tratar de dar la vuelta al bebé mediante la presión externa ejercida con las manos sobre la tripa. Recuerda que siempre debe hacerlo un profesional.

- Extracción de cerclaje o pesario cervical
A partir de la semana 37, se puede optar por retirar el cerclaje del cuello del útero en aquellas mujeres en las que se les realizó semanas antes para evitar el riesgo de parto prematuro.

- Ecografías
La ecografía que se hacer en el noveno mes de embarazo se emplea, entre otras cosas, para observar si el bebé está ya colocado cabeza abajo, confirmar su latido y comprobar la cantidad del líquido amniótico. Lo más probable es que te paute en una ecografía en la semana 38 y, si llegados a la semana 40 el bebé aún no ha nacido, programen otra ecografía en la que se comprobará si la placenta está muy envejecida, así como el latido cardiaco del bebé y de nuevo la cantidad de líquido amniótico que presentas.

Embarazada de 9 meses

- Monitor
En el caso de que sientas contracciones se llevará un registro de estas en el primer monitor o registro externo.

- Monitorización fetal o test basal
Este test se realiza a las mujeres embarazadas de bajo riesgo en la semana 40. Se trata de una prueba opcional en la que la monitorización fetal se lleva a cabo de un modo no invasivo y muy seguro para la madre y el bebé. El especialista te recordará qué debes desayunar antes de pasar a monitores y que debes comunicar si estás tomando alguna medicación. En esta prueba se comprueba la vitalidad fetal y la oxigenación del bebé, además se pueden observar si existen contracciones uterinas.

- Preoperatorio para la cesárea
Si te van a practicar una cesárea, el doctor te citará para hacerte un análisis preoperatorio. Además de visitar al anestesista deberán realizarse otras pruebas antes de que nazca el bebé.

- Test de Bishop
Si el bebé no ha nacido pasada la semana 41 + 3 días o la semana 42 se realizará el índice de Bishop para valorar el cuello uterino y ayudar a predecir si finalmente va a ser necesario inducir el parto. Se trata de una exploración que se valora mediante la evaluación de componentes vaginales como la dilatación cervical, la posición o el encajamiento fetal.

Consejos de alimentación en la recta final del embarazo

Tips de alimentación en el tercer trimestre

Ahora igual que antes has de seguir prestando atención a tu alimentación. Es la clave para que tanto tú como el bebé tengáis la energía y los nutrientes que tanta falta os hacen. Estos consejos básicos también será de gran ayuda durante la lactancia materna.

Para que te sientas menos pesada, en lugar de hacer pocas comidas abundantes, procura comer ligero cada menos horas seleccionando bien los grupos de alimentos: pescados blancos y azules, carnes magras, lácteos, legumbres, granos enteros y frutas y verduras de temporada siempre bien lavadas y o cocinadas.

También hay que prestar atención a la forma de cocinar el resto de los alimentos: al vapor, a la plancha o al horno ya que se evitan grasas innecesarias. En cuanto a los condimentos, ojo con las salsas; te podrían ocasionar ardores o malestares de estómago.

La hidratación también es importante, entre otras cosas, para que tu bebé tenga el aporte que necesita y tus pies, cara, tobillos y manos no se hinchen más de la cuenta.

[Leer +: Menú para el noveno mes de embarazo]

¿Cómo saber si estás de parto y cómo son las contracciones?

Contracciones y señales de parto en el mes 9

Con los nervios del noveno mes de embarazo y las emociones a flor de piel, es normal pensar a cada rato que te has puesto de parto. Si observas algunos de estos síntomas debes acudir al hospital, ¡tu bebé podría estar en camino!

- Sangrando abundante.

- Pérdida de líquido.

- Contracciones regulares.

- Dolor intenso en la zona del abdomen.

- Si dejas de notar los movimientos de tu bebé (y no parece reaccionar a tus estímulos).

- También debes desplazarte al hospital si tu temperatura corporal es igual o superior a los 38 grados.

[Leer +: Otras señales que indican que estás de parto]

Las contracciones del parto son intensas, regulares o rítmicas y se producen cada 2 o 10 minutos durante 30 minutos seguidos. Por norma general, cuando una gestante acude al hospital de urgencias con contracciones de estas características, es una clara señal de que la dilatación ha comenzado.

Las contracciones comienzan en la parte alta del útero para descender hasta el pubis. ¿Sabías que no todas las mujeres tienen contracciones de parto dolorosas? A decir verdad, el dolor de una contracción depende del umbral del dolor de cada mujer.

Las 3 fases del parto - ¿Cuándo hay que inducirlo?

Las fases del parto natural

Cuando llegue el momento de dar a luz, debes saber que todo va a salir bien; confía en el equipo de profesionales que te va a acompañar y disfruta de esta experiencia. Y para que te quedes aún más segura, te damos a conocer cómo son las tres fases del parto natural:

1. Fase de dilatación: en esta fase es cuando se dilata el cuello del útero hasta 10 centímetros.

2. El expulsivo: una vez que se ha alcanzado la dilatación completa se produce la salida del bebé por el canal del parto ¡por fin tienes a tu pequeño en brazos!

3. Fase del alumbramiento: se trata de la salida de la placenta y las membranas ovulares.

Una de las preguntas más comunes en el noveno mes de embarazo es saber en qué circunstancias se suele inducir un parto.

Es necesario provocar el parto cuando hay algún problema como placenta previa o escaso líquido amniótico. También se induce cuando se trate de un parto prolongado cronológicamente (va más allá de las 42 semanas). En estos casos y tras la monitorización fetal y la exploración ginecológica se pondrá a la parturienta una medicación que desencadenará las contracciones y ayudará a la dilatación, así como a borrar el cuello del útero.

Los registros se llevarán a cabo cada pocas horas y, además, se continuará con la exploración para asegurarse de que tanto la mamá como el bebé están en perfectas condiciones.

Las etapas del embarazo y desarrollo del bebé mes a mes

En Guiainfantil.com te hemos acompañado a lo largo de todo tu embarazo. Ahora que estás en el noveno mes de gestación, puedes echar la vista atrás y hacer un resumen de cómo ha sido tu experiencia. En la siguiente tabla te ofrecemos más información sobre el embarazo, mes a mes.

Desarrollo del feto

Primer mes

Desarrollo del feto

Segundo mes

Desarrollo del feto

Tercer mes

Desarrollo del feto

Cuarto mes

Desarrollo del feto

Quinto mes

Desarrollo del feto

Sexto mes

Desarrollo del feto

Séptimo mes

Desarrollo del feto

Octavo mes

Desarrollo del feto

Noveno mes

Puedes leer más artículos similares a Noveno mes de embarazo. Desarrollo del bebé y cambios en la embarazada, en la categoría de Etapas del embarazo en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: