Cuidado con estos 5 peligrosos síntomas durante el embarazo

Síntomas y señales en el embarazo que indican que la mujer debe acudir y consultar al medico

Lisette González

¿Estás embarazada? ¡Seguramente es la mejor noticia que has recibido! Lo más normal es que el embarazo transcurra sin complicaciones, pero también es importante saber identificar cuáles son los síntomas más peligrosos durante el embarazo que te alertan de que algo no anda bien para poder acudir al médico. Tal vez no sea nada grave, pero más vale prevenir cuando se trata de tu vida y la de tu bebé.

Signos de alarma durante el embarazo

Consejos para cuidar la salud del bebé durante el embarazo

El embarazo es una etapa en la que se producen muchos cambios, no solo como mujer sino también en la formación del bebé, y eso conlleva un estrés añadido porque nos invade un huracán de emociones, preocupaciones y dudas sobre la salud del bebé.

Es difícil determinar a priori cuando algo está yendo mal en el embarazo, y saber en qué momento hay que llamar al hospital o acudir directamente al centro sanitario. Para ayudarte, hemos hablado con la ginecóloga Lisette González, que nos ha elaborado un listado de algunos síntomas que hay que tener en cuenta durante la gestación. Si presentas alguno de estos síntomas, te recomendamos acudir al médico.

1. El sangrado durante el embarazo
Las pérdidas de sangre en el embarazo son un problema bastante frecuente y motivo para ir al médico, pero no siempre tienen por qué significar que el embarazo no va bien.

Según explica Lisette González, puede que durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre, veas unos hilillos de sangre o un sangrado leve en tu ropa interior. En general, este machado ligero no debe ser motivo de alarma, ya que puede deberse del roce al mantener relaciones sexuales o de colocarte un tratamiento de óvulos que te mandó el médico. Sin embargo, si se trata de un sangrado abundante, semejante al de la menstruación, es recomendable acudir de inmediato al hospital.

En cualquier caso, para determinar la causa es importante ir al ginecólogo para que te hagan las pruebas pertinentes, y te aporte la información necesaria para que conozcas la razón del sangrado.

2. El dolor abdominal en embarazadas
El dolor abdominal en el embarazo es algo bastante común y son a menudo uno de los primeros síntomas del embarazo. Las causas de este dolor puede deberse a varios cambios que se producen durante la gestación, como puede ser el crecimiento del útero y del niño, lo que aumenta la tensión en músculos, ligamentos y órganos internos. Por lo tanto, siempre va a ver pinchazos, calambres o molestias en la zona de los ovarios.

El dolor abdominal y los calambres también pueden ser síntomas de complicaciones durante el embarazo. Si padeces un dolor agudo y persistente, que no remite con un paracetamol, se necesita realizar un examen médico para detectar si se debe a algún problema en la gestación del bebé.

3. Las náuseas en el embarazo
Uno de los primeros síntomas del embarazo que padecen muchas mujeres son las náuseas y los vómitos. En la mayoría de los casos, las náuseas desaparecen después del primer trimestre de gestación. ¡No te preocupes! Estos síntomas son muy molestos, pero no afectan al bebé de ninguna manera, a menos que los vómitos ocurran con excesiva frecuencia, y te impidan retener los alimentos. Estos casos extremos, que son poco comunes, son un signo de alarma para visitar al médico.

4. La fiebre durante el embarazo
A lo largo del embarazo es posible que la madre caiga enferma durante la gestación, debido a una debilidad en sus defensas. Esto puede tener como consecuencia la aparición de fiebre durante el embarazo.

La fiebre es un mecanismo de defensa del cuerpo para combatir los virus y las bacterias. Pero, hay que saber diferenciar entre febrícula, cuando la temperatura corporal está comprendida entre los 37º y 37,5º, y fiebre, superior a los 38º. Cuando hablamos de febrícula nos referimos a las temidas décimas, que con un paracetamol puntual o con métodos naturales pueden ayudarte a bajarla: una ducha de agua tibia, evitar cubrirse con mantas y beber mucho líquido. Si la fiebre es elevada y viene acompañada de otro síntoma, como vómitos, diarrea o dolor abdominal intenso, es recomendable acudir al médico.

Qué ocurre con el flujo vaginal de la mujer en el embarazo 

Pruebas y análisis médicos durante el embarazo

Si has notado un aumento de las secreciones vaginales, ¡es normal!. Sobre todo, hacia el final del embarazo. Suele ser un flujo blanquecino, con poco olor y bastante líquido, que se produce por las hormonas placentarias y tiene como función proteger el útero de posibles infecciones. Solo si este flujo tiene mal olor, te genera escozor o picor, u otro síntoma con el que no te sientas bien, deberías consultar con tu ginecólogo.

Cuando se produce un olor fuerte y desagradable es porque la flora vaginal está alterada. Es decir, el interior de la vagina está recubierta por una capa de bacterias que crea unas condiciones poco favorables para la entrada de otros organismos. Las bacterias que forman parte de la flora vaginal, sobre todo los lactobacilos, mantienen el pH vaginal ácido que impide el crecimiento de otros gérmenes. Si esta barrera se rompe, crea una ambiente idóneo para que se multipliquen las infecciones, como la candidiasis o la vaginosis bacteriana.

La mejor manera de evitar estas infecciones es manteniendo una buena higiene de la vagina. En primer lugar, usar siempre ropa interior de algodón. Se convertirá en uno de vuestros mejores aliados para prevenir las infecciones, ya que se trata de un tejido más transpirable, sobre todo, en verano.

En segundo lugar, la aparición de las bacterias se produce mucho más en ambientes húmedos que en ambientes secos. Por ello, durante la menstruación, se ha de tener mucho cuidado con el uso de compresas y tampones, porque un uso excesivo de estos productos pueden generar mayor humedad en la zona genital, y ser más proclives a contraer alguna infección.

En cuanto al lavado de la zona íntima femenina, la ginecóloga recomienda utilizar jabones específicos para genitales, ya que son menos agresivos para la flora vaginal y para la piel de los labios, que es tan delicada como la del rostro. No olvidarse, de algo tan básico pero que puede acarrear algunos problemas, de siempre limpiarse de delante hacia atrás.

Tampoco es bueno abusar de cremas hidratantes o de duchas vaginales, sobre todo, durante el embarazo. Esto puede acabar con la flora vaginal, y así con la barrera que protege nuestra vagina del exterior.

Si crees que tienes una infección durante el embarazo, lo primero sería consultar a un médico o un ginecólogo para comprobar que se trata de una infección o una irritación química o por contacto. Hay mujeres que tienen la zona más sensible que otras, y simplemente cambiar el jabón puede provocar irritación, e incluso el embarazo en sí.

Estos son algunos de los signos de alarma que pueden suceder durante el embarazo y antes los cuales debemos estar atentos para evitar complicaciones en el desarrollo del bebé. No siempre tienen que indicar problemas graves para tu salud y la del bebé, pero ante la duda, mejor acudir rápidamente al hospital o a un centro sanitario.