Qué es el reflejo de sintonización mientras das el pecho a tu bebé

La curiosa 'manía' de algunos bebés de tocar la teta de su mamá mientras están siendo alimentados

Meybol Lorena Ramírez

¿Te ha pasado que cuando tu hijo mama quiere agarrar la teta y acariciarla? Si esto te sucede, déjame decirte que no eres la única, ¡no debes sentirte preocupado! A la mayoría de las mujeres les pasa y tiene un nombre: reflejo de sintonización del bebé mientras le da el pecho. ¿Quieres saber un poco más sobre él: por qué se produce y que quiere transmitirte tu pequeño con este gesto? 

reflejo de sintonización mientras das el pecho

Así como se conocen muchos mitos en la lactancia materna, siempre han salido a relucir los casos con problemas en el momento de amamantar a un bebé: agarre inadecuado, grietas, rechazo al pecho... Pero existen otras situaciones que quizá no se conocen porque muy poco se hablan de ellas, bien sea porque no son tan frecuentes o simplemente porque nadie las ha nombrado. 

Uno de esos temas es el reflejo de sintonización, que no es más que el agarre que hace el niño al pezón contrario que está mamando, es como si el pequeño sintonizase el pezón como si fuera una radio; lo amasa, lo estira, lo acaricia, lo toca y juega con él, ¡nada más! 

Es algo totalmente instintivo, el niño lo realiza con el fin de estimular la salida de leche (reflejo de eyección)  de ese pecho; además no solo eso, sino que a medida que el niño crece ya deja de usar su boca como principal órgano para estimular la salida de la leche, y usa sus manos para lograrlo. 

Por otro lado el contacto con su madre es vital, es una manera de conectarse con ella demostrando su afectividad, y es totalmente natural; por ello los especialistas y consejeros en lactancia materna siempre transmitimos que es una conducta totalmente normal, que forma parte de la lactancia materna (no todos lo hacen) y aunque muchos quieran hacerlo ver como una conducta inadecuada, ¡no lo es!

Para algunas mujeres les resulta molesto, ya que es típico que estando fuera de casa los hijos tratan de buscarle la teta y metan la mano a través de la blusa, pero créeme que no es malacrianza ni antojo de tu hijo, ni mucho menos un acto 'prohibido'. Eso sí, si te sientes incómoda, solo debes hacérselo saber con la mayor ternura del mundo y usando frases como 'Cariño, mamá ahorita no puede, estamos en la calle, en un sitio público' o 'Ya mamá te da la tetica, ten paciencia porque en este momento no puedo'.

Es importante que comprendas que no lo hace para molestarte, sino que forma parte normal del proceso de la lactancia materna. Pero no solo ocurre con el niño que es amamantado, también suele ocurrir una vez que se destetan y, en este caso, se trata simplemente de un medio de conectarse con su madre. Habrá gente que lo vea como un juego, pero él lo necesita de verdad. 

Imagínate, si para muchos el solo hecho de dar pecho es una ofensa, ¡qué podrán decir en referencia a este reflejo de sintonización! Es triste que los humanos, siendo la especie más desarrollada en todos los  aspectos, intente ver este hecho como algo tabú, olvidándose de lo tierno, natural, hermoso y sincero que es el simple y sencillo acto de una madre amamantando a su bebé o dándole lo que necesita, contacto piel con piel con la persona que le trajo a este mundo y que le dio la vida.

Definitivamente, creo que no se puede ir en contra de la naturaleza y del instinto maternal. Si tan solo nos dejásemos llevar por ello, comprenderíamos mucho más que el pecho de una madre no solo es sinónimo de leche materna, ¡es mucho más que eso: es amor puro!