Cuando la madre lactante rechaza o se niega dar el pecho al bebé

La agitación del amamantamiento es un proceso natural, pero muy incómodo para la madre que lo sufre

Meybol Lorena Ramírez

Siempre he tenido la posición de que hablar de lactancia materna es sinónimo de vida, de beneficios, sin duda alguna, porque se trata del mejor alimento para nuestros hijos, ¿pero ciertamente todo será tan rosa? Hay mujeres que sienten una sensación de angustia en el momento de alimentar a su pequeño con su propia leche o que están deseando que ese momento acabe; madres lactantes que rechazan o se niegan a dar el pecho al bebé. ¿Te ocurre a ti o conoces algún caso? Tiene un nombre: agitación del amamantamiento.

Qué es la agitación del amamantamiento en las madres lactantes

agitación del amamantamiento cuando la madre no quiere dar el pecho

Les quiero comentar el caso de Fabiana y de cómo sufría al inicio de la lactancia materna. El dolor en sus pezones era insoportable, porque tenía muchas grietas y para ella ese momento de poner a su hijo al pecho era todo un sufrimiento.

Recuerdo que su madre le decía: 'Quédate tranquila, esto es al principio, ya verás que a medida que avances en la lactancia materna, ya habrás superado todo, ¡a muchas mujeres les pasa lo que ti!' ¿Acaso los problemas en la lactancia son solo al inicio? ¿Qué pasa cuando la lactancia está más avanzada y se dan situaciones que nos causan preocupación?

Durante la lactancia materna se experimentan muchos cambios, tanto físicos como emocionales, no solo en el bebé sino también en la madre. Sin duda alguna, la conexión que se vive entre madre y bebé es inexplicable, única y maravillosa, pero en ocasiones, sucede lo contrario, y se da lo que se llama como la agitación del amamantamiento, un proceso que considero debe ser tan conocido como los beneficios de la lactancia, y aunque es infrecuente, es importante saber cómo enfrentarlo.

La agitación del amamantamiento no es más que un momento de angustia o incertidumbre que puede experimentar una madre hacia su hijo en el momento del amamantamiento, llegando incluso a rechazarlo y negarse a dar el pecho. Es un proceso natural, visceral, que aunque infrecuente, suele ser muy incómodo para la madre que lo experimenta, sobre todo porque llega a sentir culpa por algo que va en contra de su voluntad, rechazando al ser que más ama en la vida.

Por qué hay madres que se niegan o rechazan dar el pecho al bebé

Actualmente no está de todo claro por qué ocurre, pero se cree que puede deberse a los cambios hormonales que experimenta la mujer durante la lactancia y a su mayor sensibilidad en los pezones. Otro de los motivos por los que se cree que sucede es el cansancio extremo que la madre experimenta durante la etapa de la maternidad: el hecho de pasar malas noches, dormir en horario distinto al que está acostumbrada, superar las crisis de crecimiento del bebé...

Pero, ¿ocurre en todas las mujeres? No, la agitación del amamantamiento suele suceder generalmente en madres que dan lactancia en tándem, lactancia en niños mayores de 2 años (mal llamada lactancia prolongada) y en mujeres que amamantan durante un embarazo.

Las madres que lo experimentan lo refieren como una sensación de 'hormigueo', 'incomodidad' o 'una aversión' que les lleva a rechazar involuntariamente a su hijo. 'Una necesidad imperiosa de separar a sus hijos del pecho', refieren incluso  o 'no soportar que el niño mame', 'un deseo de salir corriendo cuando el hijo busca mamar'. También hay casos de madres que lo refieren como 'sensaciones de placer que experimentan al mamar su hijo que no desean sentir'.

Cómo superar el síndrome de agitación del amamantamiento

supera agitación del amamantamiento

Probablemente, si estás pasando por esta circunstancias, te esté planteando qué hacer para poder superarlo y salir de este bache. Aquí van algunos consejos que te pueden ayudar: ¿Qué puedes hacer para superarlo?

- Primero, debes saber que es una situación normal y natural, que la puede experimentar cualquier mujer, y que va en contra de tu voluntad, así que no pienses que eres mala madre o que no quieres a tu hijo.

- Trata de mantener la calma y busca ayuda, de ser posible con un profesional de la lactancia materna, quien entenderá perfectamente lo que estás pasando y te guiará en este proceso. Además que te librarás de sentirte culpable, esto es importante, porque muchas veces si lo comentas con algún familiar o amiga y no conoce que esto es un proceso natural, no va a entender lo que te sucede.

- En el momento que te ocurra, prueba, por ejemplo, a buscar algún tipo de distracción para que el agobio desaparezca: ¿Qué tal leer un libro?

- Otra cosa que te recomiendo hacer es cambiar de posición al dar el pecho, muchas veces es la solución a tu problema.

- Intenta identificar en cuál toma o en qué momento de la toma lo experimentas, así puedes acortarla o saltarte esa toma.

De cualquier modo, ten claro que la agitación en el amamantamiento es totalmente natural. No eres tú, no lo haces de manera voluntaria, así que no te sientas culpable. ¡Eres una excelente madre por el solo hecho de haber dado vida!