Destete nocturno satisfactorio para la madre y respetuoso con el bebé

Se recomienda esperar hasta los 12 meses para retirar las tomas de la noche

Sabina Criado

Cuando la madre y la pareja (porque aquí el papel del padre, como en el resto de la crianza, es importante) deciden comenzar con el destete nocturno suelen tener sentimientos encontrados: por un lado no quieren quitar a su bebé las tomas de las noches que tanto demanda, y por otro, quieren dejar atrás despertares nocturnos, o simplemente han tomado la decisión y quieren seguir con ella adelante. ¿Cómo retirar el pecho por la noche? ¿Existe un único método? ¿Cómo llevar a cabo este proceso sin que sea un trauma para ninguna de la dos partes?

Consejos para hacer un destete nocturno sin traumas

destete nocturno

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dar el pecho en exclusivo hasta los seis meses de edad, y hasta los 2 años como alimentación complementaria. Después de esta fecha o, incluso antes y por distintas circunstancias, muchas mujeres inician el destete, es decir, la interrupción de la lactancia materna. Se recomienda que este proceso sea progresivo y gradual para evitar complicaciones.

Existen situaciones en las que una vez introducidos ya la mayoría de los alimentos, sea el bebé el que poco a poco deje de demandar la toma de leche materna, pero también se puede dar el caso de que nuestro bebé continúe “utilizando” el pecho de su mamá, sobre todo por la noche, como fuente de cariño, afecto, amor, apego, seguridad, y para relajarse y así dormirse.

Para la madre esta circunstancia puede llegar a ser agotadora, porque aunque disfruta con este momento de dar el pecho no descansa y las noches se convierten en una pesadilla, de ahí que se plantee el destete nocturno, que no es  otra cosa que interrumpir las tomas de lactancia materna por la noche.

Es importante destacar que se recomienda esperar hasta los 12 meses para empezar a retirar las tomas de las noches y que hasta entonces deben ser a demanda. Pero ¿cómo podemos conseguir un destete nocturno satisfactorio para la madre y respetuoso para el bebé? A continuación vemos los consejos más eficaces para llevarlo a cabo:

- Juega con el elemento de la distracción, es decir, en el momento que el bebé demande el pecho entretenle enseñándole algún cuento, jugando con su muñeco favorito o simplemente intenta posponerlo diciéndole:  “Ahora mamá no puede, dentro de un ratito…”, para intentar así que se le olvide.

- Prueba a dormirle evitando usar el pecho (con una nana, acunándole, dándole mimos…).

- Que sea dormido por otra persona (pareja, abuelos…) puede funcionar. ¡Inténtalo!

- Intenta razonar con tu bebé. Explícale que por la noche tienes que descansar, pero que por la mañana podrá mamar otra vez.

- El papá tiene un papel fundamental durante el destete, especialmente si es nocturno. Puede ayudar mucho a su pareja durmiendo él al bebé o acudiendo cuando se despierte por la noche… Requiere mucha paciencia por parte del padre, ya que seguramente sea rechazado por el niño, y es que ¡no tiene lo que el pequeño quiere!

- Si hemos puesto en práctica todos los consejos anteriores, y aún así nuestro bebé no tiene ningún consuelo y llora constantemente, le podemos dar un poco de pecho. Déjale que esté contigo en la cama hasta que se calme y se duerma.

Es importante que la transición del destete nocturno sea respetuosa para el bebé, si en un momento dado demanda mucho el pecho, se recomienda que se lo des para que no lo asuma como un castigo. A la noche siguiente, podéis volver a poner en práctica todo lo anteriormente aconsejado.

Es un proceso que a algunos niños les cuesta más que a otros, pero tranquilos, poco a poco el bebé se irá olvidando de esas tomas nocturnas que tanto demanda para conciliar el sueño, y cuando se despierte por las noches irá aprendiendo dormirse solo. ¡Paciencia! Lo conseguiréis.