Por qué los bebés se despiertan por la noche

9 razones que explican los despertares nocturnos del bebé

Olga Sesé
Olga Sesé Coach del sueño infantil

La gran mayoría de los bebés se despiertan por la noche, de hecho, todos nos despertamos, pero como adultos tenemos la capacidad de saber volver a dormir fácilmente y aunque algunos bebés parecen superhéroes y son capaces de dormir entre 10-12 horas seguidas desde los 3-4 meses, pero no todos los bebés tienen esta misma suerte.

Te explicamos por qué los bebés se despiertan por la noche. Descubre cuál puede ser el motivo de los problemas de sueño de tu bebé.

9 razones que explican por qué los bebés se despiertan por la noche 

Por qué los bebés se despiertan por la noche

Existen diferentes razones científicas que explican por qué los bebés se despiertan por la noche. Entre ellas: 

1. No tiene un ritmo circadiano establecido.

El ritmo circadiano también conocido como nuestro reloj biológico se rige por un patrón de 24 horas de actividades biológicas que ocurren en nuestro cuerpo. El ciclo sueño-vigilia es parte de ese ritmo circadiano. Este ritmo circadiano es el que regula la liberación de la melatonina (hormona que ayuda a conciliar el sueño) y cortisol (hormona que ayuda a activarnos por la mañana) y también es el encargado de ayudar a diferenciar el día y la noche.

Hasta los 3-4 meses los bebés todavía no han adquirido este ritmo circadiano y sus ciclos de sueño se componen solo de 2 fases. (Duración ciclo de sueño: 40-50 minutos).

Si tu bebé tiene menos de 4 meses seguramente todavía no sepa diferencia el día y la noche y se vaya despertando cada 40-50 minutos.

2. Sufre el reflejo de sobresalto o reflejo moro.

Este estímulo puede ser causado por fuerte sonido y puede provocar que tu bebé se sobresalte, flexione las piernas y estire los brazos. Dura sólo unos segundos, pero puede que despierte a tu bebé. Algunos bebés pueden volver a quedarse dormidos, pero lo más normal es que se despierten por completo. Este reflejo generalmente disminuye a los 4 meses. Hasta entonces, envolverlos o arrullarlos es una buena solución.

3. No conecta un ciclo de sueño con otro.

Los ciclos de sueño a partir de los 4-5 meses aumentan a 90-120 minutos y pasan de tener 2 fases a 5.

Cuando pasan de una fase a otra o cambian de ciclo hacen una transición. En esa transición, puede que se despierten y lloren. Es normal que los bebés (y adultos) nos despertemos de 4 a 5 veces en estos momentos de transición, sin embargo, la mayoría de los adultos nos despertamos, pero tenemos la habilidad de volver a conciliar el sueño y por la mañana no nos acordamos de que nos hayamos despertado.

A partir de los 4 meses, puede que aumentan los despertares debido a estos cambios biológicos que los bebés están desarrollando en su sueño.

4. Tiene hambre.

En muchas ocasiones no sabemos diferenciar si se despiertan por hambre o se despiertan porque no saben conectar un ciclo de sueño con otro. Aquí van algunas pistas para saber si se despiertan por hambre:

  • Se despierta lloriqueando al principio, luego pasa a un llanto cada vez más fuerte. Si tu hijo se despierta histérico, probablemente se esté despertando porque está asustado o confundido, no porque tenga hambre de inmediato. Los bebés que se durmieron en brazos se pueden despertar desubicados.
  • Se está despertando conforme con su horario de alimentación diurna. Es decir, si come cada 3 horas durante el día, probablemente haga lo mismo por la noche. Especialmente los bebés menores de 4 meses.
  • Si permanece despierto mientras come y se acaba el biberón o vacía los pechos. Si come poco y se duerme con el biberón o el pecho en la boca seguramente no se haya despertado por hambre. Simplemente necesitaba una ayuda para dormir.

5. Está en un momento evolutivo: Hitos de Desarrollo.

Ocurre cuando los bebés y niños pequeños comienzan a desarrollar nuevas habilidades que pueden causar más inquietudes a la hora de dormir ya que están más pendientes y nerviosos por las cosas nuevas que les están sucediendo que por el dormir.

Estas regresiones de sueño suceden cuando comienzan a girarse y darse la vuelta, a sentarse, a ponerse objetos en la boca, a ponerse en pie, a caminar, a hablar, etc.

Todos estos motivos pueden ser causas de despertares. Pero no te preocupes, son despertares temporales y pasajeros... en poco tiempo vuelven a la normalidad si mantienes unos buenos hábitos de sueño.

6. Le están saliendo dientes.

Verdaderamente la dentición puede despertar a los niños por la noche e interrumpir en su sueño. Para algunos bebés puede ser muy doloroso y lo puede mantener despierto toda la noche. 6 meses es el tiempo promedio que un bebé corta su primer diente, eso quiere decir que antes puede ya que le duela y sienta molestias. Busca con su médico la manera de aliviar el dolor.

7. Está malito.

Cuando se constipan, se congestionan o tienen tos seguramente se despierten más a menudo. La fiebre, el vómito y la diarrea también despertarán los despertará durante la noche. Es importante que en este tiempo mantengas las rutinas y los buenos hábitos para que en cuanto se recuperen vuelvan a la normalidad. buenas rutinas de sueño.

8. Duerme en un ambiente saludable.

El ambiente de sueño es muy importante para que un bebé se relaje y concilie mejor el sueño. Los bebés son sensibles a la temperatura, a ciertas horas de la madrugada puede que cambie la temperatura y haga que tengan frío o calor y se despierten.

Las luces también pueden molestar a un bebé dormido, incluso las de la lucecita de la cámara de vigilancia, ya que interrumpen el ciclo de sueño y vigilia. La iluminación suprime la melatonina, la hormona que ayuda a relajarse y dormir. Evita que entre luz para que concilie mucho mejor el sueño y no se despierte cuando amanezca.

9. Se duerme con apoyos de sueño.

Muchos bebés se despiertan varias veces por la noche, simplemente por costumbre ya tiene un despertador interno establecido. Si en ese momento se les da una ayuda externa para dormir, su reloj interno hará que se despierte cada noche a esa misma hora.

Este despertar es el más difícil de trabajar, porque por nuestra propia desesperación intentamos que duerman por todos los medios utilizando todas las técnicas (brazos, pecho, charrito, hamaquita, etc.)

Es importante enseñar unos hábitos de sueño saludables desde el inicio para que los bebés aprendan a dormir sin asociaciones de sueño porque si se duermen siempre con estas ayudas cada vez que se despierten las van a necesitar.

* Todas estas recomendaciones son extraídas de los libros de los expertos en sueño infantil: Tracy Hogg, Elisabeth Pantley, Kim West, Rosa Jové, National Sleep Fundation y algunos más.