Lo que transmitimos a nuestros hijos con el beso de buenas noches

La importancia de decir 'te quiero' a nuestros hijos antes de dormir

Katia Aránzabal
Katia Aránzabal Psicóloga Infantil  y Juvenil

De casa al trabajo, de ahí a por los niños al colegio. Vuelta a casa, toca hacer los deberes, recoger, preparar la cena, decirles que hagan la mochila, que se duchen y a dormir temprano que mañana hay que madrugar y ¡vuelta a empezar! Otro día más marcado por la rutina, las prisas y las muchas cosas por hacer.

Tan cansados llegados al final de la jornada que más de una vez se nos olvida que no hemos conectado con nuestros hijos, no hemos hablado con ellos ni les hemos preguntado cómo se sienten. ¿Y si aprovechamos el beso de buenas noches para hacer todo esto? Estos son los motivos para decirles a nuestros hijos lo mucho que les queremos antes de dormir.

¿Por qué no irse a la cama sin decirle lo mucho que les queremos a nuestros hijos?

No irse a la cama sin decirle lo mucho que les queremos a los niños

Todas las noches, antes de ir a dormir, es importante mostrar nuestro cariño y amor a los niños para así fortalecer su autoestima y su confianza.

Durante el día no paramos con el trabajo, tareas y/o imprevistos que nos pueden surgir. Algo que también les sucede a los niños con los deberes que traen del cole o la lección que se tiene que aprender para su próximo examen. Y, al final, lo de siempre, les vemos poco e interaccionamos con ellos solo en aspectos relacionados con el día a día como pueden ser los deberes y ciertas tareas cotidianas.

Todo esto se traduce en que, a veces, más de lo que nos gustaría reconocer, se acaba el día y no hemos profundizado en cómo se sienten, qué necesitan, cuáles son sus emociones, si han estado a gusto en el colegio, si son felices, si quieren hablar de algo, si buscan compartir lo que les ha sucedido...

La relación entre nosotros como padres y nuestros hijos es la base sobre la que se asientan los sentimientos de seguridad o inseguridad y, aunque no es el único factor, sí es uno de los más importantes y sobre el que debemos empezar a trabajar desde el mismo instante en que nuestros hijos llegan a este mundo.

[Leer más: Cómo transmitir seguridad a los niños para que crezcan con amor]

Lo que transmitimos a nuestros hijos con el beso de buenas noches

el poder del beso de buenas noches en los niños

Si somos sensibles a las necesidades de nuestros niños tendremos unos lazos afectivos con ellos mucho más seguros y sólidos, es decir, generaremos en nuestros hijos 'un apego seguro'. Por eso, tenemos que demostrarles siempre nuestro cariño, aceptación, comprensión y que estamos ahí siempre para atender sus necesidades en todo momento. Dicha predisposición generará en los hijos un equilibrio entre control y autonomía que les durará toda la vida.

Por ello, te animo a que utilices el momento en el que se van a la cama para expresar lo que les quieres a través de una frase como 'te quiero' o de un gesto como puede ser un abrazo, un beso, una caricia. Porque cosas tan sencillas como estas que salen solas engloban funciones tan básicas y necesarias como el amor, la seguridad, la confianza, la tranquilidad, el sentirse arropados y el no sentirse solos.

Si realizamos esta acción, ¿qué más beneficios pueden conseguir nuestros hijos? Además de todo lo que acabamos de ver, si les dices a tus hijos que les quieres todos los días, por ejemplo, antes de irse a dormir, conseguirán todos estos beneficios:

1. Es muy probable que si tomas por hábito el decirles a tus hijos 'te quiero' antes de que se vayan a la cama, hablarán antes y lo harán mejor. Y no solo eso, sino que también sabrán expresar mejor sus emociones y sentimientos pues les estás demostrando que pueden confiar en ti, que estás ahí para ellos incondicionalmente, que no están solos. ¡Somos su figura de apoyo y de referencia!

2. A su vez, tus niños tendrán representaciones sobre ellos mismos más sólidas, ahora y cuando sean adultos.

3. Esto incluso ayuda a la mejoría de su bienestar psicoemocional. Se vuelven más flexibles, positivos, abiertos y realistas en el mundo.

4. Mantienen mejor la conducta exploratoria porque para ellos la figura de apego es el lugar seguro al que siempre pueden volver. Saben que siempre vamos a estar disponibles para ellos.

5. Es algo sencillo que les da la seguridad que necesitan para explorar el mundo con confianza.

6. Además, tienen más curiosidad e interés hacia todo. ¡Eso es algo maravilloso!

[Leer más: La curiosidad de los niños]

7. Los niños que se sienten queridos por sus padres tienen una alta autoestima, muestran entusiasmo, curiosidad, autocontrol, flexibilidad.

8. Al establecer esta rutina estamos creando un momento de calidad a través de la aceptación, el apoyo, la cooperación, la disponibilidad y el cariño, haciendo que nuestros hijos regulen mejor sus emociones y sean más felices.

No siempre llegamos a todo por mucho que así lo queramos. Somos humanos, estamos cansados al final del día y queremos que se duerman pronto para tener un ratito para nosotros; sin embargo, si aprovechamos ese instante para darles una muestra de afecto y decirles lo mucho que les amamos, lo que estaremos haciendo en verdad será lograr que concilien el sueño sintiéndose queridos y felices. ¡Merecerá la pena!

Puedes leer más artículos similares a Lo que transmitimos a nuestros hijos con el beso de buenas noches, en la categoría de Vínculo - apego en Guiainfantil.com.