Niños demasiado complacientes que no saben decir NO - Apego inseguro

Lo que reflejan los niños complacientes que no sabe decir no ni poner límites

Carmiña Ruiz Medrano
Carmiña Ruiz Medrano Psicoterapeuta infantil

En ocasiones, los padres pueden confundir la actitud obediente y educada de algunos niños, con la de aquellos que se extralimitan en su preocupación de ser complacientes hacia las demandas externas y así cumplir con lo que los demás esperan de ellos, siendo éste un notable signo de apego inseguro, algo que choca con un modelo de crianza basado en la seguridad y el apego sano que se propende formar en la construcción de identidad y personalidad en un pequeño.

Y es que esta idea del  'niño perfecto o juicioso' ha sido tergiversada de generación en generación, formando en algunos papás una falsa percepción acerca de la obediencia, donde se la percibe como una conducta de complacencia desmedida que inhibe los propios deseos o necesidades para satisfacer la de los demás y donde decir que no, podría verse tal vez como un acto de rebeldía. Así que ¡cuidado! porque se podría estar fortaleciendo en los niños apego inseguro o ansioso, términos contrarios a lo que sí se debería fortalecer en la construcción del carácter de los pequeños.

¿Qué dice el comportamiento de los niños complacientes?

niños complacientes que no saben decir que no

La complacencia extralimitada nos puede alertar acerca de un tipo de apego inseguro en el pequeño, donde se exteriorizan sentimientos de inseguridad, miedo profundo al rechazo y al abandono, siendo este último aspecto, un posible punto clave para entender por qué el niño se muestra tan complaciente y bondadoso ante los demás, especialmente con las figuras que les representan afecto y tranquilidad.

Cuando el niño forma un apego inseguro, suelen angustiarse ante la separación, se enojan, lloran sin consuelo o no se sienten seguros en el ambiente que les rodea.

Causas del apego inseguro en los niños

causas del apego inseguro en niños complacientes

Para abordar el apego ansioso en niños, el psicólogo y psicoanalista John Bowlby quien desarrolló la teoría del apego, lo explica como la necesidad humana universal de formar lazos afectivos desde el nacimiento con los padres o las personas de su alrededor.

Este vínculo afectivo, el pequeño lo establece con una o varias personas importantes de su entorno que generalmente suelen ser sus padres, lo que desarrolla en el niño una emoción especial por ellos y es gracias a este lazo que es capaz de calmarse cuando llora y de confiar en que su madre (quien es la primera persona con la que establece esta emoción) estará ahí cuando lo necesite.

Si es así, no formará un apego inseguro y podrá explorar tranquilamente su ambiente siempre y cuando mamá esté presente, pero se pondrá ansioso en la presencia de un extraño reasegurándose con el contacto de ella, esto lo mantendrá relativamente organizado en situaciones que le despiertan ansiedad.

Pero cuando los padres o sus cuidadores son inconstantes en sus tratos, negligentes, violentos o demasiado ansiosos, entonces el pequeño podrá construir un apego inseguro o un apego ansioso que puede ser desorganizado o ambivalente.

Es así, que la base de la confianza en un niño para que construya un apego seguro tiene que ver con la relación más temprana con sus objetos de amor, la madre y el padre.

¿Cómo distinguir niños demasiado buenos y complacientes?

cómo identificar niños demasiado buenos y complacientes

Resulta confuso para los adultos distinguir a niños educados de otros muy complacientes, la diferencia radica en que los primeros serán capaces de decir 'no' a cosas o situaciones que no les gustan, tendrán la seguridad de poner límites, mientras que los niños demasiado buenos y complacientes no sabrán como hacerlo y el poner límites se les dificultará fuertemente.

Te mencionamos algunas señales para conocer si un niño es demasiado bondadoso:
  1. Cuando un pequeño no puede o no se permite dar su propia opinión y termina cediendo a lo que desean los demás para tratar de acoplarse a lo que la familia o amigos desean de él.
  2. Puede mostrar apego inseguro cuando su familia o amigos se alejan de él, se molestan o lo regañan. Cuando esto sucede, se acusa a sí mismo, pide perdón, se muestra lleno de culpa y vergüenza excesiva por su conducta, sintiéndose responsable por las emociones de los demás. Esta inseguridad puede llevar a que otros se aprovechen de él.
  3. Se juzga muy duramente, teme decepcionar a los que lo rodean, trata de no equivocarse o entrar en conflictos.
  4. Le cuesta mucho poner límites, decir que no, por lo que le cuesta expresar sus propios deseos.
  5. Puede entrar en estados de ansiedad y estrés elevados, ya que se le dificultará regular sus afectos.
  6. Muestra inseguridad en el ambiente que lo rodea, siempre existe temor por lo que puede ocurrir y no muestra confianza hacia sí mismo.

¿Debo preocuparme si mi hijo es demasiado bondadoso?

consecuencias del apego inseguro en niños complacientes

Sí, como te hemos contado, cuando un niño ha formado un apego inseguro, tendrá serias dificultades para desarrollar una relación sana de afecto e intimidad con los demás.

Por lo que el ser complaciente es su forma de lidiar con sus temores más profundos (abandono, ser rechazado, no cumplir las expectativas de los demás). Estas son las consecuencias de niños extremadamente bondadosos y complacientes

  • Dificultad para construir su identidad y personalidad, manifestando su falta de autonomía.
  • Su autoconfianza y seguridad en sí mismo se verá seriamente afectada.
  • Podría elegir relaciones de amor y amistad basadas en el temor al abandono, por lo que aceptará lo que los otros le pidan, aunque abusen de él.
  • No saber cómo poner límites ni cómo decir que no.
  • Vivir con culpa y vergüenza sobre quién es y cómo se siente consigo mismo.

¿Cómo ayudar al niño con apego inseguro?

fortalecer confianza en niños que no pueden decir que no

Después de conocer por qué no es bueno que los niños sean extremadamente bondadoso y complacientes con los demás, te daremos algunas recomendaciones que podrán ayudarte a guiar a tu hijo a que aprenda a decir que no con más confianza y sin sentirse con miedo, culpa o vergüenza.

-Conoce quien es tú hijo. Es inevitable que tengamos expectativas sobre nuestros hijos, pero si no aprendes a aceptarlo, entonces jamás lo harás sentir seguro y amado.

- Lee sus señales y conductas para ayudarle a encontrar el camino adecuado donde aprenda a regular sus afectos.

En vez de decirle  'cálmate', enséñale cómo hacerlo: dile que puede hacer cosas para tranquilizarse como respirar, alejarse o dibujar, entonces sabrá que cuenta contigo y que, aunque tú no estés, puede hacer algo con sus emociones.

- No reprimas sus emociones, permite que se manifieste; si está enojado o triste, dile que puede aprender a verbalizar lo que está sintiendo.

No lo etiquetes, con frases como 'eres malo', 'eres tonto', 'eres un cansón o latoso', eso lo hará sentir devaluado y confundido, pues estarías atacando su persona (ERES malo), más no su actitud que es lo que nos interesa corregir.

-Aprende a diferenciar lo que tú sientes, de lo que siente tu pequeño. Es un ser diferente a ti, respeta su individualidad.

- Sé congruente, lo que necesita es una crianza respetuosa y amorosa, si eres coherente en tu actuar y en lo que dices, tu hijo aprenderá a confiar en ti y, por lo tanto, en lo que lo rodea.

Si lidias con las emociones y conflictos de tu infancia, podrás darle a tu hijo lo que él necesita, que es respeto, amor y confianza, no cures tus conflictos en tú pequeño, solo así aprenderá a respetarse y respetar a los demás.

Recuerda consultar con tu médico de confianza o un especialista si identificaste algún signo de apego inseguro en tu hijo. 

Puedes leer más artículos similares a Niños demasiado complacientes que no saben decir NO - Apego inseguro, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: