La decoración y los niños

Decorar la habitación del futuro bebé requiere paciencia y mucho amor

El diseño del espacio que van ocupar los niños en la casa es muy importante para garantizar su bienestar. Durante el embarazo, algunos padres ya visualizan los colores y el tipo de decoración que quieren para la habitación de su hijo. Otros, prefieren esperar, visitar tiendas, consultar opiniones y optar por preparar el equipamiento básico y dejar pasar un tiempo antes de decorar la habitación en función de las necesidades del bebé. En cuanto al gusto, ocurre algo parecido. Algunos padres prefieren algo muy simple y sencillo, y otros, en cambio, deciden montar la habitación de sus sueños para el futuro bebé. Unos optan por comprar y otros prefieren crear y montar ellos mismos. De cualquier modo, la habitación donde va a dormir el bebé siempre refleja en cada rinconcito, el cariñoy la dedicación de sus padres.

Decorar la habitación de los niños

Decorar según la edad del niño

A la hora de decidirse por la decoración de la habitación de los niños, primero, hay que medir y en función del espacio tomar las consideraciones oportunas. También es conveniente tener claro cuánto se puede y se quiere gastar. Enfrentarse al reto de decorar la habitación del futuro bebé requiere paciencia, determinación, y mucho amor y voluntad. Los sentimientos se expresan y se notan en las cosas que hacemos. En general, los expertos en decoración creen que hay dos edades que se deben diferenciar en los dormitorios de los niños. La primera corresponde a la habitación de bebé recién nacido hasta los tres años de edad, que tiene una decoración muy específica con el moisés o la cuna como protagonista. La segunda decoración está dirigida al niño entre los 3 y los 11 años, donde la mesa de estudioy la cama llevan la voz cantante.

Modas, gusto y diseño

Sin embargo, los principios para decorar la habitación suelen variar en función de las modas, de los gustos y del espacio disponible. No obstante, hay unos denominadores comunes dominantes en el color de las paredes (generalmente, en colores neutros o pasteles), en los muebles (lacados en colores claros o acabados en maderas de tonos suaves) y en los complementos (ropa de cama, cortinas, alfombra, iluminación) en tonos relacionados con el sexo del bebé. Es frecuente, también, la elección de un tema infantil (Mickey, Barbie, Winnie Pooh) y llenar de completos la habitación del niño con objetos y telas relacionadas con el personaje elegido. Mientras que unos padres creen que con una temática es más fácil decorar, otros prefieren usar la propia creatividad e idear un ambiente más personalizado. Todo depende de la disponibilidad del espacio, de los recursos económicos disponibles, del tiempo y del grado de ilusión que tengáis. Actualmente, la oferta para la creación de ambientes infantiles en el hogar es cada día más variada y amplia. Hay precios al alcance de todos los bolsillosy, quizás, por esta razón que la demanda siga evolucionando a un ritmo creciente.