Normas del Feng Shui en habitaciones de bebés

Cómo organizar la habitación del bebé según el Feng Shui

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

Simplificando mucho podemos decir que el Feng Shui es una muy antigua ciencia china que estudia cómo la distribución de los espacios y las formas que nos rodean influyen en nuestra existencia. La armonía de estos elementos favorece que fluya la energía y que nos sintamos bien con nosotros mismos. Esta ciencia oriental está muy de actualidad en occidente así que te vamos a dar unas sencillas indicaciones que puedes tener en cuenta a la hora de decorar las habitaciones para bebés.

Cómo aplicar el Feng Shui a la habitación del bebé

Feng Shui para la habitación del bebé

Color: el dormitorio del bebé debe proporcionarle seguridad, confort, calidez y ser muy acogedora. Para ello los colores que elijas para las paredes deben de ser colores neutros.  Para las paredes y el mobiliario los colores más adecuados son el blanco roto, blanco hilo, color lino, beige clarito o tonos piedra muy claros. Los colores brillantes te pueden resultar muy atractivos pero el Feng Shui los considera demasiado estimulantes para el bebé.

Iluminación y ventilación: la iluminación debe ser equilibrada y cálida, ni demasiado tenue ni excesivamente brillante. Es fundamental que la habitación reciba luz natural. El uso de cortinas o persianas son perfectas para regular la intensidad de luz en la habitación, de acuerdo a las necesidades del momento. La habitación debe estar siempre bien ventilada, a temperatura agradable, ni demasiado caliente ni tampoco fría. También debes procurar mantenerla limpia y ordenada para que circule bien el aire. El desorden está en contra de los principios del Feng Shui.

Materiales y tejidos: el material ideal para el mobiliario es la madera porque influye en el movimiento del Chi (la energía). Los acabados deben ser naturales evitando los aglomerados y barnices sintéticos. Debe escoger muebles sencillos y que faciliten la limpieza. Las fibras naturales también son adecuadas para decorar, por ejemplo para un zócalo en la pared o para las alfombras. Son aconsejables las alfombras de materiales naturales en un lateral de la cuna o cama y a los pies de una butaca de lactancia por ejemplo. Debes huir de las moquetas ya que retienen gran suciedad y ácaros. Para la ropa de cama o cuna elige fibras naturales. El algodón es siempre el más aconsejable.

Distribución: los primeros meses es aconsejable una minicuna o moisés para que el bebé no se sienta perdidos. La cuna o la cama deben estar alejadas de la puerta y nunca debe ponerse debajo de una ventana. Lo ideal es situarlas en una pared que esté ubicada frente a la puerta para que el niño te pueda ver cuando entras en la habitación. Eso le hará sentirse protegido y querido. Debes evitar colocar los pies del bebé hacia la puerta. A la hora de amamantar o alimentar a tu bebe es muy aconsejable que utilices una butaca de lactancia porque para el Feng Shui amamantar al bebé en su habitación es ideal ya que así estará muy tranquilo. 

Decoración: para el Feng Shui, 'menos es más', así que no llenes la habitación del niño con juguetes, peluches y adornos ya que restan energía al niño. No pongas muñecos dentro de la cuna, la cabeza del niño debe estar 'despejada'. Conforme el niño va creciendo vete adaptando la decoración a su edad ya que aquellos objetos demasiado infantiles para él detienen simbólicamente su crecimiento.