1. Si no es bueno en la vida real, no lo es en Internet.

1. Si no es bueno en la vida real, no lo es en Internet.

En internet, nuestros hijos están a tan sólo un click de cualquier tipo de contenido. Si como educadores les hemos establecido límites en la vida real, debemos cuidar qué ven en internet los niños.