Soplo en el corazón del bebé y del niño

¿Qué es un soplo cardíaco en los niños y bebés?

Muchos padres se temen lo peor cuando a su hijo le diagnostican un soplo cardíaco. Sin embargo, este diagnóstico es, en realidad, muy habitual. De hecho, a muchos niños les detectan un soplo cardíaco en algún momento de su vida. La mayoría de los soplos no deben ser motivo de preocupación y no repercuten sobre la salud del niño.

Un soplo cardiaco no es más que un ruido suave que produce la sangre al pasar por el corazón. Generalmente, el pediatra puede reconocerlo al hacer una auscultación con el estetoscopio. El soplo en el corazón es el resultado de un examen, no es una enfermedad. El pediatra y el cardiólogo infantil pueden determinar si el soplo es funcional (lo cual significa que el niño está sano) o si existe un problema cardíaco específico.

¿Cómo se detecta un soplo en el corazón en los bebés?

Bebé escuchan corazón

El soplo puede detectarse en diversas circunstancias. En los recién nacidos, al realizarse la primera exploración, el neonatólogo puede percibir un soplo, que desaparece en horas o días, y que sólo refleja el ajuste que la circulación del bebé hace al cambiar de las condiciones presentes en el seno de la madre a las existentes en el exterior. También es posible que, a esta edad, el soplo sea producido por una pequeña anomalía, que se puede curar espontáneamente en las siguientes semanas o meses.

El soplo en el corazón de los niños mayores

Los soplos en los niños pueden escucharse por primera vez en una visita rutinaria al pediatra o durante una enfermedad infecciosa, que cursa con fiebre o, bien, en una exploración médica antes de ingresar en un club deportivo. Aunque la palabra soplo suele asustar mucho a los padres, el soplo es casi siempre un fenómeno normal y, cuando el niño no presenta otro síntoma asociado, se debe a la expansión del volumen circulante de la sangre en periodos de crecimiento rápido. Y es que cuando el volumen de sangre por minuto que pasa por el corazón es mayor da lugar a turbulencias, que pueden escucharse con el estetoscopio. Debido al error común de creer que todos los soplos cardíacos son graves, es importante que los padres entiendan qué tipo de soplo tiene su hijo y si necesita que le hagan una evaluación más a fondo.

Soplos funcionales en el corazón de los niños

Un soplo funcional es el sonido de un flujo de sangre normal, que circula a través de un corazón normal de manera normal. Cuando el niño tiene fiebre, la circulación sanguínea se acelera aún más y el soplo puede hacerse más intenso y oírse con mayor facilidad. Los soplos auscultados en estas circunstancias reciben el nombre de soplos inocentes, funcionales o transitorios. Este soplo es producto de un corazón normal y saludable, puede aparecer y desaparecer a lo largo de la infancia, y suele desaparecer por sí solo a medida que el niño va creciendo y no supone ningún riesgo para la salud.

Soplos orgánicos en el corazón de los bebés y niños

Son los soplos que reflejan una enfermedad del corazón y se originan en el sitio donde se encuentra la anomalía cardiaca. A estos soplos se les llama orgánicos y son permanentes. Cuando el niño tiene este tipo de soplo, generalmente (aunque no siempre) manifiesta otros problemas: suda mucho, no crece adecuadamente, respira rápido, se cansa fácilmente o se pone morado al llorar o al hacer algún esfuerzo. Para decidir si el soplo es funcional u orgánico, el médico se apoyará en el resultado de una radiografía del tórax para evaluar el tamaño del corazón y, en caso de duda, recurrirá al cardiólogo pediatra, quien añadirá a su valoración un electrocardiograma o un ecocardiograma que proporciona una completa y precisa información de la estructura y función del corazón.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com