La importancia de enseñar a los niños que sin esfuerzo no hay éxito

4 imprescindibles claves para que los niños alcancen el éxito en aquello que se propongan

Mario Pinel
Mario Pinel Pedagogo

Todos los padres y madres del mundo queremos lo mejor para nuestros hijos, que básicamente se resumen en que tengan salud, sean siempre felices y tengan éxito en aquello que se propongan. ¿Cómo definimos el éxito? ¿Cuáles son las claves para conseguirlo? ¿De qué modo podemos ayudar a nuestros hijos? Lo más importante es enseñar a nuestros hijos que sin esfuerzo no hay éxito.

Enseña a tus hijos que sin esfuerzo y trabajo no se logra el éxito

esfuerzo y éxito

Suele pasar que los peques de la casa se centran en sacar una buena nota en el colegio, querer hacer muy bien los ejercicios o poner de todo su empeño para que los padres les compren el juguete de moda. Sin embargo, se olvidan del tan necesario esfuerzo, de que para lograr algo, cualquier meta ahora o el día de mañana, hay que trazar un plan, unos pasos a seguir.

¿Quiero sacar buena nota en el examen de lengua? Pues no vale estudiar todo el día de antes; en su lugar, me tengo que esforzar: escucho en clase, pregunto las dudas y, la semana de antes del examen, cada día hago una cosa, primero leer el tema, luego hacer un resumen, un mapa conceptual o esquema y, por último, aprender los conceptos más importantes.

Como padres, tenemos que transmitir a nuestros hijos lo valioso que es que sientan amor por lo que hacen, de este modo, esforzarse no supondrá un esfuerzo como tal, será solo una parte más del camino que deben recorrer para aprobar todo con buena nota o ser médicos, ingenieros o profesores. Cometerán errores, tropezarán, a veces con la misma piedra, pero si lo hacen con amor, si no dejan que el miedo les pare, solo serán pequeños baches que podrán superar fácilmente.

4 claves para que los niños alcancen el éxito

niños alcancen el éxito

El éxito no es tanto sacar las mejores notas o ser el que mejor haga los trabajos en clase. El éxito personal o profesional consiste en lograr aquello que uno quiere, liderarse así mismo, dicho con otras palabras, tener una actitud positiva ante la vida.

Dicen que lo importante no es tanto la meta como tal, sino el camino, el recorrido, el pasito a pasito, la suma de todos los esfuerzos diarios. Es ese inicio y ese primer paso lo que nos puede llevar al final al éxito, siempre y cuando lo hagamos con amor y no con miedo. En cambio, si tu miedo es mayor que tu amor lo que vas a hacer es sentirte bloqueado. ¿Cómo podemos los padres ayudarles? Enséñales esta cuatro claves o premisas: 

1. Ten confianza en ti mismo y lograrás todo lo que te propongas
Autolidérate, trabaja tu capacidad resiliencia, sé proactivo y confía en ti. El éxito, tanto en la escuela como a nivel profesional, se relaciona más con habilidades como las que acabamos de nombrar y no tanto con el Coeficiente Intelectual de cada uno o el hecho de aprenderse las cosas de memoria.

2. Mantén siempre una actitud positiva ante la vida
Si eres una persona que tiene una actitud positiva sabrás aprender del error y superarte a ti mismo. Equivocarse por lo tanto, no debe verse como algo negativo sino como un impulso para continuar y seguir adelante. ‘Me he equivocado, no pasa nada, puedo aprender y hacerlo mejor’, ‘Voy a probar de este otro modo a ver si me sale como yo quiero’, 'Inténtalo de nuevo' o 'Dedícale un poco más de tiempo' son algunas frases para decirnos a nosotros mismos y también para dedicar a nuestros hijos.

3. Pon toda tu energía
Me gusta mucho una frase que dice: 'Aquello en lo que pones energía, se expande'. Hay que centrarnos en lo que queremos y hacerlo con amor y con mucha energía. Al final de lo que se trata, simplemente, es de que tú te encuentres a gusto. El resultado final es una suma de tu constancia, de esfuerzo y de ponerle horas. Si tienes una idea, pero no trabajas sobre ella no podrás recoger los frutos que esperas recoger.

4. Descansa 
Por último, piensa que el cerebro, el tuyo, el de tus hijos y el de todos, necesita de periodos regulares de descanso. El entrenamiento y la hora de hacer los deberes tiene una parte muy importante que es el descanso. Si yo quiero tener éxito en algo y estoy obsesionado con ello y solo me centro en eso, al final mi cerebro se bloquea y es incapaz de dar lo mejor de sí.

La vida es un equilibrio: hay que ser optimista, resiliente, aprender del error, permitirse disfrutar de las oportunidades que se nos presentan y parar a descansar, tomar aliento, sonreír, pasar tiempo con los nuestros y continuar dando los pasitos en la dirección que nosotros mismos hemos dibujado.

Recuerda que no hay nada mejor que enseñar esta bonita lección a los niños. Poder inspirar y ayudar a otras personas a ser optimistas y que entre todos generemos un entorno más lleno de amor es una tarea que todos debemos fijarnos como una meta personal para sentirnos orgullosos y satisfechos.

Puedes leer más artículos similares a La importancia de enseñar a los niños que sin esfuerzo no hay éxito, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.