4 premisas más que imprescindibles para educar a niños con éxito

La educación en valores es muy importante para el presente y futuro de nuestros hijos

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Criar hijos en la actualidad es uno de los aprendizajes más desafiantes que nos encontramos como seres humanos. Los padres intentamos educar a niños que sean felices en el presente, pero también en el futuro; que sean capaces de llegar a donde deseen, que basen su día a día en los distintos valores... Pero, ¿cuáles son las claves para educar a niños con éxito? Para mí, hay 4 premisas que son más que imprescindibles para conseguirlo.

La premisa más importante para educar a niños con éxito

Educar a niños con éxito: las premisas más importante

Intentar transmitir nuestros valores a los niños cuando en su entorno se encuentran con valores contrapuestos, es una tarea ardua que solo se puede realizar día a día. Por ello, educar requiere tiempo. Tiempo que forma parte de nuestra planificación y organización diaria, y de su combinación con otras tareas.

Acompañar en el desarrollo del carácter de nuestros hijos a través de los valores, es sin lugar a dudas, la primera premisa para tener hijos exitosos. Los valores son la brújula de nuestra vida, no darle esta herramienta a nuestros hijos supondrá que en más de una ocasión se sientan perdidos y se dejen influenciar por personas o circunstancias que no le convienen.

Y, cuando hablamos de educar en valores, tenemos que referirnos a conceptos como la responsabilidad, la generosidad, el ejemplo, la empatía, etc.

En segundo lugar, trabajar la Inteligencia Emocional

Una vez que nos hemos ocupado (y preocupado) de educar a los niños en valores, debemos recordar la segunda premisa que nos permitirá llevar al éxito a nuestros hijos. Esta consiste en acompañar a los niños a desarrollar su Inteligencia Emocional, lo que nos convierte a los padres en sus entrenadores emocionales.

Para ello, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Observa las emociones de tus hijos y aprovéchalas para mejorar la relación con ellos, hablando de ellas. De esta manera, estarás ampliando su autoconocimiento.

2. Escucha con atención a tu hijo. Esta será otra forma de validar sus sentimientos. Así les ayudará a crecer para llegar a ser adultos emocionalmente inteligentes y responsables.

3. Habla sobre las emociones y etiquétalas. Enseña a tus hijos a usar un lenguaje emocional rico y extenso. Para ello, puedes servirte de muchas herramientas: desde las charlas cotidianas (háblales sobre cómo te sientes, qué te ha ocurrido en el trabajo, etc.) hasta a través de los cuentos, las poesías o los juegos.

4. Los límites son otra forma de decirles a nuestros hijos que le queremos. Los niños dependen de esta orientación tanto en la infancia como en la adolescencia.

La tercera premisa es ponernos en marcha

Educación en valores y la inteligencia emocional

Como tercera premisa, te invito a ayudar a nuestros hijos a convertir sustantivos como generosidad, amabilidad, consideración, perdón, amor o compasión, en verbos de acción. Muéstrale como practicarlos.

Las acciones hablan más que las palabras. Los niños observan todo lo que sus padres hacen. Por eso, debes elegir lo que quieres transmitirles y darles muestras que les motiven a seguir tus pasos. Para lo bueno y para lo malo, nunca podemos olvidar que nuestro ejemplo tiene una gran influencia en nuestros hijos.

Fomenta la actitud de 'es posible hacerlo'. Confía en ellos y aliéntalos a probar nuevas formas de realizar sus tareas o de llevar a cabo sus comportamientos. Celebra con ellos los éxitos y su buen hacer.

Y la cuarta premisa: el amor

Y para terminar, me gustaría regalarte una frase que, para mí, es una de las claves más importantes para la educación de nuestros hijos: 'Niños amados, adultos felices'. Graba bien esta premisa en tu cabeza.

Y cada día, lleva a cabo una acción que haga a tu hijo sentirse querido por ti. No nos referimos a hacerle un regalo material, ni mucho menos. Los regalos emocionales resultan mucho más eficaces: un abrazo, un mensaje de ánimo, un gesto que le haga sentir especial... Todo esto le proporcionará seguridad y confianza. Pero también le enseñará a amar a otros niños o adultos.

No hay atajos para la educación de nuestros hijos. La calidad de tiempo no compensará la cantidad mínima necesaria. ¡Pasa a la acción! ¡Comienza YA!

Puedes leer más artículos similares a 4 premisas más que imprescindibles para educar a niños con éxito, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.