La escoba y el recogedor. Cuento infantil sobre la importancia del trabajo en equipo

Cuentos cortos con valores. Cuento para aprender a cooperar en equipo

Marisa Alonso Santamaría

Este precioso cuento corto, La escoba y el recogedor, es perfecto para hablar con nuestros hijos de valores como la humildad, el esfuerzo o la colaboración.

Cuenta la historia de una escoba presumida que pensaba que su trabajo era el más importante que el del un tranquilo recogedor y creía no necesitarle para nada hasta que... el viento se empeñó en demostrarle lo contrario. Un bonito cuento infantil sobre la importancia del trabajo en equipo.

Cuento infantil sobre el trabajo en equipo. La escoba y el recogedor 

Cuento sobre el trabajo en equipo 

En el jardín de la casa, arrinconados tras un contenedor, escondidos de la vista de los curiosos, se encontraban un recogedor y una escoba. La escoba era tremendamente altiva y siempre presumía y se pavoneaba delante del recogedor.

— Mi trabajo es mucho más importante que el tuyo. ¡No hay quién lo discuta! — repetía una y otra vez la engreída escoba.

Una noche, hizo mucho viento y, a la mañana siguiente, aparecieron caídas todas las hojas y ramas secas de los árboles por todo el jardín.

La escoba se levantó enseguida y empezó a barrer, tiesa y orgullosa, todas las hojas y ramas desparramadas por la tierra, haciendo un gran montón; pero al no poder recogerlas para echarlas al contenedor, las dejó allí.

— ¿Quieres que te ayude? — dijo el recogedor, ofreciendo su ayuda a la escoba a pesar de todos sus desaires.

La escoba, que era muy soberbia, mirándolo con desprecio, no se dignó a contestarle.

Esa noche volvió el viento, y todas las hojas volaron de nuevo por el jardín, echando a perder el trabajo del día anterior.

La escoba se estiró todo lo que pudo delante del recogedor y, otra vez, empezó a barrer todas las hojas secas amontonándolas en la parte más escondida del jardín, con la esperanza de que no volviera a suceder lo mismo.

— ¿Necesitas ayuda? — le dijo el recogedor, de nuevo.

Como si fuera sorda, la escoba no contestó y se dirigió a su rincón para dormir.

Esa noche, el viento azotó aún con más fuerza que los  días anteriores y, hojas,  ramas secas, papeles y plásticos volaron por todas partes, dejando el jardín  muy sucio.

La escoba, desesperada, miró al recogedor que, esta vez, miró hacia otro lado.

Comenzó a barrer de nuevo cabizbaja y pensativa. Cuando hubo amontonado toda la basura, pidió ayuda al recogedor.

— ¿Me puedes ayudar por favor? Nunca voy a terminar de limpiar el jardín sin tu ayuda —admitió por primera vez con humildad.

Entre la escoba y el recogedor echaron todas las hojas al contenedor, que les estaba esperando con la tapa abierta, dejando el jardín muy limpio. Por fin, la escoba tuvo que admitir, que uno sin el otro, no podría desarrollar bien su trabajo, y que los dos juntos, formaban un gran equipo.

Actividades de comprensión lectora para niños

Fomenta el placer por la lectura en tus hijos con estos bonitos cuentos, también puedes poner a prueba su capacidad de comprensión de la lectura realizándole estas preguntas:

- ¿Qué dos elementos de la casa son los protagonistas de esta historia?

- ¿Cuál de los dos tenía una enorme soberbia y presumía todo el rato?

- ¿Qué pasaba cada noche después de que la escoba barría?

- ¿A qué conclusión llegó la escoba?