7 secretos de la educación oriental para criar niños exitosos

Cómo fomentan en los países asiáticos el talento y la inteligencia de los niños

Alba Caraballo Folgado

¿Has oído hablar alguna vez del informe PISA? Es el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, un estudio que se elabora cada año y que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura. Se realiza para comparar datos entre países y poder mejorar las políticas de educación, y es que este programa evalúa al sistema o al alumno. 

¿Imaginas qué países suelen situarse en las primeras posiciones? Los alumnos de países asiáticos como China, Japón y Corea muestran los mejores resultados. Estos son los secretos de la educación oriental para criar niños exitosos y brillantes.

Cómo consigue la educación oriental criar niños exitosos

Educación asiática

Seguro que estás torciendo el gesto pensando que quizás los niños asiáticos sean muy listos pero están enfocados únicamente a trabajar, a estudiar, a rendir y a las tareas del día a día. Pues bien, te equivocas, los tres pilares de la educación asiática son: 

  • El respeto a los mayores.
  • El respeto a su cultura.
  • Ser una persona buena y equilibrada.

En la cultura asiática estimular una relación sana y armoniosa con los padres padres es básico para el desarrollo de un niño sano. Les educan con disciplina pero también con independencia. Esto les permite lograr grandes resultados académicos y, posteriormente en el mundo laboral. 

Para lograr esto y además obtener unas excelentes calificaciones en las asignaturas escolares, los asiáticos llevan a cabo estos métodos: 

1- La primera infancia es esencial: a los niños, sobre todo en la más tierna infancia hay que transmitirles amor, cuidado y atención, esta es una prioridad. El contacto físico es muy importante y no pasa nada por llevar al bebé en brazos de forma constante, incluso cuando ya es un poco más mayorcito.

2- Los padres han de ser un modelo a seguir: no se trata a los niños como personas con falta de raciocinio o entendimiento, y los padres, desde el principio, no solo intentan ser un modelo intachable de conducta para sus hijos sino que además valoran sus opiniones o sus ideas. 

3- La experiencia es la madre de la ciencia: en lugar de prohibir constantemente a lo occidental, "no te subas que te caes"... valoran la experiencia personal como parte del aprendizaje. Si los niños hacen algo peligroso o malo, sus padres tratan de dirigir su atención hacia otras cosas, ya que entienden que las prohibiciones matan la curiosidad del niño.

4- Los demás antes que uno mismo: el respeto a los demás es una máxima de la cultura oriental. A los niños desde bien pequeños se les enseña a respetar a las personas, a los animales y a la naturaleza. Valoran el bienestar de los demás antes que el suyo propio para el desarrollo de una sociedad armoniosa.

5- Primero los modales, después la educación integral: un niño de 3 años, además de conocer buenos modales y el respeto a los demás se inicia en una dinámica de aprendizaje frenética. Pueden tener clases de inglés, dibujo, canto o música desde la primera infancia. Tanto es así que es común que a los 4 o 5 años puedan tocar un instrumento musical. 

6- Autonomía temprana: los niños a la edad de 6 años pueden acudir al colegio solos. Las madres no suelen acompañarles hasta las puertas de la escuela. Entre los 12 y 16 años se considera que el niño es lo suficientemente maduro para tomar sus decisiones y afrontar las consecuencias de ellas. 

7- Lengua y matemáticas desde la primera infancia: en los países asiáticos se enseña a los niños a escribir, a leer y ciertos conceptos matemáticos sencillos desde bien pequeños. Creen que desarrolla las habilidades creativas y estimula el cerebro