5 secretos para educar en el amor a los hijos

Consejos para educar a los niños desde el cariño

Demasiada técnica, poco Amor. Los padres, en la actualidad, estamos más preocupados de qué hacer o cómo hacerlo con nuestros hijos, que de realmente, estar presentes en la educación. Conozco padres que dominan la teoría como un experto universitario en Asertividad, Escucha Activa, Comunicación Empática o Negociación de normas y límites, sin embargo, fallan en lo principal… ¡la práctica!!



Realmente, lo interesante no es cambiar el comportamiento de nuestros hijos en un momento determinado, eso sería algo superficial y externo, lo que de verdad, como padres debemos conseguir, es transformar a nuestros hijos en los niveles más profundos, como son el emocional, el mental o el espiritual, y para ello, la mejor herramienta es el AMOR. A continuación te ofrecemos los 5 secretos para educar en el amor a los hijos. ¡Apunta!

Estos son los 5 secretos para educar en el amor a los hijos

Educar a los niños con el amor

Con tanto manual de aprendizaje, de educación, de métodos diferentes, existe algo que a menudo olvidamos y que debería ser, en realidad, lo que guíe constantemente la educación de nuestros hijos. Se nos olvida que se puede educar desde el amor. No es tan complicado, sólo hay que escuchar a nuestro instinto y sobre todo, a nuestro corazón. 

¿Estás preparado? Quiero compartir contigo 5 SECRETOS que te ayudarán a educar en el Amor, para poder ofrecerle a tus hijos, una relación sana y feliz.

1.- Regálale TIEMPO. Comparte con tus hijos, tiempo de calidad, no es tanto la cantidad sino la forma de estar presentes con ellos. Planifica tiempo para cada uno de tus hijos, aparta las distracciones y a disfrutar con ellos y de ellos.

2.- Exprésale tu Amor. Recuérdale cuánto lo amas y díselo. Escribe lo que sientes hacia él y sorpréndele con una carta o tarjeta que exprese lo que más te gusta de él.

3.- Más contacto físico: El contacto físico satisface el hambre de la piel que todos tenemos, así que, abrázalo, bésalo y hazle sentir seguro con tus manos y cuerpo.  La tristeza disminuye y el bienestar aumenta, cuando sentimos el contacto físico. ¡Abrázale! sin motivos, solo por el hecho de sentirte parte de él.

4.- Más empatía: Intenta comprender su intención positiva detrás de cada comportamiento: para qué lo hace, qué intenta obtener, qué cambiaría si dejara de hacerlo. Siempre hay un buen motivo para hacer lo que hace… ¡averígualo! Y estarás creando una relación basada en la confianza y el entendimiento.

5.- Que él vea que eres feliz: La mejor forma de garantizar ser buenos padres es ser padres felices, así que, haz todo lo posible para sentirte bien contigo mismo y en la relación de pareja, para así transmitírselo a tus hijos. Una persona feliz está plena, disfruta todo, ama la vida y la abraza, y además, se relaciona con otras personas no para llenar un vacío, sino para compartir su abundancia, su plenitud y su felicidad.

Si quieres aportar algo importante a la sociedad y al mundo en el que vivimos, ofrécele hijos amados, inmensa y profundamente amados, así estaremos garantizando personas honestas, serenas y felices para un mundo mejor.

María José Padilla

Coach profesional y autora de 'Educar o enseñar'.