Lo bueno y lo malo de los accesorios para el pelo del bebé

Los adornos que pueden ponerse y los que no en el pelo del bebé

Son muchos los papás y mamás que quieren adornar las cabecitas de los bebés con adornos para el pelo. Existen todo tipo de accesorios para poner en el cabello de recién nacidos y también en bebés de varios meses. Diademas, lazos, coronas pequeñas... sin embargo, no todos son adecuados para los niños de tan corta edad. En Guiainfantil.com encontramos qué accesorios o complementos son los más adecuados para el pelo del bebé.

Accesorios convenientes e inconvenientes para bebés

Accesorios y adornos para el pelo del bebé

- Accesorios a evitar para la cabeza del bebé

Las cabecitas de los bebés son muy delicadas, y aunque sea irresistible ponerles ciertos adornos, sí es recomendable saber que éstos no deben apretar en ningún momento la zona craneal. Por eso, debemos olvidarnos de aquellas tiaras que sean demasiado pequeñas, ya que podrían hacerles daño en la parte trasera de las orejas, que es donde normalmente quedan sujetas. También es recomendable tener mucho cuidado con los lazos para el pelo que sean pequeños, porque al estar flojos o ser diminutos podrían quitárselas y llevárselos a la boca, algo que podría acabar en un susto. Esto podría causar una asfixia, por lo que es recomendable prescindir de ellos. 

Además, los accesorios en el pelo como los lazos o las coronas pueden dañar el cuero cabelludo del bebé, que se encuentra en formación constante, e incluso hacer que el cabello en sí esté mucho más debilitado. Este daño capilar se produce porque el cabello es mucho más frágil que el de los adultos y puede romperse de forma mucho más sencilla a causa de los adornos, tanto al ponerlos como al quitarlos. También hay que tener cuidado hasta que sean más mayores y tengan el pelo más grueso con horquillas o pasadores por el riesgo de tragárselos si se lo quitan, o de pillarse los dedos con la pinza que llevan. 

- Adornos que sí pueden ponerse a bebés

Los complementos más recomendables para niños de corta edad son aquellos que no aprietan la cabeza del bebé, que no son muy grandes ni molestos, pero que tampoco serían excesivamente pequeños ni causantes de accidentes. Una de las mejores opciones son las cintas para el pelo, que son lo suficientemente consistentes como para no causar problemas si se los quitan o arrancan ellos solos. Esto son unas bandas con un elástico en su interior que suelen estar forradas de tela, y que se ponen alrededor de la cabeza del bebé sin hacer que se sienta incómodo. 

Otra buena opción son las diademas, que no sean demasiado pesadas para que no les causen ningún tipo de dolores de cabeza ni de cuello. Si son consistentes y llevan almohadillas de algodón detrás de las orejas del bebé no tienen por qué hacerles daño como es el caso de las tiaras.